Menú
Síntomas de la escarlatina
Síntomas de la escarlatina

ENFERMEDADES INFANTILES

Síntomas de la escarlatina

La escarlatina es una enfermedad infecciosa más común en niños que en adultos, te ayudamos a identificar sus síntomas.

La escarlatina es una enfermedad infecciosa de tipo bacteriana que se contagia de forma muy rápida y de manera directa. Esta bacteria que la causa pertenece al mismo virus de la amigdalitis, por lo que esta se difunde a través d la tos, el contacto directo con el moco y con la misma saliva. En el momento en el que alguien la padece y estornuda o tose esta penetra en el organismo de quien se encuentra más cerca contagiándolo de dicho virus. Esta es una infección más común en niños que en adultos, por lo que hay que tener mucho cuidado con ella, ya que una complicación puede ser bastante peligrosa.

En la actualidad, la escarlatina es una enfermedad que cada vez se da con menor frecuencia debido a que se encuentra casi erradicada, pero sigue existiendo. Además es muy fácil confundirla con la amigdalitis, que suele pasar en muchas ocasiones, hasta que nos damos cuenta varias semanas después de que la piel comienza a convertirse en una especie de escamas.

Esto es debido a que la escarlatina se presenta en dos fases diferentes:

- La primera fase o fase inicial que consiste en un cuadro de amigdalitis en la que el pequeño sufrirá fiebre muy alta, en torno a 40 grados, dolor de cabeza, de garganta y en algunos casos dolor abdominal y vómitos.

La escarlatina se caracteriza por el sarpullido que aparece en la pielLa escarlatina se caracteriza por el sarpullido que aparece en la piel

- Segunda fase o fase del sarpullido, que es la que la diferencia de un amigdalitis simple, esta comienza en cuanto le salen sarpullidos en la piel a nuestro pequeño. Consiste en una erupción de tono rojizo que sale en el cuello y que poco a poco va avanzando al resto del cuerpo. Estos sarpullidos comienzan a desaparecer en torno a los 4 días que es cuando comienza la piel a descamarse.

Síntomas de la escarlatina en niños

Aunque la escarlatina pudiera parecer que tiene síntomas comunes de cualquier virus, gripe o resfriado, lo que diferencia a esta enfermedad infecciosa es el sarpullido que lo caracteriza. Por tanto si tuviéramos que destacar los síntomas de la escarlatina diríamos que son:

- Fiebre muy alta: que se da sobre todo en los primeros días en los que aparece la enfermedad. Esta ronda los 40 grados, que pueden hacer que los niños se encuentren muy débiles y decaídos.

- La lengua del pequeño puede volverse un poco más blanca de lo habitual, y presentará también algunos puntos rojos, que serán determinantes para saber si se trata de la escarlatina o no.

- Dolor de garganta muy fuerte. Este es uno de los síntomas por los que suele confundirse con la amigdalitis, ya que en este caso al tratarse de la misma bacteria tiene una forma muy parecida. Las amígdalas aparecen muy inflamadas e irritadas y en algunas ocasiones la parte final de la lengua puede estar en un tono blanquecino o amarillento.

- Dolores de cabeza, dolores musculares e incluso dolor de estómago en algunos casos. Esto es lo que llamamos malestar general, nuestro pequeño se va a sentir bastante dolorido y muy decaído.

Los síntomas pueden confundirse, al principio, con amigdalitisLos síntomas pueden confundirse, al principio, con amigdalitis

- Solo en algunos casos los niños presentan un estado de náuseas y vómitos.

Cómo tratar la escarlatina en niños

Sospechar que un niño tiene la infección de la escarlatina para un pediatra es algo bastante sencillo, ya que suele tener un síntoma muy característico, que es el sarpullido que aparece en la piel, aunque para dar un diagnóstico cien por cien seguro este necesitaría tomar una muestra en la garganta del pequeño para ver si existe el estreptococo A, que es el que determina si se trata de escarlatina o no, ya que es el que nos dice cuando hay infección en el organismo y en la piel del niño.

En el momento que el pediatra determine que realmente nuestro pequeño padece escarlatina, le recetará los antibióticos necesarios para su recuperación más rápida y segura. Para ello comenzará con un tratamiento antibiótico para que desaparezca la infección de amoxicilina o penicilina. Este debe tomarse durante al menos 10 días seguidos para que la infección desaparezca de forma efectiva, ya que aunque los síntomas hayan desaparecido antes, puede haber una recaída en nuestro pequeño que puede llegar a ser más grave y más fuerte.

Aunque es poco frecuente, si no realizamos bien el tratamiento la escarlatina puede sufrir complicaciones y estas son la fiebre reumática y la glumerulonefritis.

Te puede interesar