Menú
¿Es posible tratar el TDAH sin medicación?
¿Es posible tratar el TDAH sin medicación?

HIPERACTIVIDAD

¿Es posible tratar el TDAH sin medicación?

El tema de dar medicamentos a los niños con hiperactividad siempre ha llevado consigo gran controversia, pero ¿qué tratamiento se recomienda?

niño con medicamentosLos profesionales deben empezar por terapia psicológica antes de optar por los medicamentos

La polémica que abarca el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es tan amplia, que ha dado lugar a numerosos debates sobre el tema en cuestión. Debido al sobrediágnostico que se está dando en la última década, se pone de manifiesto la preocupación sobre el tratamiento farmacológico para este trastorno. Pues cada año son más los niños que reciben este diagnóstico y se ven sometidos a la medicación como principal tratamiento.

La medicación tiene como objetivo centrar la atención y controlar la impulsividad que muestran algunos niños diagnosticados como TDAH. El medicamento que más se utiliza es el metilfenidato, que es un estimulante derivado de las anfetaminas. Existen dudas sobre su eficacia, ya que hay profesionales que lo recomiendan porque incrementa la producción de la dopamina, neurotransmisor relacionado con la concentración y el aprendizaje; mientras que otros lo desaprueban porque señalan que puede crear hábito o favorecer el desarrollo de otras adicciones, aunque todos ellos están de acuerdo en que consigue aliviar algunos síntomas y mejorar la conducta escolar y familiar en algunos casos. A veces, esta prescripción no es necesaria si estamos ante un caso leve. Sin embargo, muchos investigadores afirman la necesidad de tratar este trastorno no sólo con medicación, sino también con terapias cognitivo-conductuales.

¿Cuáles son los tratamientos no médicos?

En primer lugar, la familia se ha convertido en el activo más importante para la eficacia de los tratamientos no médicos. Aunque el TDAH es cada vez más conocido entre la población, muchos padres con niños que sufren este trastorno se ven incapacitados para abordarlo con eficacia. Las terapias más comunes que se llevan a cabo son las siguientes:

1. Tratamiento psicológico: Normalmente en estos casos se utiliza la terapia cognitivo-conductual, llevada a cabo por psicólogos clínicos, que tiene como objetivo ayudar a los niños y niñas y a sus familias a manejar los síntomas del trastorno, y el impacto que supone en su vida diaria. La intervención se realiza con el paciente y su entorno familiar, para ofrecer un plan de tratamiento personalizado en función de los síntomas que manifieste, las necesidades y las condiciones individuales del niño o niña.

Se utilizan técnicas conductuales como:

- Economía de fichas: se utiliza el reforzamiento positivo (cuando consiguen fichas) y el castigo negativo (cuando pierden fichas). Se establecen las conductas específicas que queremos que los niños lleven a cabo y los premios que se van a dar cuando las realicen.

- Extinción: consiste en reducir la respuesta reforzada a través de un comportamiento indeseado. Por ejemplo, el niño tiene una rabieta porque quiere jugar a la consola y al final sus padres le dejan para que se calme. En este caso, la extinción se realiza sobre el permiso que dan los padres al niño para jugar a la consola tras una rabieta.

Profesora ayudando a un alumnoEs muy importante tener unas pautas de actuación en el aula con los niños con TDAH

Y técnicas cognitivas como:

- Autoinstrucciones: modificar pensamientos para lograr una mayor eficacia en la obtención de una meta y para que los niños aprendan a dirigir su forma de actuar.

- Resolución de problemas: imaginar el pasado y el futuro centrando la atención en los estímulos importantes, autoevaluación reforzada para que los niños sean capaces de hacer una valoración más objetiva sobre lo que hace y sobre cómo reacciona antes los objetos y situaciones, etc.

En resumen, esta terapia consiste en dotar a los niños de habilidades y estrategias para mantener su concentración y mejorar su capacidad de organización. Además, son útiles para reducir los comportamientos problemáticos que pueden aparecer a causa de la incontrolabilidad de los síntomas.

Con respecto a los padres, su formación en este ámbito es fundamental para lograr una armonía familiar, ya que se enseña cual es la mejor forma de interactuar con los hijos en momentos de rabietas, comportamientos desafiantes, etc. También se proporcionan estrategias y hábitos para mejorar la rutina diaria de los hijos que sufren TDAH, como por ejemplo: establecimiento de un horario fijado, ofrecer un ambiente relajado en su tiempo de estudio, etc.

2. Tratamiento psicopedagógico: El colegio es el lugar donde se detecta el TDAH en el alumnado y además, es esencial para manejarlo. Es importante que los profesores reciban la información necesaria sobre este trastorno y, si fuera posible, una formación, con el objetivo de detectar posibles señales y atender a cada alumno para cubrir sus necesidades y mejorar el rendimiento en el aula. Algunas de las intervenciones que se hacen desde la escuela son las siguientes:

- Anticipar y organizar: se trata de trabajar con los alumnos para que sean capaces de estar preparados para realizar cualquier tarea. Por ejemplo, trabajar con su agenda o darle instrucciones sobre lo que tiene que hacer cada día para preparar la mochila y llevar todos los materiales que necesite a la escuela.

- Planificar: proporcionar estrategias para que aprenda a establecer los diferentes pasos que tiene que dar para conseguir una meta. En otras palabras, dividir las tareas para que sea más fácil terminar lo que empieza.

- Establecer rutinas para mejorar la atención del alumno en la consecución de tareas.

- Adaptaciones curriculares: por ejemplo, en casos menos leves, se pueden adaptar los tiempos de exámenes o la modalidad de estos.

Padres con hijo en el psicólogoEl psicólogo es el profesional que aplicará la terapia cognitivo-conductual haya o no medicamentos

¿Cuál es el tratamiento más eficaz?

Cuando se detecta un caso de trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en niños menores de 5 años, se recomienda utilizar como tratamiento inicial la terapia cognitivo-conductual. Esta también se utiliza cuando los padres rechazan el tratamiento farmacológico y los padres y profesores discrepan sobre la frecuencia de los síntomas, tanto en casa como en el aula. Asimismo, se evalúa en qué grado se presenta la inatención e hiperactividad, porque si su grado es leve y tiene un impacto mínimo en la vida diaria del niño, la terapia más aconsejable es el tratamiento psicológico única y exclusivamente.

Sin embargo, en casos donde el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) sea más complicado y produzca un impacto negativo en la vida de los niños y en su entorno familiar, se recomienda llevar a cabo un tratamiento multimodal o combinado, que implica la actuación de un equipo multidisciplinar. Este tratamiento abarca el uso de fármacos, la terapia cognitivo-conductual y la intervención psicoeducativa. Por un lado, el tratamiento farmacológico es el más efectivo para disminuir los síntomas centrales del TDAH. Por otro, el tratamiento psicológico y psicoeducativo está más centrado en ayudar a mejorar las funciones ejecutivas, como la planificación, organización, etc.

Por lo tanto, se ha demostrado que la combinación de utilizar fármacos con la psicoeducación de los niños con TDAH y sus familias, y la intervención psicológica para adaptar y mejorar tanto su entorno como sus habilidades, es el tratamiento más eficaz para obtener mejores resultados en el abordaje de este trastorno.

Te puede interesar