Menú
Las enfermedades más comunes en los bebés menores de 1 año
Las enfermedades más comunes en los bebés menores de 1 año

ENFERMEDADES

Las enfermedades más comunes en los bebés menores de 1 año

Es importante saber cuáles son las enfermedades en los bebés menores de 1 año más comunes, ¡para identificarlas!

Los bebés menores de un año sufren algunas enfermedades comunes que pueden preocupar a los padres muy fácilmente aunque éstas no sean muy graves, ya que perciben a su pequeño como un ser frágil e indefenso.

Los bebés suelen ponerse malitos muy a menudo, y estas enfermedades son tan comunes que se vuelven hasta rutinarias. En Bekia, te contamos cuáles son cada una de ellas y qué puedes hacer para tratar los síntomas e intentar que mejore antes de lo previsto.

El estreñimiento es una de las enfermedades más comunes en los bebésEl estreñimiento es una de las enfermedades más comunes en los bebés

Estreñimiento

El estreñimiento es una de las enfermedades más comunes en los bebés y la aparición de la misma depende de cada uno de ellos. Influye tanto la cantidad de agua ingerida, como su alimentación. Por eso, puedes encontrarte con bebés que hacen de vientre después de cada comida al igual que otros que lo hagan una vez a la semana.

Algunas de las señales que te pueden advertir sobre el estreñimiento de tu bebé es el hecho de que no haya hecho caca durante al menos tres días. Puedes observar que cuando lo intenta le resulta bastante molesto, y la caca suele ser dura y muy seca.

Si por el contrario tu bebé lleva varios días sin hacer caca y te encuentras con caquitas muy líquidas en el pañal, no asumas directamente que pueda tener diarrea, pues estas caquitas pueden salir del intestino de tu bebé aunque esté estreñido y puede ser otra señal más de su estreñimiento.

Gastroenteritis

La gastroenteritis se caracteriza fundamentalmente por vómitos y/o diarrea. La diarrea es una enfermedad en los bebés muy fácil de reconocer, debido a que su único alimento ingerido suele ser la leche materna. La causa de esta anomalía suele ser infecciones bacterianas o virales, al igual que la reacción a un antibiótico o medicamento. Puede aparecer tanto vómitos sin diarrea como diarrea sin vómitos.

La diarrea puede estar acompañada por vómitos, retortijones y dolor abdominal, fiebre y dolores musculares si la causa es una infección viral. En cambio, si la causa es una infección bacteriana la enfermedad puede ser mucho más molestia, pues irá acompañada de calambres, sangre en la caca, fiebre y a veces vómitos.

Del mismo modo, el hecho de que tu bebé ingiera frutas antes de los 6 meses puede hacer que su estómago se dañe y eso hará que su barriguita se dañe. Por eso, procura no darle jugo de frutas a tu bebé antes de los 6 meses y no más de 118 ml al día después de los 6 meses de edad. Procura seguir las indicaciones de tu pediatra sobre su alimentación para evitar problemas de este tipo, que pueden llegar a ser muy molestos y dolorosos para tu bebé.

Resfriados

Los bebés menores de un año son muy susceptibles a tener un resfriado debido a la existencia de cientos de virus a su alrededor. De hecho, un bebé puede tener de seis a diez resfriados al año, e incluso más si ya es más grande y acude a una guardería. Piensa que su sistema inmune está en pleno desarrollo y sus defensas no son suficientes para afrontar este tipo de enfermedades leves.

Como ya sabes, los resfriados suelen ser más comunes cuando hace frío, es decir, en otoño y en invierno. Durante estos meses, es mucho más fácil que tu bebé se contagie dentro de casa, dado que es más probable que los virus se propaguen con más facilidad de una persona a otra.

Antes de optar por un tratamiento para disminuir los síntomas del resfriado, acude al pediatra inmediatamente para confirmar que se trata de un resfriado y se descarten otro tipo de anomalías con síntomas similares, como pueden ser alergias o una enfermedad más seria como puede ser una neumonía.

Las señales que te alertan de que tu bebé tiene un resfriado son mocos tanto claros como amarillentos, estornudos, tos y fiebre leve. Un resfriado común no hace que tu bebé tenga un comportamiento fuera de lo normal, así que si lo notas demasiado apagado posiblemente se trate de otra enfermedad más grave. Por eso, para descartar cualquier otra posibilidad, lo mejor es acudir al pediatra cuanto antes.

Infecciones de oído

Las infecciones de oído u otitis es una enfermedad que sufren del 80 al 90% de los niños menos de 3 años. Los bebés tiene mucha más probabilidad que un niño de coger infección de oído, debido a su condición física y al desarrollo de las trompas de Eustaquio.

Las infecciones de oído u otitis es una enfermedad que sufren del 80 al 90% de los niños menos de 3 añosLas infecciones de oído u otitis es una enfermedad que sufren del 80 al 90% de los niños menos de 3 años

Las trompas de Eustaquio es un pequeño espacio situado detrás del tímpano. A medida que tu bebé crece, las trompas de Eustaquio se van volviendo menos planas, lo que facilitará un menor riesgo de infección. Por el contrario, los resfriados e incluso las alergias aumentan el riesgo de infección.

Para evitar que tu bebé tenga más probabilidad de tener infecciones de oído u otitis, evita que esté expuesto al humo del cigarrillo. Algunas señales para identificar que tu pequeño puede tener este problema son llanto e irritabilidad, sensación de picor en las orejas, vómitos y en ocasiones diarrea.

Te puede interesar