Menú
Enseña a tus hijos a tener habilidades de gestión del tiempo
Enseña a tus hijos a tener habilidades de gestión del tiempo

TIEMPO

Enseña a tus hijos a tener habilidades de gestión del tiempo

Que tus hijos sepan decir la hora no significa que sepan gestionar el tiempo, ¡así es cómo debes enseñarles!

Vivimos en una sociedad donde el estrés por las prisas es algo habitual en todas las familias. Los niños más pequeños también pueden aprender a gestionar el tiempo y serán habilidades que les servirá para toda la vida. Existen algunos pasos que te ayudarán a enseñar a tus hijos, sin importar su edad, a que comience a administrar mejor la gestión del tiempo.

Puede ser divertido

Los adultos deben dejar de vivir tan estresados todo el tiempo, porque eso aunque no se den cuenta también estresa a los niños. Cuando hay demasiado estrés solo dan ganas de coger el reloj y tirarlo por la ventana. En cambio, cuando el aprendizaje de la gestión del tiempo es divertida todo cambia. Usa lápices de colores para los calendarios, haz que sea divertido mirar la programación de las rutinas diarias, por ejemplo con pegatinas los días que sean más especiales.

La gestión del tiempo puede ser un juego para los niños, se puede crear un calendario para completar las tareas simples en casa, como cepillarse los dientes o vestirse. Esta estructura mental ayudará a los niños a empezar a comprender cómo se debe gestionar el tiempo diario y le será de gran ayuda en el futuro. Cuanto más divertido sea el manejo del tiempo más fácil será lograr que entiendan los niños la importancia del tiempo y cómo administrar ese reloj que nunca se detiene.

Cuanto antes comiences será mejor para ellos y mejor vuestro día a díaCuanto antes comiences será mejor para ellos y mejor vuestro día a día

Si nunca has enseñado a tus hijos la administración del tiempo y ya son adolescentes, nunca es tarde para enseñar estas importantes habilidades. Cuanto antes comiences será mejor para ellos y mejor vuestro día a día.

Cómo se mide el tiempo

Incluso los niños que saben decir la hora pueden no saber cómo medir el tiempo. Tienes que ayudar a tus hijos a entender el tiempo y puedes hacerlo con un temporizador que mida un bloque de tiempo, por ejemplo cuando tu hijo tenga que lavarse los dientes o hacer la tarde. Ten un reloj cerca y permite que comiencen a pasar los minutos y así los niños comenzarán a sentir internamente estos segmentos de tiempo.

Recuerda que no estás tratando de enseñar a tus hijos a vivir según el reloj o milimetrar cada acción de su vida, no se trata de eso. El objetivo es simplemente ayudar a los niños a comprender cómo se siente una hora, 15 minutos o incluso 5 minutos. La próxima vez que diga: "Nos vamos en cinco minutos", sabrán que eso no significa que tengan tiempo para jugar con sus juguetes, ver televisión y limpiar primero su habitación.

Establecer un calendario familiar

Los calendarios familiares son una buena idea para estructurar el día y que los niños sepan cuáles son los compromisos que deben cumplir. Se pueden apuntar las actividades diarias a hacer en casa y también las de fuera de casa, como por ejemplo las extraescolares. Toda la familia debería estar involucrado en la creación de un calendario para todos.

Para ello se necesitará un papel de pancarta para hacer un calendario grande que se puede dibujar y pintar. Haz que sea una actividad artística familiar para que todos puedan aprender qué compromisos tienen y en qué días los deben realizar.

Se puede crear un código de color en el calendario para que cada persona tenga su propio color para su horario. Esta actividad simple ayuda a los niños a ver todos días de la semana a la vez en un solo lugar para que puedan comenzar a entender qué se necesita para cumplir con la gestión del tiempo. Otra ventaja es que puede usar esta actividad de planificación para aprovechar al máximo el tiempo en familia.

Esta opción también se puede hacer creando un calendario para cada miembro de la familia y así además de la pancarta, cada miembro deberá tener su propio calendario y ponerlo en la habitación. Así se pueden poner otras cosas más personales. Puede estar dividido en días o en semanas.

No sobrepases a los niños

Uno de los errores más comunes que pueden cometer los padres es tratar de asegurarse de que los niños participan en muchas actividades después de la escuela. Programan demasiado hasta el punto de que se acababa viviendo en un estrés constante. Es necesario no sobrepasar a los niños con actividades porque ellos, necesitan seguir siendo niños, disfrutar del tiempo no estructurado y jugar.

En lugar de aprender sobre la gestión del tiempo de la manera correcta, todo lo que sienten es una constante ir y venir que les hace desear unos minutos de inactividad. El exceso de programación les quita las ganas de hacer las cosas bien. Trata de evitarlo para que todos puedan manejar mejor la administración del tiempo.

Un horario de tiempo libre

Si bien la estructura no está mal en el día para tener todo mejor planificado, en realidad también es necesario tener un rato de tiempo libre cada día (todos los miembros de la familia). Debe haber un bloque de tiempo para no hacer nada, porque serán los mejores momentos para que los niños aprendan de verdad lo que significa la gestión del tiempo. El tiempo de juego a solas puede ser divertido y más si es desestructurado, pero también puede y debe tener una hora de inicio y finalización cuando los niños intentan comprender los aspectos básicos del manejo del tiempo. 

Esto también les ayuda a aprender que la gestión del tiempo no se trata solo de prepararse para ir a algún lado o terminar una actividad estructurada a tiempo. La buena administración del tiempo también significa que tienes momentos para jugar y momentos para no hacer nada.

Ayudar a sus hijos a priorizar su día es algo que pueden usar a lo largo de la vidaAyudar a sus hijos a priorizar su día es algo que pueden usar a lo largo de la vida

Establecer prioridades diarias

Además de tener herramientas divertidas para la gestión del tiempo como aplicaciones para la tablet, un reloj o un calendario divertido y colorido, relojes de pulsera... es muy importante enseñar a los niños a establecer prioridades diarias.

Lo primero va primero, lo segundo, segundo. Es así de simple y es un aprendizaje esencial para la vida de cualquier persona. Es posible que los niños más pequeños no entiendan qué es una prioridad, pero igual pueden enseñarles el concepto.

Dependiendo de la edad, la mayoría de los niños no ven el panorama general de las prioridades. Tendrás que ayudarles a organizar su tiempo sabiendo qué es más importante hacer durante el día. Por ejemplo, primero se cena y después te lavas los dientes. Después se ponen el pijama y preparan la mochila para el día siguiente del colegio.

Ayudar a sus hijos a priorizar su día es algo que pueden usar a lo largo de la vida y les ayudará a realizar las tareas más importantes diariamente y semanalmente, y al mismo tiempo establecer cada una para completar las metas a largo plazo. Comienza poco a poco con las prioridades diarias antes de pasar a las prioridades semanales y mensuales. Instantáneamente prepararás a tus hijos para el éxito y pronto tendrás hijos que son maestros en la gestión del tiempo.

Te puede interesar