Menú
Ventajas e inconvenientes de que un bebé duerma en la cama con sus padres
Ventajas e inconvenientes de que un bebé duerma en la cama con sus padres

HÁBITOS

Ventajas e inconvenientes de que un bebé duerma en la cama con sus padres

Debe ser una decisión consensuada y puntual. Es recomendable durante las primeras semanas de lactancia.

Es una buena práctica en las primeras semanas de vidaEs una buena práctica en las primeras semanas de vida

Muchas parejas barajan la posibilidad de dormir con el bebé cuando este nace y durante su crecimiento. Y es que, aunque muchas personas no lo recomienden, tener al pequeño en la cama durante la noche puede tener algunas ventajas e inconvenientes. En Bekia te contamos cuáles son para que tú puedas decidir qué es lo mejor para vosotros y el pequeño recién nacido, tanto a corto como a largo plazo.

Ventajas de dormir con nuestro bebé

Algo que debemos tener siempre en cuenta antes de meter al niño en la cama es si nuestra pareja está de acuerdo con ello. Como todo matrimonio, es muy importante que los integrantes se comuniquen y tomen las decisiones a partes iguales con tal de no afectar negativamente al bebé con peleas o malentendidos innecesarios desde el primer momento y durante su crecimiento.

La ventaja más obvia es que los padres no deberán levantarse de la cama si oyen al bebé llorar. Simplemente cogerlo de su lado y ayudarlo a volver a emprender el sueño. En el caso de la mujer será perfecto para amamantarle tantas veces como sea necesario.

Además el bebé se sentirá protegido por la presencia y calor corporal de sus padres al dormir en la misma cama, lo que le hará sentirse más a gusto que no si estuviese en la cuna en otra habitación. El hecho de tener al pequeño cerca hará que este tenga menos necesidad de llorar fuerte o durante más tiempo porque la madre responderá a la señal de que necesita algo con más facilidad que si estuviese en otra habitación y todos los miembros de la familia se sentirán menos disturbados durante la noche durmiendo mejor que si el bebé estuviese lejos de sus padres.

Hay que evitar que se transforme en una rutinaHay que evitar que se transforme en una rutina

Mejor supervisión ante cualquier anomalía

Aunque el bebé no duerma en la misma cama que los padres, sino con una cuna al lado, esta sensación de proximidad se verá totalmente intensificada si comparten el mismo techo que sus progenitores. Al tenerlo tan cerca los padres podrán identificar con más facilidad si se da alguna anomalía y poder atender al pequeño lo antes posible. Porque aunque tengan un receptor en la habitación, durante el sueño es posible que no oigan los ruidos provenientes de otro lugar de la casa.

La práctica no debe convertirse en rutina
Tener al bebé más cerca hará que despierte al matrimonio más a menudo, pero estos podrán alimentarlo, ayudarlo a dormir o atenderlo con más rapidez y facilidad. Si el bebé duerme en la misma habitación probablemente no pueda ser víctima de cualquier peligro externo, como una mascota violenta o una persona con acceso indeseado a su habitación. Mantener al pequeño en la misma habitación que el matrimonio hace que sea protegido por esto o, que si algo sucede, ellos sean capaces de poder actuar lo antes posible con tal de evitar el peligro.

Por lo tanto, al bebé le encantará saber que no se encuentra solo y desprotegido en una habitación separada durante toda la noche y los padres tendrán la seguridad de tener el bebé cerca y poder atenderlo y cuidarlo más fácilmente y del mejor modo posible durante su crecimiento.

Une vínculos pero puede afectar al sueño del bebéUne vínculos pero puede afectar al sueño del bebé

Inconvenientes de que el bebé duerma con sus padres

Habrá muchos casos en los cuales un miembro del matrimonio no crea que sea buena idea dormir con el bebé en la cama o el cuarto. La desventaja principal será la pérdida de intimidad. El foco de atención tanto para el padre como la para la madre será el niño constantemente. No solamente eso implica que no tendrán relaciones sexuales, sino que su intimidad interpersonal se verá totalmente afectada. Está también bien que los padres tengan su tiempo para ellos mismos y un momento de descanso durante el sueño.

Habrá casos en que también se vean afectados por tener el llanto del bebé tan cerca, en la misma habitación, y eso haga que se vean constantemente preocupados por su pequeño y no puedan descansar bien durante toda la noche. Hay padres que estarán muy preocupados por tener al niño en la misma cama, ya que les dará mucho miedo poder hacerle daño con cualquier movimiento brusco durante el sueño.

Aunque sea placentero, el niño tiene que ser capaz de dormir soloAunque sea placentero, el niño tiene que ser capaz de dormir solo

Una decisión consensuada

Algunos profesionales recomiendan tenerlo en una cuna mejor que en la misma cama por este preciso hecho. Sin embargo, el tener el bebé en la misma habitación hará que sea más dependiente de sus padres y exija más de ellos. Tener su propio espacio le hará saber cuándo es realmente urgente llamar con el llanto a la madre o al padre en mitad de la noche en lugar de saber que está a su servicio para cualquier pequeña necesidad que precise.

Puede que en la pareja haya desacuerdo y uno de ellos termine durmiendo con el bebé y el otro en una habitación diferente. Lo más importante es que haya consenso y eso no afecte a su matrimonio. Quizás más adelante la situación cambie durante su crecimiento y el niño sea finalmente capaz de dormir solito en su habitación sintiéndose protegido y querido igual por sus padres.

Te puede interesar