Menú
Efectos negativos de obligar a los niños a hacer deporte
Efectos negativos de obligar a los niños a hacer deporte

DEPORTES EN NIÑOS

Efectos negativos de obligar a los niños a hacer deporte

Conoce cuáles serán los efectos negativos que tendrán tus hijos si les obligas a hacer deporte sin que ellos quieran hacerlo.

Si obligas a tus hijos a hacer deporte cuando en realidad no quieren hacerlo, solo tendrás problemas con ellos y además esto tendrá efectos negativos y duraderos en su vida. Los sueños de contratos multimillonarios, la gloria olímpica y las becas universitarias hacen que muchos padres presionen más a sus hijos para que practiquen deportes. 

Los niños se meten en las ligas deportivas a edades más tempranas; algunos se ven obligados a participar durante todo el año con la esperanza de crear la próxima superestrella. Involucrar a tu hijo en los deportes tiene muchos beneficios positivos. Sin embargo, obligar a los niños a practicar deportes puede afectar negativamente su desarrollo emocional y dañar el vínculo entre padres e hijos.

En este sentido, reflexiona: ¿Eres de los padres que obligan a sus hijos a hacer deportes aunque estos no quieran hacerlo? Porque si tu respuesta es que sí, pensando que estás haciéndoles un favor a tus hijos y que en el futuro te lo agradecerán... es mejor que sigas leyendo.

Los padres generalmente son los peores jueces de la capacidad de sus hijosLos padres generalmente son los peores jueces de la capacidad de sus hijos

Tendrá problemas de autoestima

Los padres generalmente son los peores jueces de la capacidad de sus hijos... son los más críticos. La inversión emocional nubla el juicio y ciega a los padres para que vean que su hijo no puede ser dotado en los deportes, o aunque sea dotado, quizá no quiera practicar ese deporte porque no le gusta.

En lugar de identificar esta falta de habilidad, algunos padres presionan más y terminan obligando al niño demasiado lejos. Cuando los niños carecen de habilidad pero se ven obligados a competir, se les coloca en situaciones humillantes en las que continuamente fallan. En lugar de cultivar una autoestima saludable a partir de la participación deportiva, la vergüenza repetida puede hacer que el niño se sienta estresado, ansioso, retraído y deprimido. El niño también puede desarrollar un sentido negativo de sí mismo debido a los malos resultados, en lugar de buscar rasgos de carácter, acciones y otras habilidades para desarrollar una autoestima saludable.

Sentirá agotamiento extremo

Obligar a un niño a participar en un deporte aumenta la probabilidad de que el niño desarrolle agotamiento relacionado con el deporte. En lugar de avanzar en el desarrollo general, la participación forzada puede impedir que el niño disfrute la actividad, disminuir el deseo de tener éxito y aumentar el riesgo de lesiones. 

El niño puede comenzar a ver el deporta de forma negativa y perder interés el interés por completo de competir. La connotación negativa puede hacer que el niño se pierda los muchos atributos positivos asociados con la participación deportiva saludable. Al ser obligado a participar también puede evitar que el niño aprenda a manejar su vida y, naturalmente, a desarrollar intereses propios. Estos factores pueden dañar el bienestar general y la productividad del niño al tiempo que atrofian la creatividad.

Tendrán resentimiento

Nada es más importante que la felicidad de tu hijo, y si lo obligas a hacer un deporte, puede terminar resintiéndolo. En lugar de disfrutar de paseos, juegos o practicar ejercicios contigo en el patio, el niño puede evitar el deporte y a ti porque siente resentimiento. 

El resentimiento puede forzar el vínculo padre-hijoEl resentimiento puede forzar el vínculo padre-hijo

El resentimiento puede forzar el vínculo padre-hijo, lo que hace que deje de expresar sus necesidades a ti. Como padre, las líneas de comunicación deben permanecer abiertas para garantizar que se cumplan sus necesidades. Si el niño no puede hablar abiertamente contigo, puede mantener sus sentimientos reprimidos o ser emocionalmente dependiente de sus compañeros, algo que es peligroso porque esos compañeros o amigos no quieren lo mejor para él de la forma que tú, como padre o madre sí puedes querer.

Cómo prevenir que esto ocurra

Tendrás que asegurarte de que el sueño de tu hijo sea participar en un deporte para evitar presionarlo de manera negativa. Si tu hijo está involucrado en un deporte, deja que abandone si se ha quitado la alegría de la actividad o simplemente si no quiere practicarlo más. No obligues a tu hijo a hacer nada. Proporciona orientación y aliento escuchando y observando sus necesidades, mientras lo expones a una serie de actividades para que escoja la que más le guste, en caso de que haya alguna. No proyectos tus necesidades en los logros de tus hijos.

Te puede interesar