Menú
8 consejos para evitar los ataques de asma en niños
8 consejos para evitar los ataques de asma en niños

ASMA

8 consejos para evitar los ataques de asma en niños

Los niños con asma deben de vivir en un ambiente libre de polvo, eso junto al tratamiento médico, evitará que tengan ataques de asma.

Niña con inhaladorLos niños asmáticos siempre deben llevar el inhalador con ellos

El asma es una enfermedad que afecta cada vez a más personas. Se trata de la inflamación y estrechamiento de los bronquios y vías respiratorias que provoca que el aire pase en menos cantidad o, en los casos más severos, que apenas pase. En el caso de los niños en concreto, hay cerca de un 10% de ellos que son diagnosticados asma a partir de que cumplen cinco años. En los últimos años, los casos de asma han ido en aumento y se prevé que la cifra siga aumentando por no prevenir determinados aspectos que pueden ayudar a que no aparezca.

Por ello, es necesaria la prevención, ya sea para evitar la aparición del asma o para no provocar que el niño tenga algún ataque. Será importante que, antes de tomar cualquier decisión al respecto, acudir a un médico especialista que nos recomiende cuáles son los mejores hábitos para que nuestro hijo no padezca ataques de asma o, al menos, reducirlos para que no le influyan en el transcurso normal de su vida. Él nos dará unas pautas de seguimiento que harán que, algunas costumbres que teníamos, nos demos cuenta de que no son las más correctas para una persona asmática.

Antes de nada, es importante que tengamos claros cuáles son los síntomas que veremos en un niño que padezca asma para saber que debemos estar alerta con él por si acaso le da un ataque. Un niño asmático tiene los siguientes síntomas para los que habrá que buscar una prevención:

- Dificultad para respirar por la sensación de falta de aire.

- Jadeo.

- Respiración rápida.

- Sibilancias al respirar.

- Tos.

- Rigidez en el pecho.

- Cansancio.

Padre aspirando la alfombraLa aspiradora ayudará a eliminar el polvo

Existen hábitos que podemos cambiar de nuestro día a día para la prevención de los ataques de asma en los niños que tenemos alrededor. Estos han de tomarse en cuenta tanto si el niño es asmático como si no, ya que es posible que haya factores que puedan favorecer la aparición de esta enfermedad de las vías respiratorias. También nos vendrá bien aplicarlos a los adultos asmáticos, aunque en su caso habría que añadir algunos más.

1. Tomar la medicación recetada

Cuando a un niño le diagnostican asma, el médico le pone un tratamiento que ha de seguir para que la evolución de la enfermedad no vaya a más y pueda prevenir los ataques de asma.

2. Llevar siempre el inhalador

Nunca se sabe dónde y cuándo le va a dar a un niño un ataque de asma. Por ello, será necesario que, allá donde vaya, el inhalador vaya con él. En cuanto se empiece a sentir mal por problemas con la respiración, éste servirá para proporcionarle un alivio en el caso de que no sea un ataque muy severo.

3. Evitar la acumulación de polvo

Muchas veces el asma está relacionado con las alergias como la alergia a los ácaros. El polvo puede acumularse en muchos puntos de la casa, por ello habrá que tener cuidado de que quede bien limpia. Como consejo, es mucho más eficaz utilizar un aspirador que una escoba. El aspirador absorbe el polvo que se va encontrando, mientras que la escoba en muchas ocasiones lo remueve.

4. Controlar el ejercicio físico

Muchas veces es inevitable que un niño corra o esté jugando con sus amigos, pero si lo hace en exceso puede provocar que le falte el aire. Por ello, será recomendable darle pequeños descansos en sus actividades para que pueda reponerse del esfuerzo realizado.

5. Reducir o eliminar el uso de alfombras

Las alfombras acumulan mucho polvo aunque se limpien con aspirador. Las pequeñas es posible sacudirlas para una limpieza más completa, pero a la hora de limpiar las grandes alfombras que pueden decorar nuestros salones o entradas será bastante más difícil y el polvo se quedará ahí acumulado.

Jerseys de lanaElige fibras sintéticas, la lana acumula más polvo que el poliéster

6. Utilizar fibras sintéticas

Cuando llega el invierno y el frío, es posible que muchas veces se recurra a materiales como la lana. Ésta acumula mucho más polvo que materiales sintéticos como el poliéster. También hay que tener en cuenta este aspecto en lo que respecta a la ropa de cama, ya que ésta puede acumular más polvo que la ropa.

7. No tener animales con plumas o pelo

De nuevo, las alergias aparecen como causantes de ataques de asma. Por una parte están las alergias a los propios animales, es decir, a partículas que proceden de ellos, y por otra el polvo que pueden acumular en sus pelajes y que puede influir en la capacidad respiratoria de los niños asmáticos.

8. Evitar el tabaco

Fumar puede ser un hábito común para los adultos, pero nada bueno para la presencia de un asmático, ya sea un niño o un adulto. En el caso de que fume habitualmente en un lugar cerrado, intente abrir la habitación y ventilarla una vez haya apagado el cigarro. También será recomendable que evite fumar delante de personas asmáticas ya que no será recomendable para su enfermedad.

Te puede interesar