Menú
Cómo ayudar a una adolescente promiscua
Cómo ayudar a una adolescente promiscua

ADOLESCENCIA

Cómo ayudar a una adolescente promiscua

Si tu hija adolescente tiene conductas promiscuas así es cómo puedes ayudarla a tener relaciones sexuales sanas.

La promiscuidad sexual entre las adolescentes puede tener muchas consecuencias adversas, incluidos riesgos para su salud física y emocional, y embarazos no deseados. Aproximadamente 400.000 niñas adolescentes dieron a luz durante 2009, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La promiscuidad sexual puede ser causada por depresión, baja autoestima, enfado social o ser utilizada como un medio para sobrellevar la frustración. Aunque es posible que no puedas controlar a tu hija adolescente, puede ayudarle a tomar conciencia de los peligros para que pueda elegir un mejor comportamiento.

Si crees que tu hija adolescente está teniendo relaciones sexuales con muchas parejas para este fin, es decir, si crees que tu hija adolescente es promiscua, a continuación vamos a darte algunos consejos para que puedas ayudarle a que comprenda la necesidad y la importancia de mantener relaciones sexuales saludables.

La promiscuidad sexual entre las adolescentes puede tener muchas consecuencias adversasLa promiscuidad sexual entre las adolescentes puede tener muchas consecuencias adversas

Diálogo abierto y honesto

Es importante establecer un diálogo abierto y honesto en tu hogar sobre asuntos sexuales. Comienza pidiéndole a tu adolescente que comparta sus sentimientos sobre el sexo y el tener múltiples parejas. Muestra un interés genuino al no discutir, hablar, criticar, intentar controlarla o llamarla con nombres despectivos. 

Escucha con empatía y comprensión, incluso si tienes un punto de vista diferente. Criticarla podría causarle vergüenza y culpa, y hacer que se niegue a hablar contigo en el futuro. Recalca que sabes que está explorando su sexualidad y que siempre la querrás incondicionalmente. Los adolescentes cuyos padres muestran amor y apoyo incondicional tienen menos parejas sexuales que otros adolescentes.

Comparte tus valores sobre el amor y el sexo

Comparta tus propios valores sobre el amor, el sexo y la intimidad. Cuéntale sobre algunas de tus primeras experiencias sexuales y sobre las valiosas lecciones que aprendiste. Explica cómo el sexo es más significativo en relaciones comprometidas y amorosas que con muchas parejas diferentes. 

Hazle saber en qué consiste una relación saludable, como el respeto, la honestidad, la confianza, la igualdad y la intimidad sexual, y que esas son las cualidades que esperas que encuentre en una pareja. Al enfatizar el valor de salvar el sexo para relaciones saludables, puede fortalecer su determinación de evitar tener relaciones sexuales por razones menos importantes, como la presión de grupo.

Informa sobre los peligros del sexo promiscuo

Informa a tu hija adolescente sobre los peligros del sexo promiscuo, como las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y el embarazo. Nombra algunos hechos aleccionadores: las adolescentes embarazadas tienen más probabilidades de abandonar la escuela secundaria, sufrir dificultades económicas y ser infelices.

Las ETS pueden provocar enfermedades potencialmente mortales, como el SIDA y los cánceres genitales. Pregúntale si está usando un método anticonceptivo; de lo contrario, pide una cita inmediata para que vea a un ginecólogo y también se haga una prueba de ETS. Cada año, hay aproximadamente 19 millones de casos de ETS, la mitad de ellos aparecen en jóvenes de 15 a 24 años, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Las ETS pueden provocar enfermedades potencialmente mortalesLas ETS pueden provocar enfermedades potencialmente mortales

Ayúdale a resistir la presión sexual

Diseña estrategias para ayudar a tu hija a resistir la presión sexual. Explicarle las cosas a través de diferentes situaciones y practica cómo debería decir "no" a las proposiciones sexuales. Si un chico le propone sexo y no quiere, enséñale a decir "no" con firmeza y que se marche. Si está en una situación en la que siente que está perdiendo el control y está en peligro de sucumbir a la tentación, insiste en que te llame y la recogerás esté dónde esté. Sugiérele que restrinja sus citas a lugares públicos, como el centro comercial, un restaurante o el cine.

Para obtener ayuda adicional, programa una cita para tu hija adolescente con un psiquiatra, un psicólogo o un consejero escolar para ayudarle a aprender cuáles son las causas fundamentales de su promiscuidad y recibir tratamiento para ello.

Te puede interesar