Menú
Sueños felices y seguros para los bebés
Sueños felices y seguros para los bebés

BUEN DESCANSO

Sueños felices y seguros para los bebés

Los bebés pasan muchas horas durmiendo durante los primeros meses de vida. Por ello los espacios de descanso deben ser los adecuados.

Sueños felices y seguros para los bebésBebé durmiendo de lado

Los bebés, durante sus primeros meses de vida, pasan muchas horas durmiendo. Por eso es necesario pensar para ellos los espacios de descanso adecuados, que sean confortables y, sobretodo, seguros. El moisés primero y la cuna después han de seguir unas pequeñas normas de seguridad y estar situados en un entorno agradable. 

El moisés, la primera cama

Un bebé recién nacido acostumbra a dormir en un moisés, también llamado minicuna. Es una especie de carrito soportado por unas maderas en forma de tijera, con ruedas, que aguantan una superficie blanda protegida por unas telas. Dentro del moisés hay que evitar que haya muñecos. Las almohadas, a esta corta edad, tampoco son necesarias. El colchón debe ser de calidad, no excesivamente blando y que transpire bien.

Coloca al bebé boca arriba o de lado
Para colocar al bebé en el moisés hay que hacerlo siempre boca arriba o de lado, variando el lado alternativamente; colocarlo boca abajo puede provocar el Síndrome de Muerte Súbita de Lactante. Si hay que tapar al pequeño, nunca hay que cubrir la cabeza ni los brazos; estos han de permanecer por encima de la sábana o la colcha.

El moisés acostumbra a tener ruedas para poderlo colocar en cualquier habitación de la casa. Una vez ubicado hay que recordar fijar las ruedas con los frenos que tienen en alguna de ellas. El moisés ha de estar en un lugar libre de humos, alejado de corrientes de aire y con una temperatura adecuada, ni muy fría ni muy caliente. Por la noche es conveniente que la mini cuna se sitúe al lado de la cama de los padres y si no cabe a los pies de la misma para poder coger al bebé cuando llore o reclame tomar el pecho.

Sueños felices y seguros para los bebésBebé durmiendo muy relajado

La cuna

Cuando el bebé ya no quepa en el moisés hay que trasladarlo a una cuna. Normalmente las cunas tienen dos niveles, uno superior y otro más bajo. El primero se utiliza cuando el pequeño aún no es capaz de girarse o incorporarse y es muy cómodo para no tener que bajarlo demasiado. Pero en cuanto el bebé empieza a tener movilidad, esta posición es peligrosa y hay que situar el colchón en la parte inferior.

Los barrotes de las cunas han de tener una distancia entre sí homologada, que impida que el bebé no pueda introducir la cabeza entre medio de ellos. El colchón no ha de ser demasiado blando y ha de cubrir toda la superficie de la cuna. El protector que se coloca para que el bebé no se de golpes con la superficie dura del cabezal ni con los barrotes ha de estar bien cogido y las cuerdas con las que se ata no han de sobresalir ni estar a su alcance. La almohada, a esta edad aun no es necesaria y los muñecos tampoco deben invadir el espacio del sueño.

También puede dormir en la cama de sus padres
En el caso de las cunas también se han de situar, igual que los moisés, en lugares con un ambiente adecuado, sin humos y sin temperaturas extremas.

Cuando se pone a dormir a un bebé en su cuna normalmente se coloca en la habitación del pequeño. Pero existen cunas con ruedas como los moisés que permiten moverlas. También se puede optar por cunas que se acoplan a la cama de los padres para que el bebé pueda colechar.

Bebé durmiendo en la cama de sus padresBebé durmiendo en la cama de sus padres

En ambos casos, tanto cuando el bebé duerme en su moisés o en la cuna, también puede pasar momentos de la noche en la cama de sus padres. En estos casos hay que ir con cuidado para evitar asfixiar al bebé.

El sueño del bebé ha de ser un momento relajante para el pequeño, en el que se encuentre tranquilo y seguro, en un entorno adecuado y siempre cerca de sus padres para poder asistirlo cuando el pequeño lo requiera.

Te puede interesar