Menú
Manualidades infantiles navideñas: Navidad 'homemade'
Manualidades infantiles navideñas: Navidad 'homemade'

NAVIDAD

Manualidades infantiles navideñas: Navidad 'homemade'

Descubre como disfrutar la Navidad con tus hijos con las mejores manualidades infantiles. La decoración navideña sí es ahora cosa de niños.

Padre e hijo realizando manualidades Padre e hijo realizando manualidades

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, además de organizar los preparativos para las fiestas, debes encontrar el modo de entretener a tus hijos durante el largo periodo de vacaciones escolares. Las manualidades que ahora te presentamos son la opción perfecta para aunar ambas tareas: tendrás lista la decoración de tu hogar de forma original y personalizada, al tiempo que disfrutas realizando trabajos manuales con los más pequeños de la casa.

El dicho popular dice que para gustos colores. Lo mismo sucede con las manualidades navideñas. La Navidad es una época del año que abre un mundo de posibilidades a la imaginación. Sea cual sea la edad de los niños, podréis compartir un agradable rato de entretenimiento y aprendizaje juntos. Desde los elementos decorativos más tradicionales hasta los más innovadores se abren un hueco en las manualidades que puedes realizar con tus hijos. Aquí te presentamos una combinación de todas ellas. Tú eliges qué actividad realizar, pero estamos seguros de que no podrás elegir sólo una.

1. Muñecos de nieve personalizados

La ventaja de la manualidad que te proponemos es que no tendrás que esperar a que nieve
Crear un muñeco de nieve siempre proporciona diversión a adultos y niños. La ventaja de la manualidad que te proponemos es que no tendrás que esperar a que nieve para disfrutar de esta actividad manual con tus hijos. Macetas, yogures e incluso una piña de pino pueden servir como base para tu creación. A continuación te detallamos los pasos a seguir para crear un muñeco de nieve con macetas. El procedimiento a seguir es el mismo, sea cual sea el recipiente que escojas como base.

Material: Necesitarás macetas de plástico o terracota, pincel, pinturas de colores, tijeras, pegamento o cola blanca, cinta de colores y guantes o calcetines viejos.

El primer paso a seguir consiste en pintar de blanco toda la superficie de la maceta. A continuación, colócala con la apertura hacia abajo y utiliza otros colores para pintar los ojos, la nariz y la boca del muñeco de nieve. Anima a tus hijos a dibujarle unas pecas, unas mejillas sonrosadas o incluso unas gafas.

Esperad hasta que la pintura esté seca y... ¡comenzad a decorar vuestro muñeco! Se trata de la parte más divertida de las manualidades. De igual modo que harías con un muñeco de nieve convencional, puedes aprovechar cualquier objeto del que dispongas en casa para decorar a este nuevo 'miembro' de la familia.

Nuestro consejo personal es que utilices unos guantes y calcetines viejos para crear la indumentaria del muñeco. Recorta los dedos a los guantes y ata la parte recortada con una cinta. Realiza una doblez en la parte del guante que habitualmente se ajusta a la muñeca. Ya puedes vestir a tu muñeco con su nuevo gorro de lana. Para completar su equipo invernal, recorta el extremo de un calcetín viejo y confecciona una bonita bufanda para este pintoresco personaje. Las posibilidades son infinitas: puedes utilizar palitos de helado para poner esquíes a tu muñeco o una diadema vieja para confeccionarle unas orejeras. Fija todos los elementos con pegamento y deja volar la imaginación de tus hijos.

2. Pinzas decorativas para el árbol de Navidad

Decorar el árbol en familia es una de las tradiciones más arraigadas en las semanas previas a la Navidad. Con esta manualidad no te limitarás a colocar los adornos junto a tus hijos, sino que serán los niños quienes los confeccionen. Para los más pequeños puedes diseñar bolas y adornos de papel que ellos deberán colorear. No obstante, nuestra propuesta más atrevida es ideal para niños a partir de 8 años.

Material: Necesitarás pinzas de madera, pincel, pintura de colores, guantes viejos o pedazos de tela de colores, palillos, algodón y pegamento.

La decoración navideña, también es cosa de niños La decoración navideña, también es cosa de niños

Lo primero que debes hacer es elegir en qué quieres convertir tus pinzas: Reyes Magos, Papá Noel, renos o muñecos de nieve. Escoge los colores apropiados para que tus hijos pinten las pinzas según el personaje navideño elegido. Los palillos os servirán de apoyo para pintar detalles como los ojos y la boca de cada uno de ellos.

Puedes dotar de mayor personalidad a tus adornos navideños con elementos añadidos
Cuando se seque la pintura puedes dotar de mayor personalidad a tus adornos navideños con elementos añadidos. Recorta los dedos de guantes viejos para crear los gorros de Papa Noel y los muñecos de nieve. Da un toque original a tus adornos para el árbol añadiendo algodón para la barba de Santa Claus.

3. Calcetín para regalos

Los regalos son otro de los elementos más característicos de la Navidad. Los característicos calcetines rojos con ribetes blancos son una apuesta segura para depositar en ellos las sorpresas para los pequeños de la casa.

Material: Para realizar esta manualidad necesitas fieltro, cinta, hilo y aguja o grapadora, botones, cola blanca y rotuladores.

Lo primero que debéis hacer es dibujar la silueta del calcetín sobre el fieltro y recortar dos piezas iguales. A continuación, debéis unir ambas partes. Utiliza hilo y aguja o una grapadora en función de la edad del niño. Ahora deja que el niño decida cómo decorar el calcetín. Pintarlo o pegarle botones de colores son algunas de las alternativas. Añade una cinta de colores en el uno de los extremos superiores para poder colgar el calcetín y estará listo. Tras realizar esta manualidad, los niños recibirán sus regalos con mayor ilusión si cabe.

4. Guirnaldas y coronas 'ecológicas'

La puerta de tu casa lucirá como nunca con manualidades como esta. Aunque es probable que tus hijos elijan la entrada a su habitación como emplazamiento para este trabajo manual. La diversión no está reñida con el aprendizaje, por ello no está de más aprovechar las manualidades navideñas para introducir a los pequeños de la casa en el mundo del reciclaje.

Material: tapones, bolsas de basura, cartulina, tijeras, cinta, pincel, pegamento o cola blanca y pinturas de colores.

Se trata de una de las manualidades más sencilla de realizar y que ofrece un resultado llamativo. Podéis crear infinidad de modelos diferentes con los tapones para decorar vuestra puerta en Navidad. Estrellas y renos, son algunas de las opciones más atrevidas. Aquí, te detallamos la opción más convencional: una corona con bolas navideñas.

Una de las manualidades más sencillas y con un resultado llamativo
Lo primero que debéis hacer es recortar la forma de la corona en una cartulina. En la parte exterior anuda una cinta que actuará como colgador. A continuación, recortad las bolsas de basura en tiras acabadas en punta. Anudadlas o pegadlas sobre la cartulina de modo que simulen las hojas de la corona.

Madre e hija realizando manualidades Madre e hija realizando manualidades

El siguiente paso a seguir consiste en pintar los tapones de colores como si de bolas para el árbol de navidad se tratase. La elección de los colores queda en manos de los niños. Cuando la pintura esté seca, pega los tapones sobre la corona para decorarla. Sólo os falta colocarla en la puerta.

5. Servilleteros 'made in home'

Nada escapa a la decoración navideña, tampoco el menaje del hogar. Con manualidades como esta tu mesa tendrá una presentación alegre y divertida en las reuniones familiares.

Material: fieltro de colores, grapadora, tijeras, rotuladores y pegamento

Recortad un rectángulo de fieltro, deja que los niños unan los extremos y grápalos. Ya tienes lista la base del servilletero. A continuación, debes elegir como decorarlo. Si lo que buscas es la sencillez, las bolas de navidad son la opción más apropiada para tus servilleteros. Si a tus hijos les van los retos, Papá Noel es perfecto para ellos. A continuación te explicamos cómo hacerlo paso a paso.

Recortad un círculo de fieltro de color carne, un óvalo de color blanco y un triángulo de color rojo. Permitid que los niños dibujen la cara de Papá Noel sobre el círculo y pegadlo sobre el óvalo blanco. La parte inferior del óvalo será la barba de Santa Claus; mientras que sobre la parte superior debéis pegar el triángulo rojo, que será el gorro. Pegad la figura a la base del servilletero y ¡'Bon appétit'!.

Te puede interesar