Menú
Triple screening: todo sobre la prueba
Triple screening: todo sobre la prueba

EMBARAZO

Triple screening: todo sobre la prueba

La principal preocupación de las embarazadas es que el feto sea portador de anomalías y malformaciones. El triple screening es la respuesta para las futuras madres. Conoce todos los detalles sobre esta prueba.

 Pareja embarazada observando ecografía Futuros padres observando una ecografía

Una de las principales preocupaciones de toda embarazada es asegurarse del buen estado del feto y de que el proceso de gestación se está realizando sin complicaciones. Cada vez son más las posibilidades que las gestantes tienen a su disposición: ecografías 3D, 4D... Ahora bien, una de las pruebas más importantes para descartar malformaciones o problemas neurales en el feto es el triple screening. De hecho, cada vez más comunidades autónomas la practican de forma gratuita y rutinaria.

Es una prueba no invasiva

¿Qué es el triple screening?

Se trata de una prueba de diagnóstico, no concluyente. El triple screening mide el riesgo de que el feto presente alteraciones cromosómicas como trisomía 21 (Síndrome de Down), trisomía 18 (Síndrome de Edwards) y defectos del tubo neural como espina bífida o anencefalia.

El triple test detecta entre el 75 y el 85% de anomalías en el tubo neural y el 60% de los casos de síndrome de Down en las embarazadas menores de 35 años. Para las mujeres de más de 35 años los resultados varían en el caso del síndrome de Down, alcanzando un porcentaje del 75%.

Los resultados de esta prueba no invasiva permiten también identificar embarazos múltiples y el punto más o menos exacto de gestación. No obstante, se debe tener en cuenta que no aporta información sobre el estado real del bebé, sino que se basa en probabilidades.

¿Cuándo se realiza el triple screening?

El final del primer trimestre e inicio del segundo es el momento idóneo para la realización de esta prueba. Las recomendaciones de los expertos varían entre las semanas 14/15 y la 18/20 para efectuar el triple screening.

 Mujer embarazada con la fotografía de una ecografíaMujer embarazada con la fotografía de una ecografía

Pese a que la prueba se realiza cuando los niveles hormonales son más constantes, en ocasiones indica tanto falsos positivos (el resultado indica alteraciones cuando no las hay) como falsos negativos (los resultados no detectan anomalías cuando sí las hay). Este hecho es, sin duda alguna, el principal inconveniente del triple screening.

¿Cómo se realiza el triple test?

Se trata de una prueba sin ningún tipo de riesgo para el feto y la madre. Se basa en tres parámetros concretos. En primer lugar los datos bioquímicos, que se obtienen con un análisis sanguíneo a la madre y que aportan información sobre la proteína plasmática A (PAPP-A), beta-HCG libre, etc. En segundo lugar los datos ecográficos (medición de la translucencia nucal, fecha de la ecografía, edad gestacional...) y por último los datos demográficos como la edad y el peso de la madre, si es fumadora o no...

No tiene ningún tipo de riesgo ni para el feto ni para la madre

Si los resultados obtenidos indican un riesgo elevado de malformaciones o anomalías, posiblemente se recomiende a la mujer someterse a otras pruebas como la amniocentesis o la biopsia coriónica. No bastante, es importante recordar que los resultados son meramente estadísticos y un positivo no indica que el feto sufra alteraciones genéticas, sino que tiene mayor probabilidad de padecerlas.

Embarazada durante una ecografía Embarazada durante una ecografía

Resultados del triple screening

Los puntos de corte arriba mencionados indican el riesgo de alteraciones cromosómicas. En el caso del Síndrome de Down, donde la edad de la madre entra en la variable, el punto de corte se sitúa en 1/270. Un valor inferior a 270 indica un alto riesgo de anomalía, mientras que una cifra superior puede indicar bajo riesgo. En el caso de la Trisonomía 18 el punto de corte se encuentra en 1/100, siendo elevado el riesgo en cifras inferiores a la mencionada.

En conjunto, los valores obtenidos en esta prueba se expresan en MoM (múltiplos de la mediana). Se consideran normales los situados entre 0,5 y 2,5 MoM. El valor normal de los diferentes marcadores es de 1 MoM. Cuanto más alejado esté el resultado obtenido de esta cifra, mayor es la probabilidad de que se presenten problemas.

Te puede interesar