Menú
Cómo son los 'deberes buenos'
Cómo son los 'deberes buenos'

DEBERES ESCOLARES

Cómo son los 'deberes buenos'

¿Cómo deben ser los deberes de los niños para que realmente sean efectivos? Teniendo en cuenta el tiempo de juego... ¡porque primero deben ser niños!

En realidad no hay 'deberes buenos' o 'deberes malos'. La realidad es que si los maestros de tus hijos les envían faena para hacer en casa, tendrán un buen motivo para hacerlo. Probablemente piensen que de esta manera los niños podrán reforzar el contenido aprendido en la escuela, y realmente, es así. Los niños necesitan hacer sus tareas diariamente para que su mente siga trabajando.

Pero no todo vale. No es lo mismo tiempo que puede pasar un niño de 6 años haciendo tareas escolares que el tiempo que puede pasar un niño de 11 por las tardes. Además, es necesario recordar que los niños deben ser niños, y tener tiempo para jugar y también para aburrirse.

Las tareas deben tener preguntas simples aquí y allá en lugar de agrupar todas las difícilesLas tareas deben tener preguntas simples aquí y allá en lugar de agrupar todas las difíciles

Deberes 'buenos' y deberes 'malos'

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que el punto de las tareas para llevar a casa es revisar y reforzar las lecciones cubiertas en clase ese día. Idealmente, la tarea también debe inculcar un sentido de curiosidad y enseñar a los niños a estudiar de manera efectiva, incluso cómo repartir su tiempo entre tareas difíciles y fáciles, y probarse a sí mismos para la retención, para que puedan convertirse en aprendices de por vida. 

Pero la gran mayoría de los maestros no han recibido capacitación sobre qué tipos de tareas benefician más a los estudiantes. Aunque las tareas más efectivas o los 'deberes buenos' deben tener en cuenta lo siguiente:

  • Combinar. Las tareas deben tener preguntas simples aquí y allá en lugar de agrupar todas las difíciles. Los niños sentirán que el trabajo es más fácil y lo disfrutarán más.
  • Abordar necesidades específicas. Sí, las tareas deben ser apropiadas para la edad, por ejemplo, tareas más cortas en los cursos más bajos para adaptarse a la capacidad limitada de atención. Pero la cantidad y la dificultad se pueden ajustar si los estudiantes tienen un alto rendimiento.
  • Se extienden a lo largo del tiempo. Los niños retienen más conocimientos cuando repasan el material en breve, repetidas veces durante varias semanas en lugar de revisarlo justo después de haberlo aprendido ese día.
  • Aplicar a las cosas que los niños disfrutan de la clase exterior. Las mejores tareas no solo desarrollan habilidades clave como lectura, escritura, análisis y pensamiento crítico, sino que también hacen que los estudiantes aborden temas que realmente les interesan. El objetivo es mantenerlos comprometidos.

Los niños necesitan una guía inteligente, no alguien que les haga las tareas por ellosLos niños necesitan una guía inteligente, no alguien que les haga las tareas por ellos

Cómo ayudar: ¡no sobrevolar!

Los niños necesitan una guía inteligente, no alguien que les haga las tareas por ellos. Las formas correctas de echarles una mano tiene que ver con:

  • Proporciona un espacio tranquilo y bien iluminado para hacer la tarea y establece reglas sobre cuándo deben hacerlo, es decir, el momento del día idóneo para hacer las tareas.

  • Nada de televisión, pantallas u otro factor distractor mientras tu hijo está estudiando o haciendo las tareas.  Mostrar respeto y ser positivo acerca de la tarea le inculcará una buena actitud.

  • No des respuestas ni hagas el trabajo de tu hijo en su lugar. En lugar de esto, haz como Sócrates y haz preguntas que ayuden a llevar a tu hijo a las conclusiones correctas. Entonces, la próxima vez que su hijo de 13 años toque ese problema verbal en álgebra, haz que vuelva a leer la pregunta y asegúrate de que la entienda antes de abordarla nuevamente.

  • No le castigues. Si tu hijo no hace las tareas no le castigues por eso. Deja que tu hijo se enfrente a las consecuencias de no hacer la tarea, incluso aunque se sienta avergonzado. Piensa que hacer o no hacer las taras no se trata de ti, se trata de ellos. Las consecuencias como tener menos nota en la asignatura a final del curso puede motivarle suficiente como para acabar la tarea.
Te puede interesar