Menú
Cómo evitar que tus hijos tengan problemas emocionales
Cómo evitar que tus hijos tengan problemas emocionales

PROBLEMAS EMOCIONALES

Cómo evitar que tus hijos tengan problemas emocionales

Descubre algunos secretos para evitar que tus hijos tengan problemas emocionales, ¡crecerán envueltos de amor!

Los niños son como libros en blanco, se van escribiendo a medida que van teniendo experiencias. Los niños están repletos de amor, pero según las experiencias que van viviendo pueden empezar a tener problemas emocionales que les hagan incluso, sentirse vacíos. Cuando un niño dice que nadie juega con él, que nunca le haces caso o que se siente solo... Es posible que esté empezando a tener problemas emocionales.

Cuando un niño se siente lleno emocionalmente tendrá la confianza suficiente para afrontar los diferentes desafíos y también tendrán un buen autocontrol para sentarse tranquilamente, tener paciencia, obedecer a sus padres y encontrar recursos suficientes para entretenerse.

Cuando un niño no tiene problemas emocionales se siente lleno de amor y feliz cada díaCuando un niño no tiene problemas emocionales se siente lleno de amor y feliz cada día

Sin problemas emocionales

Cuando un niño no tiene problemas emocionales se siente lleno de amor y feliz cada día. Los niños necesitan ser amados incondicionalmente. Deben recibir el amor tanto en palabras como en acciones. Aunque ames a tus hijos de la forma más incondicional que existe, también hay una gran posibilidad de que el lenguaje del amor esté roto y que exista el peligro de que algunos de tus hijos no se sienta tan querido como debiera y que por tanto, empiece a tener problemas emocionales.

Si quieres que tu hijo no tenga problemas emocionales y que sienta el verdadero amor que sientes por él cada día, entonces sigue estos consejos diariamente.

Palabras de afirmación

Si tu hijo empieza a utilizar sarcasmo o palabras desagradables es que está comenzando a tener problemas emocionales y debes encontrar la solución. Esta solución será la siguiente: utiliza elogios específicos como "Me gusta cómo dibujas con cuidado esa imagen", o "Vi lo amable que fuiste con Lucas, buen trabajo". Va mucho más allá de los elogios generales como "Eres genial". Además, no olvides decirle todo lo que le quieres cada día.

El tono que utilices también es muy importante, una palabra dura puede ser destructora para su alma y su autoestima, por eso, si tienes que reñirle por el motivo que sea, asegúrate de que tu tono es firme pero amable.

Abrazos y besos

Si tu hijo empieza a pegar más de la cuenta es probable que empiece a tener problemas emocionales, en este sentido ha llegado el momento de que empieces a darle más abrazos, besos, a chocar los cinco, a juegos de lucha agradables... el contacto físico es necesario cada día con los niños porque esto les hará sentir amado y seguro.

Si este lenguaje de amor es difícil de recordar, hazlo más fácil incorporándolo a vuestra rutina diaria. Por ejemplo, antes de dejarlos en la escuela todos los días, darle un fuerte abrazo o chocar los cinco (si se avergüenzan de los besos) y así entrará en la escuela sabiendo que es amado y se sentirá mucho mejor para afrontar los desafíos de la vida.

Tiempo de calidad

Es posible que los niños te demanden atención constantemente y te diga cosas como: 'Nunca pasas tiempo conmigo'. Para que esto cambie dedica 10 minutos todas las mañanas para estar únicamente a su lado. Puedes jugar a hacer puzzles, juega con sus muñecos, léeles un cuento por la noche, ten contacto visual, etc.

Es posible que los niños te demanden atención constantemente Es posible que los niños te demanden atención constantemente

No es tanto la cantidad de tiempo que debes pasar con tus hijos para que podáis disfrutar juntos, si no más bien la calidad del tiempo. Deja a un lado las preocupaciones del día y céntrate únicamente en todo lo que puedes ofrecerles en cuanto a pasar tiempo con ellos.

Un niño si se siente mal emocionalmente en la mayoría de los casos puede ser que tenga que ver con la falta de tiempo o de atención positiva de sus padres. A. Veces los padres solo prestan atención. Sus hijos cuando hacen las cosas mal, pensando que deben re dirigir su conducta, y es cierto... Pero si no se tienen en cuenta las cosas que hacen bien, entonces pueden aparecer los problemas emocionales en los niños.

Te puede interesar