Menú
Qué decir y qué NO decir a tu hijo antes de una cirugía pediátrica
Qué decir y qué NO decir a tu hijo antes de una cirugía pediátrica

CIRUGÍA

Qué decir y qué NO decir a tu hijo antes de una cirugía pediátrica

Si quieres calmar a tus hijos si tienen que someterse a una cirugía pediátrica, esto es lo mejor que puedes decir y lo que debes callar.

Si tu hijo tiene que someterse a una cirugía pediátrica lo más importante antes de prepararle a él es que te prepares a ti mismo. La cirugía pediátrica es cualquier cirugía realizada en un paciente menor de 18 años. Si bien la definición de cirugía pediátrica es simple, la realidad de tener un hijo que necesita cirugía es muy diferente.  

Criar a un niño que está enfermo o necesita un procedimiento quirúrgico puede ser muy desafiante. Las preguntas pueden ser difíciles y es posible que no sepa qué decir o cómo explicar lo que sucederá. Es posible que tu hijo tenga miedo a la cirugía (y tú también), pero tu hijo necesitará consuelo y tranquilidad. Necesitarás tomarte tiempo para comprender cuál es el tratamiento que tu hijo necesita, por qué lo necesita y cuáles son las alternativas disponibles. Tendrás que estar bien informado en todo momento.

Cómo explicar la cirugía a tu hijo

Tu hijo necesitará información para entender lo que le va a pasar, esto le mantendrá tranquilo antes y después de la cirugía. Explica el procedimiento lo más exactamente posible y lo que no sepas dile que lo averiguarás y después hazlo.

Una parte normal de la cirugía, como decir adiós en el área previa a la cirugía, puede ser traumático cuando se espera que las despedidas ocurran después de ser llevado al quirófano. Es mejor decirle a tu hijo que no sabes algo a darle información incorrecta ya que esto puede generar angustia a tu hijo creándose expectativas diferentes a lo que será realmente.

Algunos hospitales ofrecen un recorrido antes de la cirugía, lo que ayuda a preparar al niño para la cirugía mostrándoles dónde estarán y presentándolos al hospital. Esto puede ser de gran ayuda al tratar de preparar a tu hijo para la experiencia de estar en el hospital y pasar por quirófano. Todas las dudas que tengas tendrás que hacerlas al médico para estar informado de todo.

Los niños son muy cautelosos y pueden tener preguntas o inquietudes que no te diránLos niños son muy cautelosos y pueden tener preguntas o inquietudes que no te dirán

Qué debe saber tu hijo sobre la cirugía

Los niños son muy cautelosos y pueden tener preguntas o inquietudes que no te dirán. Pero antes de que tu hijo se someta a la cirugía tendrás que hablar sobre ello, modificando la conversación dependiendo de su edad y su capacidad de razonamiento. Algunas cosas de las que tendrás que hablar con tu hijo son:

-La anestesia le permitirá no sentir dolor

-La cirugía no es un castigo, es para mejorar su salud

-Si hay dolor después de la cirugía hay medicamentos que le ayudarán a sentir menos dolor

-Después de la cirugía es posible que tenga vendajes o puntos

-Cuando despierte estarás a su lado

-Los médicos usarán ropa de médico divertida (sombreros, máscaras, etc.)

-Con la anestesia se dormirá y no sentirá nada de dolor durante la cirugía

-Se despertará cuando todo haya pasado

-Si después de la cirugía se encuentra mal y tiene ganas de vomitar. No pasa nada. Se pasará con las horas pero tendrá que avisar a los médicos y ti para poder ayudarle.

-Si algo le duele tendrá que informar a los médicos.

Los niños son muy sensibles a las palabras que se usan para explicar qué es la cirugíaLos niños son muy sensibles a las palabras que se usan para explicar qué es la cirugía

Cosas que NO tienes que decirle a tu hijo antes de una cirugía

Los niños son muy sensibles a las palabras que se usan para explicar qué es la cirugía, qué sucederá y cómo se realiza. Estas son algunas frases clave para evitar usar, ya que los niños son propensos a malinterpretar lo que se dice en estas circunstancias:

-Usar la palabra 'anestesiar' suena como 'eutanasia' y si tu hijo conoce esta última palabra puede asustarse. Explica qué es la anestesia para que no tenga miedo.

-No le digas que el médico le hará dormir una siesta porque si tiene miedo a la cirugía después podría tener miedo también a dormir.

-No le digas: 'no te despertarás', es importante destacar que dormirán durante la cirugía sin sentir dolor, pero que se despertarán después de que se complete la cirugía. Los niños temen a que nunca se despierten después.

-Nunca le digas: 'Sé un niño grande y no llores'. Tiene que sentirse motivado a hablar sobre sus miedos antes de la cirugía y sobre su dolor después de la misma. La cirugía es aterradora para adultos, y también para los niños. Tienen derecho a hablar sobre eso.

Te puede interesar