Menú
Cómo recuperar la magia de la navidad cuando hay niños en casa
Cómo recuperar la magia de la navidad cuando hay niños en casa

NAVIDAD

Cómo recuperar la magia de la navidad cuando hay niños en casa

Cuando vamos convirtiéndonos en adultos la Navidad no tiene ese aire mágico de la infancia, pero con que haya un niño en el hogar, vuelve fácilmente.

Conforme vamos cumpliendo años, el espíritu navideño se reduce. Tanto es así, que en algunos casos se pierde por completo la magia de la Navidad. En estas fechas en las que aprovechamos para celebrar en familia y estar con los nuestros, muchos de nosotros nos sentimos un poco frustrados y decaídos porque vemos como unas fiestas en las que deberíamos disfrutar, nuestro estado de ánimo es todo lo contrario.

Recuperar la magia de la Navidad es una tarea obligada cuando hay niños en casa, por lo que tenemos que hacer un gran esfuerzo para que nuestros hijos sientan lo bonito de estas fiestas y la única manera de la que podemos conseguirlo es transmitiéndoselo con ilusión y ganas.

¿Cómo recuperar la magia de la Navidad cuando hay niños?

Recuperar el espíritu navideño cuando nos encontramos solos en otra ciudad que no es la nuestra y estamos alejados de nuestra familia o cuando hemos perdido a un ser querido, es muy difícil ya que para nosotros la Navidad es una fiesta que se celebra en familia, pero cuando aparecen los niños todo cambia. Recobrar la ilusión es mucho más fácil de lo que parece, siempre y cuando estemos dispuestos a hacerlo.

tenemos que intentar que nuestros hijos sientan lo bonito de estas fiestasTenemos que intentar que nuestros hijos sientan lo bonito de estas fiesta

El primer paso, y más importante, es las ganas que le pongamos a volver a ilusionarnos. Para ello, lo más recomendable es empaparnos el espíritu navideño y el camino más fácil es adornar nuestra casa de Navidad. Comenzaremos por montar un árbol con bolas y guirnaldas, añadiremos luces en el balcón, todo esto con la ayuda de los niños que nos inundarán con su ilusión y su inocencia y harán de nuestros días navideños algo diferente.

Escribir la carta a los Reyes Magos o a Santa Claus con nuestros hijos, hará que retrocedamos a nuestra infancia y recordemos nuestras navidades de pequeños rodeados de la familia, lo cual conseguirá empaparnos un poco más en la magia y la ilusión de estas fechas.

Por otro lado, trata de esmerarte en los regalos para tus familiares, sobre todo para los niños. No se trata de comprar los regalos más caros, pero sí aquellos que más ilusión les harán a tus seres queridos. Ver la cara de felicidad que pondrán al recibirlos y al abrirlos puede ser la mejor recompensa y logrará que vuelvas a sentir ganas de vivir esos momentos especiales y mágicos rodeado de aquellas personas a las que más quieres.

Recordaremos nuestra infancia gracias a los más pequeñosRecordaremos nuestra infancia gracias a los más pequeños

Disfrutar en familia

Disfruta de jornadas en familia. ¿Qué tal si recobras esos planes de tardes en familia haciendo mil cosas juntos? Estamos en una época en la que ver una película, pasar la tarde jugando a juegos de mesa mientras recordáis anécdotas del pasado mientras os deleitáis con los típicos polvorones, bombones navideños. Este es un plan que puede conseguir que olvidemos nuestra vida actual y nos transportemos a nuestro pasado más feliz, más inocente, aquel que vivíamos con ilusión.

Otro plan que puede ayudarte a recuperar la magia de la navidad cuando hay niños en casa, y uno de las actividades favoritas de los niños es ir a pasear por la ciudad descubriendo las luces que adornan las calles. Aprovecha cualquier día libre o de vacaciones para ir con los niños a ver diferentes belenes, así podrás sentir mucha más union con tus hijos, a la misma vez que irás enseñándole cómo han cambiado las cosas desde tu infancia hasta ahora. No hay nada más gratificante y que le aporte mayor felicidad a los niños que sentirse identificados con sus padres, saber que hubo un día en el que ellos también fueron pequeños y sentían la misma ilusión, magia y felicidad que ellos durante la Navidad.

Dejar a un lado la infelicidad, las frustraciones, el estrés y dejarse llevar por el espíritu navideño, la ilusión y la magia, es una actividad bastante gratificante que hará que cambie nuestra forma de ver la Navidad como adultos y volvamos a sentirnos como los niños que fuimos en el pasado.

Te puede interesar