Menú
Cómo llevar vestido y tapado a un bebé en invierno
Cómo llevar vestido y tapado a un bebé en invierno

FRÍO Y CALOR

Cómo llevar vestido y tapado a un bebé en invierno

Cuando nuestro bebé es un pequeño y tiene que ir en cochecito, pero estamos en una época fría del año, ¿cuándo es suficiente ropa para que vaya abrigado y no se agobie?

El invierno es una época delicada, ya que se trata de una estación en la que el frío y la lluvia están muy presente entre nosotros y esto, en muchas ocasiones, nos provoca que caigamos enfermos con resfriados o enfriamientos. En el caso de los niño, tenemos que tener especial cuidado a la hora de qué ropa tienen que llevar en esta estación pero, si hablamos de los bebés, entramos en un terreno delicado.

Vestir a un bebé en invierno, y en verano, es una tarea que trae de cabeza a muchos padres, ya que como estos no puedan manifestar cómo se sienten, hay veces que no se sienten seguros si el bebé va bien abrigado o no. Los recién nacidos, normalmente no tienen la capacidad de regular bien la temperatura de su cuerpo, porque su sistema inmunológico todavía no se ha terminado de formar, por lo que tenemos que tener especial cuidado a la hora de vestirle para que no acabe enfermo.

Podemos llevar alguna prenda de más guardada por si tiene fríoPodemos llevar alguna prenda de más guardada por si tiene frío

Cómo llevar vestido y tapado a un bebé en invierno

Los cambios bruscos de temperatura se convierten en el principal enemigo de los recién nacidos en invierno. Esto va a provocar en los padres cierta inseguridad por no saber si su bebé va correctamente abrigado o va a pasar frío en la calle.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de vestir a un bebé es qué vamos a hacer. No es lo mismo salir a la calle a pasear, que ir a un centro comercial a comprar. Mientras que en la primera situación deberíamos abrigar al bebé con ropa térmica y más abrigada, en la segunda situación tampoco deberíamos poner tanta ropa, ya que en los centros comerciales suele haber aire acondicionado y el pequeño puede llegar a pasar calor. Los cambios de temperaturas bruscos pueden hacer que nuestro bebé acabe enfermo. Para ello, lo ideal es llevar al bebé bien abrigado y aparte llevar un abrigo, para en el caso de que haga más frío del esperado poder ponérselo.

Aunque salgamos a la calle y haga frío, recuerda que tienes que ponerle a tu bebé una ropa cómoda y abrigada al mismo tiempo. Con esto nos referimos a que lo ideal es vestir a nuestro bebé ropa que le permita que su piel transpire, ya que si no puede llegar a sentirse bastante agobiado. Para ello, los tejidos perfectos son el algodón y la lana, que a la par de abrigarle y no dejar que pase frío en la calle, le permitirá que transpire y así no sudará y se sentirá agobiado.

Los cambios bruscos de temperatura son el mayor peligroLos cambios bruscos de temperatura son el mayor peligro

¿Cuántas capas necesitamos ponerle?

Es mucho más recomendable vestir a nuestro bebé con varias capas de ropa que podamos quitar y poner en caso de sufrir un cambio brusco de temperatura y poder regular así su ropa, que llevar prendas de demasiado abrigo que en el caso de una subida de grados, no podamos quitarle.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de vestir a nuestro bebé en invierno es ponerle complementos tales como gorritos, calcetines, manoplas... Esto ayudará al pequeño a mantener el calorcito que desprende su cuerpo en las zonas que son más difíciles de mantener calientes, como por ejemplo las manos y los pies.

Para comprobar que el bebé tiene el abrigo adecuado y no nos hemos pasado con las prendas podemos hacerlo tocando su cuello o su frente, que serán mucho más fiables que sus manos o sus pies. En los casos más extremos, si nuestro bebé se muestra inquieto y da señales de que no se siente cómodo e, incluso, llora, puede significar que tiene frío. Por último, si nosotros mismos sentimos frío o calor, nuestro bebé probablemente también lo sentirá, por lo que puede ser otro indicador de que no lo hemos abrigado bien.

Te puede interesar