Menú
Cómo educar a un niño altamente sensible
Cómo educar a un niño altamente sensible

NIÑOS ALTAMENTE SENSIBLES

Cómo educar a un niño altamente sensible

No es fácil educar a un niño altamente sensible, pero con estas pautas y consejos podrás conseguir que sea feliz.

La disciplina es fundamental para criar a niños y niñas sanos, en cambio, ¿cómo se puede educar a un niño que siente las cosas de forma más sensible que cualquier otro niño? No hay nada malo en ser sensible, de hecho tendrá más empatía y será más compasivo casi de forma natural. Criar a un niño sensible puede ser todo un reto para sus padres. Los niños emocionalmente sensibles se sienten abrumados fácilmente. Lloran a menudo, se preocupan por meterse en problemas con frecuencia y requieren una gran cantidad de tranquilidad.

Cómo es el niño altamente sensible o niño PAS

Los niños altamente sensibles o PAS (Personas Altamente Sensibles) no solo lo son emocionalmente, también pueden serlo ante cualquier cosa que desencadene sus sentidos. Cualquier ruido fuerte, luces brillantes o texturas. Pueden temer a las grandes multitudes y luchar para enfrentar cualquier tipo de cambio.

Mientras que algunas personas piensan que los niños sensibles son simplemente tímidos, hay mucho más detrás de esto. Los niños altamente sensibles sienten cada emoción de forma muy intensa. Eso significa que es probable que se sientan sobreexcitados, enfadados y muy asustados fácilmente. En consecuencia, los niños altamente sensibles dudan en probar cosas nuevas y luchan para lidiar con la frustración. Cuando interaccionan con los compañeros pueden sufrir y sentirse mal con ellos mismos, cuando se burlan porque lloran con facilidad o porque se enfada demasiado pronto.

Si bien la disciplina estricta puede ayudar a algunos niños a cambiar su comportamiento, es probable que los castigos más severos causen más problemas con los niños altamente sensibles. Por lo tanto, es importante encontrar formas de nutrir y guiar a un niño altamente sensible que puede estar luchando para prosperar en un mundo menos sensible que ellos y que no les entiende. Si no sabes cómo educar a tu hijo altamente sensible, sigue leyendo.

Si tu hijo es sensible no intentes cambiarleSi tu hijo es sensible no intentes cambiarle

Estrategias educativas para niños altamente sensibles

Acepta su sensibilidad

Si tu hijo es sensible no intentes cambiarle. En lugar de verle como un niño débil, enfatiza sus fortalezas. Reconoce que no todo es fácil para un niño y algunas cosas pueden ser más complicadas para los niños PAS. Entonces, en lugar de disuadirle de experimentar grandes sentimientos, concéntrate en enseñarle a manejar sus emociones de una manera socialmente apropiada. 

Cuando te sientas frustrado y quisieras que tu hijo fuese menos sensible, ten en cuenta que es esta misma sensibilidad la que a menudo lleva a estos mismos niños a ser extremadamente compasivos y amables con los demás.

Permite que no haga nada

Los niños sensibles pueden sobreestimularse fácilmente con el ambiente. En este sentido es importante evitar el exceso de actividades. Puedes crear en tu casa un 'rincón de la paz', con actividades silenciosas como pintar, escuchar música suave, leer libros, etc. Puedes animar a tu hijo a que use este rincón siempre que sienta cierta molestia. A veces, un poco de tiempo de inactividad es necesaria para que un niño sensible recargue sus pilas emocionales.

Que no falten los límites y las normas

Aunque podría ser tentador infligir las reglas para evitar molestar a un niño altamente sensible, las constantes excepciones a las reglas no serán útiles a largo plazo. Puedes sentir la tentación de pasar por alto un comportamiento que disciplinaría en un niño menos sensible, simplemente para mantener la paz. Es necesario que seas flexible, pero recuerda que la disciplina es necesaria para enseñar a los niños a ser adultos responsables. Si tu estilo de crianza es demasiado permisiva, no estarás preparando a tu hijo para el mundo real.

Elogia sus esfuerzos

Necesita de tu aliento incluso cuando no tenga éxito. Pero recuerda que no debes elogiarle demasiado porque entonces se dará cuenta de que no es un elogio real y entonces, su autoestima se verá afectada. El objetivo es alabar los esfuerzos de un niño en lugar de los resultados de esos esfuerzos. Es especialmente importante dar elogios cuando tu hijo dice la verdad. Los niños sensibles tienden a mentir para evitar los problemas. Por lo tanto, es importante elogiar a un niño por ser honesto, especialmente si su honestidad no le hace ningún favor.

Consecuencias positivas como recompensas

Los niños sensibles a veces se sienten mal si "se meten en problemas", por lo que simplemente cambiar la forma en que le dices las cosas puede convertirlo en una recompensa. En lugar de decir: "No puedes comer el postre a menos que te comas toda la cena", di: "¡Si te comes toda la cena, puedes ganarte el postre!"

Puedes tener una tabla de puntos o un sistema de recompensas para ayudar a tu hijo a tener motivación cada vez que consigue un buen comportamiento. Es necesario que si no consigue su recompensa le motives para que lo consiga la próxima vez.

Los niños altamente sensibles necesitan aprender a expresar verbalmente sus sentimientosLos niños altamente sensibles necesitan aprender a expresar verbalmente sus sentimientos

Poner palabras a las emociones

Los niños altamente sensibles necesitan aprender a expresar verbalmente sus sentimientos y también a aprender formas apropiadas para lidiar con esos sentimientos. Tendrás que trabajar la educación emocional con tus hijos y que aprenda a identificar y tratar los sentimientos incómodos de manera socialmente aceptables.

Es necesario que aprendan a identificar sus sentimientos a través de las palabras. Así cuando sientan una emoción sabrá exactamente cómo se siente y qué palabra lo identifica. Así podrá comunicarse mejor y tú podrás comprender mejor a tu hijo en cada momento.

Habilidades de resolución de conflictos

Las habilidades de resolución de conflictos son necesarios en la vida, y esto marcará la diferencia en su desarrollo. Enseña a tu hijo instrucciones paso a paso para resolver problemas y así tendrá la capacidad suficiente para manejar situaciones incómodas, que seguramente tendrá a lo largo de su vida (y es necesario para un buen crecimiento personal).

Consecuencias de sus acciones

Como cualquier otro niño, los niños altamente sensibles también necesitan consecuencias negativas para aprender y saber cómo mejorar su comportamiento. El hecho de que un niño llore no significa que debas evitar las consecuencias negativas o naturales de su comportamiento. Si tiene consecuencias podrá aprender grandes lecciones en la vida, simplemente las consecuencias no deberán ser castigos. Los castigos son una manera ineficaz para educar a los hijos además de punitivo, los niños se sentirán rencor y resentimiento ante los castigos, pero con consecuencias flexibles se pueden sentir cooperativos en el cambio de conducta.

Te puede interesar