Menú
Cómo combatir el estrés de ser padres
Cómo combatir el estrés de ser padres

ESTRÉS

Cómo combatir el estrés de ser padres

Ser padre o madre puede ser estresante, pero debes canalizar esa energía por el bien familiar, ¡tu salud mental es muy importante!

En la actualidad las personas viven aceleradas, y esto a la larga, puede desgastar a cualquiera. Acelerar el ritmo de vida puede hacer que las personas se sientan más vulnerables al estrés, por culpa del agobio diario o por las demandas interminables de la vida diaria y de las responsabilidades a las que estamos sometidos.

Una de las cosas más desafiantes de ser padres es el hecho de que siempre se está educando, los niños captan cualquier señal y si te notan estresado o de mal humor, les repercute directamente a ellos. Si gritas, te enfadas, hablas mal a otras personas o a ellos... sus pequeños ojos siempre están mirando y sus cerebros, aprendiendo de ti.

Cuando un padre maneja el estrés de forma saludable, estará enseñando a sus hijos a hacer lo mismo en su vida, y sobre todo, en su futuro. Perol ¿cómo puedes hacer frente al estrés y combatir el agobio que muchos días conlleva ser padre? A continuación, podrás ver algunos consejos que te ayudarán a sentirte mejor y que además, puedas disfrutar mucho más de tu paternidad/maternidad.

Muchos padres creen que deben ser perfectos y por culpa de eso, se vuelven sus peores críticosMuchos padres creen que deben ser perfectos y por culpa de eso, se vuelven sus peores críticos

Recuerda que la imperfección es normal

Muchos padres creen que deben ser perfectos y por culpa de eso, se vuelven sus peores críticos. Muchos padres y madres se piensan que nunca son lo suficientemente buenos para sus hijos y para la sociedad en general. Apuntar a la perfección constante crea un estrés constante. No quieras ser perfecto/a en todas las facetas de tu vida, porque simplemente, la perfección no existe. En este sentido, permítete no ser perfecto, estar cansado/a, posponer tareas que no sean suficientemente importantes, etc.

Diviértete

¿Cómo sería tu vida si no te diviertes nunca? Aburrida y estresante. Para muchos padres, la vida adulta consiste en sufrir y tener una larga lista de cosas por hacer. Además, parece que eso de la diversión solo es cosa de niños. Pero, ¡de eso nada! Como adulto también debes divertirte para cuidar tu salud emocional y sentirte bien contigo mismo y con la vida.

Si no tienes tiempo en tu vida diaria para nutrir tu alma, te volverás más vulnerable a la frustración y al estrés.Ríe, cuenta chistes, dibuja, organiza un concurso de baile con tus hijos, salid al parque a disfrutar de la tarde, etc. Pequeñas acciones diarias pueden marcar la diferencia en tu vida. Podrás minimizar el estrés y que todos seáis más felices.

Respira y cuenta hasta 10

Algunas respiraciones lentas y calmantes pueden restablecer al instante tu medidor de estrés. A algunas personas les gusta recitar una palabra o frase como, "Calma ... calma ..." o "paz dentro de mi ... paz dentro de mi ..." mientras se respira profundamente. 

A otros les gusta tararear, o incluso cantar. Es posible que desees empezar con la meditación. Incluso unos pocos minutos al día pueden hacer maravillas para ayudar a restablecer tu cuerpo y tu mente, incluso hay meditaciones guiadas gratuitas disponibles en Internet. Lo que sea que te haga respirar y que te relajes física y mentalmente te ayudará a manejar tus momentos difíciles con más gracia y facilidad.

 Es posible que desees empezar con la meditación Es posible que desees empezar con la meditación.

Busca ayuda si la necesitas

Para la mayoría de los padres, las tareas relacionadas con la crianza de los hijos son infinitas; nos mantienen corriendo desde la mañana hasta la noche. Si estás agotado o necesitas un descanso, solicita ayuda. Si no cuentas con una red de personas afectuosas y confiables en las que apoyarse, es hora de crear una.

Haz ejercicio

Una de las mejores formas de fortalecerse contra el estrés es ejercitarse regularmente. No es necesario que te metas 2 horas en el gimnasio. Piensa en lo que más te gusta hacer cuando eras un niño. ¿Te gustaba saltar a la cuerda? ¿Montar en bicicleta? Elige algo que realmente disfrutes al hacer, y, ¡hazlo! No solo podrás enfrentar mejor el estrés, ¡también estarás en mejor estado de salud!

Te puede interesar