Menú
Consejos económicos si estás pensando en divorciarte
Consejos económicos si estás pensando en divorciarte

DIVORCIO

Consejos económicos si estás pensando en divorciarte

A la hora de divorciarse hay que tener en cuenta entre otras cuestiones todo lo relativo a la economía y al dinero.

Divorciarse no es nada fácil porque es un paso que no solo afectará a tu vida, si no a tus hijos y a la de tu actual pareja. Es probable que cuando te casaste y juraste amor eterno no pensaste en ningún momento que ese amor que te parecía tan maravilloso acabaría un día para siempre... Si estás pensando en divorciarte el primer paso es que tendrás que ir a un abogado que tenga por lo menos una década de experiencia en divorcios para que pueda asesorarte correctamente dependiendo de tus circunstancias personales.

Lo mejor para que un divorcio acabe en un buen puerto es que sea un divorcio colaborativo. Es más fácil para ambos si estáis predispuestos a colaborar por el bien común y sobre todo, por el de vuestros hijos. Si eso no se puede hacer por las circunstancias que os preceden, entonces será necesario que tu abogado sea capaz de poder defender tu caso ante el juez. Busca dos cosas: un abogado que te dé soluciones rápidas y que también sepa lucha por ti en caso de que sirva la necesidad.

Información financiera

Debes tener una imagen clara de dónde estás económicamente. En un divorcio es necesario tener claro el cómo hacer una distribución equitativa de los bienes conjuntos y las deudas. Para tener una parte justa, será imperativo que sepas qué tienes y qué debes. Hay dos pasos que debes seguir:

Debes tener una imagen clara de dónde estás económicamenteDebes tener una imagen clara de dónde estás económicamente

Determina lo que tienes

Algunos bienes conyugales son evidentes: hipoteca a nombre de los dos, coche a nombre de los dos, cuentas conjuntas... Otros activos no tan obvios pueden incluir obras de arte de valor, planes de pensiones, herencias, pertenencias compradas dentro del matrimonio, etc.

Tendrás que hacer una lista de todos los activos posibles y reunir toda la documentación sobre cada activo, incluido el valor presente, dónde y cuándo lo compraste y si lo compraste con tu dinero o con el dinero conjunto. Entrega toda la documentación a tu abogado pero ten una copia para ti.

Determina lo que debes

Las deudas también deberás tenerlas claras. La deuda conyugal se dividirá en función de quién tiene más capacidad financiera para pagar la deuda y no solo a nombre de quién está la deuda. La forma más fácil de determinar la deuda conyugal es obtener una copia de tu informe de crédito. Cualquier deuda que tengas será incluida en tu informe. También podrás averiguar si hay alguno a nombre de tu cónyuge que no sepas.

Una vez que acabes la deuda existente tendrás que obtener todos los estados de las cuentas conjuntas para saber el saldo que os queda. El saldo se tendrá que dividir en dos si corresponde en un saldo conjunto.

Si tenéis cuentas conjuntas es necesario proteger tu dineroSi tenéis cuentas conjuntas es necesario proteger tu dinero

Protege tus cuentas

Si tenéis cuentas conjuntas es necesario proteger tu dinero para que tu cónyuge no saque más dinero del que le pertenece a tus espaldas. A veces se hace por ira, otras por rencor... pero es necesario que protejas tus cuentas antes de nada. Para hacerlo, si tienes miedo de que tu ex saquee las cuentas, abre una cuenta a tu nombre y pasa justo la mitad de ese dinero a tu nueva cuenta.

No ocultes el hecho de que has realizado este movimiento ni tampoco gastes ese dinero. Mantenlo en tu cuenta para que puedas contabilizarlo durante las negociaciones de acuerdos o ante el tribunal. Si tienes cuentas de ahorro o de inversión u otro tipo, congélalas antes de que tu ex quiera manipularlas sin tu consentimiento. Antes de realizar cualquier acción de este tipo, habla con tu abogado para que lo que realices esté dentro de la legalidad.

Cierra cualquier cuenta de crédito conjunta

Antes de separarte cuando sea posible, cierre todas las cuentas de crédito conjuntas. Cerrarlas antes del procedimiento de divorcio evitará que un cónyuge enfadado use la cuenta y acumule cargos de los que luego serás responsable.

Si no puede pagar o llegar a un acuerdo de liquidación con respecto al saldo adeudado, debes congelar las cuentas. Esto evitará que puedas usar la cuenta, pero también te protegerá al final. Una vez que el divorcio es definitivo, el saldo adeudado en la cuenta se puede transferir a la parte que el tribunal considera responsable de la deuda. Si la parte responsable no paga la deuda, pero no eres tú el responsable no tienes que preocuparte. Avisa a los acreedores de que estás en un divorcio y da tu nueva dirección para que recibas las facturas de las que debas hacerte cargo.

Tienes que asegurarte de que las facturas están pagadas puesto que un divorcio puede tardar meses y no querrás tener deudas o morosidad. Incluso si tienes que pagar el mínimo en cuentas que sabe que en última instancia será responsabilidad de su cónyuge, valdrá la pena.

Te puede interesar