Menú
Congelar el cordón umbilical ¿Por qué?
Congelar el cordón umbilical ¿Por qué?

BANCOS DE CÉLULAS

Congelar el cordón umbilical ¿Por qué?

Fue en los noventa cuando la sangre del cordón contiene células madre que pueden ser utilizadas para tratar diversas enfermedades.

Bebé recién nacidoBebé recién nacido

Hasta hace algunos años, el cordón umbilical de los recién nacidos no era más que materia desechable que, una vez nacido el bebé, no servía para nada. Fue en la década de los noventa cuando un grupo de investigadores descubrió que la sangre del cordón contiene células madre que pueden ser utilizadas para tratar diversas enfermedades.

Sin embargo, aunque este descubrimiento tuvo muy buena acogida en Estados Unidos, en nuestro país no se hizo popular hasta 2006, cuando los Príncipes de Asturias decidieron congelar el cordón umbilical de la Infanta Leonor. A pesar de que ellos eligieron hacer la congelación a través de una clínica estadounidense, muchas familias españolas optaron por seguir su ejemplo en nuestro país. Surgió entonces el debate acerca de la conveniencia o no de recurrir a esta práctica.

El precio oscila entre los 1.500 y los 3.000 euros

¿Para qué sirve congelar el cordón umbilical?

La congelación del cordón umbilical es un método costoso, que oscila entre los 1.500 y 3.000 euros, pero a largo plazo puede resultar muy útil para combatir enfermedades congénitas, como leucemias o aplasias medulares. Los beneficios de este sistema residen en las células madre presentes en la sangre del cordón umbilical (SCU). La similitud de éstas con las células madre embrionarias hacen que su efectividad sea mayor que la de las células procedentes de otras fuentes, como de la médula ósea.

Las células madre del cordón umbilical presentan, además, una compatibilidad del 100% con el bebé, y del 25% con sus hermanos. La tasa de rechazo de trasplantes de SCU en pacientes emparentados es sólo del 3%. En caso de ser necesarias para futuros tratamientos, los riesgos de transmitir infecciones y de sufrir efectos secundarios tras el trasplante son mínimos.

La extracción de estas células carece de riesgos, tanto para la madre como para el bebé, y es totalmente inocua, ya que se trata de un procedimiento no invasivo. Además, los bancos de este tipo de células ofrecen una disponibilidad inmediata de las mismas en caso de ser necesarias para un tratamiento o trasplante.

¿Cómo es el proceso de congelación del cordón umbilical tras el parto?

En España, la congelación del cordón umbilical se puede hacer a través de bancos privados o de bancos públicos. La principal diferencia entre ambos, es que en los segundos las células se donan de forma altruista y anónima para el tratamiento de terceras personas, mientras que en los bancos privados la muestra se conserva para el uso exclusivo del donante o de sus familiares en un futuro. En este caso, la congelación se realiza a través de clínicas privadas.

Feto de nueve mesesFeto de nueve meses
En nuestro país operan diez bancos privados de células madre: Vidacord, Sevibe Cells, Ivida, Stem Cell, Celvitae, Bioteca, Crio-Cord, Vidaplus, Secuvita o Future Health. De todos ellos, sólo los cuatro primeros cuentan con laboratorios en España, que sólo se utilizan para llevar a cabo el proceso de congelación. Una vez realizado, la muestra se almacena en laboratorios europeos para garantizar el uso privado. La razón de este proceder es que la legislación española exige que toda muestra almacenada en nuestro país esté registrada en REDMO (Registro Español de Donantes de Médula Osea), para que pueda ser utilizada por cualquier persona. Se perdería, por tanto, la exclusividad del donante. El resto de los bancos envía la muestra directamente a otros laboratorios de la Unión Europea para su congelación y almacenamiento.

El procedimiento a seguir es sencillo. Unos días antes del parto, el banco elegido envía a los padres un kit de recogida en el que se incluye toda la información necesaria para la recogida y el envío de la muestra. Los futuros papás deberán llegar consigo este kit al hospital en el momento del ingreso para dar a luz. El médico encargado de atender el parto deberá ser previamente informado de la intención de preservar el cordón umbilical. Es importante saber que este procedimiento sólo se puede realizar en aquéllas maternidades asociadas a alguno de los bancos.

La extracción de células madre carece de riesgos para el bebé o la madre

Las células madre del cordón umbilical

Las células madre constituyen el origen del resto de células y se caracterizan por su capacidad de renovación. Podemos encontrar dos tipos de células madre: las embrionarias, que se extraen directamente del embrión mediante técnicas invasivas, y las adultas, que se encargan de mantener y reparar tejidos. Dentro de este grupo se incluyen las células madres del cordón umbilical.

El valor de estas células, que pueden ser utilizadas para tratar enfermedades hematológicas, reside en su capacidad de transformación. Son tan versátiles como las embrionarias y, al estar protegidas por la placenta, no tienen virus. Las células madre del cordón umbilical pueden ser de dos tipos:

-Hematopoyéticas (HSC): son las extraídas de la sangre del cordón (SCU) y constituyen las células del sistema inmune y sanguíneo, es decir, los glóbulos blancos, rojos y las plaquetas. Son las más conocidas y hoy en día se utilizan como tratamiento estándar para más de ochenta enfermedades del sistema hematológio.

Se desconoce con certeza el tiempo que pueden estar congeladas en buen estado

La conservación de estas células presenta muchas ventajas, como su uso terapéutico, su utilidad intrafamiliar y su disponibilidad inmediata.

¿Cuánto tiempo se puede tener congelado el cordón umbilical?

A día de hoy, no se sabe con certeza durante cuánto tiempo pueden mantenerse las células en un buen estado de congelación, aunque en Estados Unidos ya se han dado casos en los que muestras criogenizadas hace 15 años han soportado el proceso de descongelación sin perder su vitalidad.

Algunos expertos afirman que las células madre del cordón umbilical correctamente almacenadas, pueden aguantar décadas e incluso siglos sin perder sus propiedades. Esta hipótesis se achaca a que el proceso de congelación provoca una ralentización significativa del metabolismo de las células.

Para que la muestra aguante el máximo tiempo posible sin perder sus propiedades revitalizantes y terapéuticas, el proceso de criogenización juega un papel fundamental. La extracción, preparación de la muestra y el transporte, ha de realizarse siguiendo una serie de estándares de calidad y atendiendo a un tiempo de entrega en el lugar de conservación muy preciso.

Por ello, si tienes pensado congelar el cordón umbilical de tu bebé te recomendamos que te documentes bien acerca del tema para poder elegir con criterio el banco de células madre que mejor se adapte a tus necesidades.

Mujer preparándose para el partoMujer preparándose para el parto

Utilizar el cordón umbilical congelado en el futuro

Hasta el momento, se han realizado más de 20.000 trasplantes en los que las células madre procedentes del cordón umbilical han jugado un papel clave. Enfermedades congénitas, como la leucemia, han sido tratadas en numerosos casos con este tipo de células y son muchos los casos de niños que se han visto beneficiados por la congelación del cordón umbilical de sus hermanos.

De momento, la principal característica de este tipo de células es su carácter regenerador, aunque las investigaciones en torno a este tema avanzan a pasos agigantados. En noviembre de 2004, las células madre del cordón umbilical se consolidaron como una alternativa más eficaz que el trasplante de médula.

Actualmente, los investigadores están estudiando la posible aplicación de estas células en tratamientos para enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson, la diabetes, las enfermedades coronarias y hepáticas, la distrofia muscular, lesiones en la médula espinal e infartos cerebrales, entre otras.

Asimismo, las últimas innovaciones han dado como resultado la posibilidad de inducir la expansión celular. Está técnica consiste en el cultivo in vitro de las células madre con el objetivo de promover su división y obtener así mayor cantidad de ellas. Aunque este procedimiento todavía se encuentra en fase de ensayo clínico, su uso podría empezar a normalizarse en un futuro cercano.

Te puede interesar