Menú
¿Si tengo el pecho pequeño tendré menos leche para el bebé?
¿Si tengo el pecho pequeño tendré menos leche para el bebé?
LACTANCIA NATURAL

¿Si tengo el pecho pequeño tendré menos leche para el bebé?

Si tenemos el pecho pequeño podemos temer no poder dar el pecho al bebé como otras madres, pero no tiene nada que ver, te explicamos el porqué.

El momento del embarazo es uno de los momentos más preocupantes que una mujer vivirá a lo largo de su vida, si es que finalmente se decide a ser madre. Por supuesto, también es un momento precioso y que, sin duda, recordará con mucho cariño, pero eso no quita que sea un periodo de estrés y preocupación casi constante. Una vez que la madre ve al bebé completamente sano, entre sus brazos, probablemente todas esas preocupaciones desaparezcan y no vuelvan nunca más.

Aunque ahí no acaban las preocupaciones de una madre por su hijo, ni mucho menos. No serán las mismas, pero sí que habrá mil y una preguntas que seguramente rondarán por la cabeza de la mujer que acaba de ser madre y que no sabe si la lactancia será la mejor opción para ella, por ejemplo. Y es que el dar el pecho o no darlo también es otra de las grandes dudas que una madre tendrá una vez que tenga a su hijo entre sus brazos, e incluso antes.

La lactancia no es fácil, por muy instintiva que pueda llegar a ser. La leche no siempre saldrá en la misma cantidad, en ocasiones la madre podrá notar que su hijo se queda con hambre y no tiene nada más que darle, o incluso le dolerá tanto el pecho que no querrá continuar con la lactancia. Si os encontráis en esa situación, debéis tener algo claro: vuestra salud y bienestar físico debe ir por delante de todo. Vuestro hijo podrá alimentarse de leche de sustitución sin ningún tipo de problema, pero vosotras necesitaréis toda vuestra fuerza para cuidarlo de forma adecuada. No antepongáis sus necesidades, y menos en este caso, puesto que solo os perjudicará.

El pecho acumula grasa y no es ésta la que influye a la hora de producir lecheEl pecho acumula grasa y no es ésta la que influye a la hora de producir leche

Hoy vamos a hablar de este proceso, de la lactancia, y de una de las dudas que más mujeres tienen durante el proceso del embarazo y posteriormente: ¿influye el tamaño del pecho a la hora de dar de mamar al bebé? ¿Si tengo un tamaño reducido, deberé optar por otros métodos de alimentación? Vamos a analizar detenidamente la pregunta, y a dar respuesta a todas aquellas que os lo hayáis planteado en alguna ocasión.

Mitos de la lactancia materna

Lo primero que debemos hacer es marcar la diferencia entre la capacidad para producir leche de un pecho y la cantidad de grasa que se acumula en el mismo, puesto que no tienen nada que ver. El pecho es una zona donde las mujeres suelen acumular grasa; dependiendo de la cantidad de grasa que se acumule (y que poco o nada tiene que ver con la grasa que tenga en el resto del cuerpo la mujer en cuestión), el pecho será más grande o más pequeño. Es decir, que de la grasa dependerá su tamaño.

No obstante, la cantidad de leche que pueda producir no depende en absoluto ni de la grasa que acumule ni de su tamaño. Las células que se encargan de producir la leche son las mismas en todos los pechos (siempre y cuando la mujer no haya tenido algún problema, algo de lo que hablaremos a continuación), independientemente del tamaño del pecho en cuestión.

Es importante vaciar completamente los pechos en cada toma para evitar problemas de mastitisEs importante vaciar completamente los pechos en cada toma para evitar problemas de mastiti

No todos los niños necesitan la misma cantidad de leche, además. Dependerá mucho de sus necesidades particulares y, aunque vosotras tengáis dudas, vuestro cuerpo es lo suficientemente inteligente como para detectar las necesidades de vuestro pequeño. Si el bebé toma mucho el pecho, porque necesita más alimento, vuestro pecho comenzará a producir más leche de forma instantánea; lo mismo sucederá cuando el bebé vaya comenzando a alimentarse de otra comida, y vaya necesitando cada vez menos leche. En ese caso, el pecho comenzará a producir cada vez menos leche, e irá reduciendo su tamaño poco a poco hasta volver a su estado natural.

Es por esto que tener el pecho de un tamaño menor no influye en absoluto en la cantidad de leche que posteriormente nuestro cuerpo vaya a producir. Pero si aún os queda alguna duda, vamos a adentrarnos un poco más en el mundo de la lactancia materna para disiparlas todas.

¿Sabes cómo se produce la leche?

Durante el embarazo, da comienzo el proceso de producción de la leche materna. El cuerpo comienza a prepararse, porque sabe lo que se aproxima. Mas no es hasta que se da a luz que las glándulas mamarias empiezan a producir leche realmente. Es cuando el bebé comienza a succionar que se estimulan todas las terminaciones nerviosas que el pezón tiene, enviando estas una señal al cerebro para que libere dos hormonas específicas: la prolactina y la oxitocina. Por una parte, la prolactina hace que los nutrientes que se obtienen de la sangre se transformen en leche materna y, por otra parte, la oxitocina hace que las células expulsen la leche hasta llegar esta a la boca del bebé. Como veis, nada de esto tiene que ver realmente con el tamaño del pecho.

No temas, tu bebé no quedará con hambre si le das el pechoNo temas, tu bebé no quedará con hambre si le das el pecho

La mastitis sí que podría suponer una complicación durante la lactancia, sobre todo para la madre. La mastitis es una infección que se produce en el pecho a causa de unas grietas que comienzan a formarse ne los pezones, y que hacen que las bacterias tengan la vía libre para entrar al cuerpo de la madre. No solo es una enfermedad muy dolorosa, sino que también provoca que el pecho aumente y comience a segregar pus; además, la madre podrá tener fiebre, malestar, dolores de cabeza y náuseas. De nuevo, esto no tiene nada que ver con el tamaño del pecho, y puede sufrirlo cualquier persona.

Para evitar tener mastitis, lo mejor es vaciar completamente los pechos en cada toma, además de mantener el pecho correctamente limpio. Si ves cualquier tipo de grieta, cuídala y procura que no se infecte.

Otro problema que podría afectar directamente a la lactancia es la llamada hipogalactia, es decir, cuando la madre produce poca leche. Este es un miedo que todas las mujeres tienen, creer que no producirán la leche suficiente como para que su hijo se alimente de forma correcta. La hipogalactia puede ser temporal o duradera, y para solucionarla lo mejor es acudir al médico para que sea este el que dé los consejos más certeros. Pero, de nuevo, esto tampoco tiene nada que ver con el tamaño de los pechos, así que no tengáis miedo si tenéis el pecho pequeño. ¡Vuestro bebé no se quedará con hambre!

Artículos recomendados

1 Comentario

zoila meza

02/09/2017 21:55

Todas las mujeres somos distintas y por ende tendremos siempre diferencias nuestros cuerpos y la manera de estar sanas cada una así como la cantidad de leche que producimos durante y después del embarazo no sera igual nunca, por eso el tamaño de nuestros pechos no influyen en una buena producción, sin embargo una buena dieta si influye mucho y lo natural de tu alimentación es vital, yo halle en las infusiones un complemento ideal a la dieta que me receto el doctor durante mi embarazo, en especifico el Healthy Nursing Tea, un té de Secrets of Tea que es totalmente natural y sin azúcar que me ayudo mucho a tener una alimentación balanceada y a darme el resto de nutrientes de manera natural y poder tener una sana producción de leche para mi hijo, así que a dejar los complejos de lado y a cuidarse. Éxito a todas y bendiciones

0 0

Responder