Menú
Claves para tener hijos felices después del divorcio
Claves para tener hijos felices después del divorcio

FELICIDAD

Claves para tener hijos felices después del divorcio

Un divorcio puede afectar muy negativamente a los niños si no se lleva bien, si quieres que sigan felices... sigue estos consejos.

Hay personas que cuando quedan traumatizados por culpa del divorcio de sus padres en la infancia, deciden no casarse nunca para que a sus futuros hijos no les pase lo mismo. El divorcio puede ser extremadamente difícil para los niños. En ocasiones no entienden por qué tuvieron que pasar por esa experiencia tan dolorosa cuando ellos no tuvieron en realidad, nada que ver.

Los niños que viven un divorcio también pueden desarrollar un profundo desprecio por el matrimonio debido a los amargos sentimientos que experimentaron siendo niños a causa del mal comportamiento de uno o ambos padres después del divorcio. Es necesario que los padres que deciden separarse o divorciarse hagan ciertas cosas para que los niños no se culpen del divorcio de sus padres y se desarrollen de forma saludable tanto a nivel mental, como emocional y social. Tienen derecho de tener unas vida sanas y saludables con buenas relaciones interpersonales.

Si quieres criar a unos hijos felices a pesar de tu divorcio, entonces no te pierdas estas claves para conseguirlo.

1- Llevarse bien por los niños

Mantén los argumentos en contra de tu ex pareja lejos de los oídos de los niños. Ellos no necesitan estar bajo vuestra batalla. Algunas personas informan que se llevan mejor con su ex pareja después del divorcio. Aunque desafortunadamente esto no es lo normal. Cuando se rompe una relación se atraviesa un proceso de duelo. No debes usar a tus hijos como confidentes, ellos no deben tener ese papel en tu vida.

El divorcio puede ser extremadamente difícil para los niñosEl divorcio puede ser extremadamente difícil para los niños

Mantén las conversaciones sobre tu ex lejos de la presencia de tus hijos porque podría dañarles. Ellos son la mitad de ti y la mitad de tu ex y os quieren y os necesitan a partes iguales. No importa lo que haya pasado, tú siempre serás su progenitor y tu ex, la otra parte progenitora.

Cuando tengas que ver a tu pareja en algún momento determinado, aunque no le tengas especial aprecio, intenta mantener una buena cara por el buen desarrollo de tus hijos, mantén conversaciones banales. Puedes usar bromas sencillas o preguntar simplemente cómo está. Puedes expresar tus frustraciones respecto a tu ex, pero mejor a confidentes adultos o a tu terapeuta en caso de que lo tengas. Nunca será aceptable que les digas a tus hijos tus frustraciones respecto a la relación que tienes con tu ex.

Para los niños ya les resulta bastante complicado tener que vivir entre dos hogares, no disfrutar de los dos padres todo el tiempo... No fue su elección vivir así, posiblemente no es su preferencia hacerlo, pero no tiene otra alternativa. Es tu deber que a pesar de que tenga que pasar por todo esto, que por lo menos tú hagas el mínimo esfuerzo de llevarte bien con tu ex, aunque solo sea en apariencias. Si es demasiado complicado para ti hacer esto, por lo menos mantén las interacciones al mínimo.

Intercambio de niños

Lo ideal es escoger un lugar neutral para el intercambio y para que ocurra con facilidad y con poca interacción. Selecciona una ubicación donde hayan otras personas, mejor si son muchas, como un centro comercial o en plena calle a la luz del día. De esta manera será menos probable que haya algún arrebato o lenguaje innecesario por parte de cualquiera de las partes. Aunque hayan ojos ajenos mirando, recuerda que los de tus hijos son los más importante.

El intercambio de niños en la custodia compartida, si no se puede hacer cara a cara se puede hacer de un vehículo a otro sin que los progenitores deban bajar del mismo. Solo los niños salen del vehículo y se meten en el otro, en caso de los bebés, habrá que bajar para atar adecuadamente al bebé a su silla de seguridad. Esto puede ayudar a minimizar el contacto y las interacciones potencialmente negativas que afectarían negativamente a los niños. Por supuesto, los niños deben tener la edad suficiente para moverse independientemente de un vehículo a otro.

Di siempre la verdad pero filtra las cosas dependiendo de la edad

Nunca mientras a tus hijos sobre las cosas que suceden. Si te vas a divorciar y realmente está decidido al 100%, entonces tendrás que contárselo a tus hijos, pero no necesitan saber todos los detalles. Lo que suele ser suficiente es una explicación de que, aunque mamá y papá ya no van a casarse, aún quieren a los niños al 100%. Los niños necesitan garantías de que no es su culpa y necesitan que les digan que se les sigue queriendo igual o más que antes. No solo una vez, sino a menudo, especialmente después de un divorcio, cuando la situación puede ser nueva, desafiante y diferente de su vida anterior.

Nunca mientras a tus hijos sobre las cosas que sucedenNunca mientras a tus hijos sobre las cosas que suceden

Permite que tu hijo llore y también que se enfade

El duelo es el proceso muy normal que se debe pasar cuando ocurren estas etapas de emoción debido a un intenso cambio de vida. El duelo no solo ocurre con los cónyuges cuando termina el matrimonio, sino que también les sucede a los hijos. La intensidad de las emociones varía de un niño a otro. Las etapas del duelo son: la negación, la ira, la negociación, la tristeza y la aceptación. Estas etapas se pueden experimentar en diferentes órdenes y algunas etapas se repiten algunas veces, y hay que respetarlo.

Permíteles que te hablen sobre sus sentimientos abiertamente. Sacar sus sentimientos a través de las palabras habladas o escritas les ayudará a procesar sus emociones a través de estas etapas. Anima a tu hijo a usar frases del tipo: 'yo me siento...' Evita ponerte a la defensiva o tratar de arreglar los sentimientos de tus hijos, simplemente permite que hablen abiertamente sobre lo que sienten y empatiza con ellos. Deja que sean dueños de sus sentimientos a cada momento.

Asesoramiento grupal

Una opción además del asesoramiento en terapia si ves que te sientes mal con el divorcio y que te cuesta controlar tus emociones delante de tus hijos, es que acudas a un grupo de apoyo de padres divorciados. Estos grupos pueden ser especialmente beneficiosos para los niños porque pueden ayudarlos a sentir que no están solos, por eso lo ideal es hacerlo en familia. Pueden ver y conocer a otros niños que están pasando por la misma experiencia que ellos.

Te puede interesar