Menú
Un buen concepto físico en los niños
Un buen concepto físico en los niños

FÍSICO

Un buen concepto físico en los niños

Es muy importante que los niños y niñas aprendan a tener un buen concepto físico de sí mismos y evitar problemas emocionales relacionados.

Desagraciadamente cada vez son más los niños y niñas que a edades tempranas dicen que no les gustan sus cuerpos... ¡Niños de 5 años son capaces de decirlo! Niños que ni siquiera entienden lo que significa eso pero que lo aprenden de esta sociedad que puede llegar a ser realmente superficial. Es muy importante erradicar esto para que los niños puedan tener un buen concepto físico en sus vidas y se eviten así trastornos derivados del cuerpo.

Los padres desempeñan un papel muy importante en la forma en que los niños piensan y sienten acerca de sus cuerpos. Comenzar a reforzar la imagen corporal de los niños temprano, incluso a partir de los 3 años. Se puede marcar una gran diferencia en cómo se sienten los niños acerca de ellos mismos a medida que crecen...

Es necesario inmunizar a los hijos contra una imagen corporal deficiente, con conversaciones, seleccionar a lo que están expuestos tus hijos (medios de comunicación), etc. A continuación no te pierdas estos consejos.

Es importante evitar en edades tempranas los estereotipos en los medios de comunicación de tus hijosEs importante evitar en edades tempranas los estereotipos en los medios de comunicación de tus hijos

Evita los estereotipos

Es importante evitar en edades tempranas los estereotipos en los medios de comunicación de tus hijos, comenzando cuando los niños están en preescolar. Busca programas de televisión, películas y otros medios que muestren el tamaño de cuerpos sanos y evita historias de personajes sexualmente estereotipados o personajes con género, como las niñas en maquillaje o los niños que siempre son machistas.

Es importante que prestes atención a las creencias de los niños sobre el género y los tipos de cuerpo. Usa un lenguaje sencillo para refutar los estereotipos, por ejemplo: "¿Sabes que le puede gustar a Juan por su cumpleaños?" Y si te dice que coches puedes contestar algo como: "¿Crees que le podrían gustar más las muñecas?".

Siempre que sea posible, usa pronombres de género neutro o de género diverso para hacer referencia a personajes, animales, etc. 

Habla sobre los estereotipos cuando los veas

Cuando veas estereotipos de género en los medios, por ejemplo, durante eventos deportivos, habla sobre eso. En la medida de lo posible, minimiza la exposición a representaciones estereotipadas de hombres y mujeres, pero cuando los niños los vean, demuestra que cuestionar cómo se retrata a hombres y mujeres es valioso.

Enseña a tus hijos cómo se cambian las fotos de las revistas y los anuncios para hacer que la piel se vea más perfecta o los cuerpos más esbeltos... Y es importante mostrar cómo esas distorsiones intentan crear un concepto que no es real sobre la belleza.

Habla con tus hijos sobre la salud en lugar del peso o del tamañoHabla con tus hijos sobre la salud en lugar del peso o del tamaño

Prohibir las connotaciones negativas referentes al cuerpo

Tanto padres como madres, se quejan de sus apariencias o cuerpos, incluso de manera casual, tienen un gran impacto en la forma en que sus hijos piensan acerca de sus cuerpos. Es necesario que modeles una actitud positiva hacia tu propio cuerpo y animes a los niños a pensar positivamente sobre lo que sus cuerpos pueden hacer. Pregunta: "¿Qué puedes hacer con esos brazos fuertes?"

Habla con tus hijos sobre la salud en lugar del peso o del tamaño. Puedes preguntar cosas como: "¿Cómo te sientes después de hacer ejercicio" y luego añade: "Mi cuerpo se siente con mucha energía cuando me alimento de forma saludable".

Los niños que piensan que a sus mamás no les gustan sus cuerpos, terminan no gustándoles sus propios cuerpos. Y las niñas cuyos padres son críticos con su peso tienden a considerarse menos capaces físicamente que aquellas cuyos padres no lo hacen.

Céntrate en el comportamiento, los talentos y los rasgos de carácter

Es importante centrarse en el comportamiento, los talentos y los rasgos de carácter en lugar de tamaño físico o apariencia. Cuando hables de personajes de cuentos, famosos, amigos o familiares, habla sobre lo que hacen o son capaces de conseguir con esfuerzo, pero no sobre su aspecto, eso, es secundario.

Habla sobre las cualidades como la bondad, la curiosidad y la perseverancia que se valora más que la apariencia. Prepara a los niños para cuando escuchen a otros comentar, comparar o criticar cuerpos o apariencias.

Te puede interesar