Menú
Las enfermedades respiratorias más frecuentes en los recién nacidos
Las enfermedades respiratorias más frecuentes en los recién nacidos

RECIÉN NACIDOS

Las enfermedades respiratorias más frecuentes en los recién nacidos

Toma buena nota de los problemas respiratorios más comunes y habituales en los recién nacidos.

Los problemas respiratorios son bastante habituales en los recién nacidos y en la mayoría de los casos el diagnóstico y su posterior tratamiento son claves ya que de lo contrario dichas enfermedades pueden provocar el fallecimiento del bebé. Dichos problemas respiratorios pueden aparecer a causa de una infección o por una anomalía congénita que sufra el pequeño. Acto seguido te hablamos de las enfermedades respiratorias más frecuentes y habituales en los bebés y del mejor tratamiento posible para evitar un fatal desenlace.

Enfermedad pulmonar intersticial

Este tipo de afección puede afectar al pulmón o sólo a una parte del mismo. El problema se suele dar en bebés que reciben ventilación a la hora de nacer o que cuentan con un peso muy por debajo al normal. Para tratar dicha enfermedad se suele poner de lado al recién nacido para colapsar el pulmón afectado y curarlo rápidamente. En otras ocasiones se suele introducir un tubo endotraqueal en el pulmón no afectado y de esta manera favorecer la curación.

Los problemas respiratorios son bastante habituales en los recién nacidosLos problemas respiratorios son bastante habituales en los recién nacidos

Neumotórax

Este tipo de complicación respiratoria se da con bastante frecuencia entre los bebés prematuros. El problema de esta afección es que queda aire entre el pulmón y el tórax. Por culpa de ello el recién nacido presenta un color azulado en la piel. En el caso del neumotórax la celeridad y la rapidez son claves ya que si no se trata a tiempo es bastante probable que el bebé acabe muriendo. En cuanto a su tratamiento se debe introducir un catéter en el pecho para extraer todo el aire que ha quedado atrapado.

Taquipnea transitoria

Este tipo de problema respiratorio suele durar menos de 24 horas y como suele pasar con el neumotórax, la piel del bebé se vuelve azul. La taquipnea transitoria suelen padecerla bebés nacidos por cesárea o prematuros. El mejor tratamiento consiste en suministrar oxígeno al bebé y en monitorizarlo. Mientras dura el tratamiento el recién nacido debe recibir nutrientes por vía intravenosa.

La bronquiectasia congénita es otro problema respiratorioLa bronquiectasia congénita es otro problema respiratorio

Otra serie de problemas respiratorios

A parte de las tres enfermedades respiratorias citadas que suelen ser las más frecuentes entre los bebés recién nacidos, hay otra serie de afecciones respiratorias menos frecuentes aunque igual de graves y que vamos a ver acto seguido:

  • En el caso de la traqueomalacia congénita, la tráquea del bebé no se desarrolla como debería y se presenta bastante débil y flácida. En tal caso los pequeños suelen hacer ruidos al respirar y suele mejorar a partir del año y medio.
  • La bronquiectasia congénita es otro problema respiratorio y en el mismo las vías respiratorias se ensanchan a causa de una infección dificultando en todo momento la respiración del pequeño. El tratamiento busca terminar con las infecciones y por desgracia se trata de una afección que no tiene cura y que es irreversible.
  • La hipoplasia pulmonar es otra enfermedad respiratoria que provoca que el recién nacido tenga cierta dificultad a la hora de respirar. Se trata de una enfermedad bastante rara y por desgracia suele causar la muerte del bebé.
  • En el caso de la neumonía congénita el tejido pulmonar se inflama y provoca la muerte del bebé. Si se trata a tiempo a base de la administración de antibióticos se puede salvar la vida del recién nacido.

Como has podido comprobar un diagnóstico rápido y un buen tratamiento a tiempo son claves a la hora de salvar la vida del bebé y evitar su muerte. Las enfermedades respiratorias en los recién nacidos son mucho más habituales de lo que la gente pueda pensar. En muchos casos una acción rápida por parte de los especialistas es clave para evitar que la enfermedad vaya a más y evitar la muerte del pequeño.

Te puede interesar