Menú
Cuándo reemplazar el chupete del bebé
Cuándo reemplazar el chupete del bebé

CHUPETE

Cuándo reemplazar el chupete del bebé

Si tu bebé usa chupete habitualmente, ¿sabes cuándo debes reemplazarlo y cambiarlo por otro en mejor estado?

Si tienes un bebé que tiene chupete y que le gusta usarlo, es más que probable que tengas una buena colección por casa. Esto es así porque los chupetes si no se usa un chupetero con frecuencia, es probable que se pierdan... ¡nadie sabe cómo pero se pierden mucho! Parece que los duendes llegan por la noche para llevárselos.

Los bebés dejan caer sus chupetes y se pierden, pero también se ensucian y se lavan una y otra vez. Los chupetes son generalmente seguros para tu bebé, y cuando se usan por la noche, ayudan a prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante. Sin embargo, un chupete mal usado o desgastado presenta un riesgo de asfixia y además es peligroso para la salud de los pequeños.

En este sentido, es necesario ser consciente de que hay que reemplazar los chupetes en cuanto se nota que hay cualquier señal de desgaste. ¿Sabes cuándo hay que cambiar y reemplazar el chupete del bebé? A continuación vamos a indicarte cuándo debes estar más atento/a y así reemplazarlos y sobre todo, proporcionar a tu bebé los que no le causen riesgos de asfixia.

Los chupetes vienen en dos tamaños principalesLos chupetes vienen en dos tamaños principales

Edad apropiada

Los chupetes vienen en dos tamaños principales, según la edad de tu bebé. Después de que tu bebé cumpla 6 meses, reemplaza todos los chupetes por unos de tamaño para bebés de 6 meses o más. Aunque esto también dependerá del crecimiento de tu bebé, porque si tu pequeñi/a tiene un tamaño más bien por el límite del percentil, no será necesario cambiar el chupete y menos si a tu bebé le gusta.

En cambio, si ves que el chupete se está quedando demasiado pequeño en comparación al crecimiento de tu bebé, tendrás que buscar un chupete que tenga la tetina además de más suave algo más grande.

Es importante que las tetinas sean fáciles de lavar y que tenga protector para poderlo guardar sin necesidad de que se ensucie de polvo u otras bacterias. Recuerda que si utilizas un chupete que sea demasiado pequeño para la boca de tu bebé, podría ahogarse con él.

Comienza a desgastarse

Tendrás que supervisar los chupetes ante el desgaste. Reemplaza un chupete si notas que comienza a decolorarse, si tiene desgarros o agujeros. Comprueba si hay puntos débiles en el chupete, especialmente alrededor de la base de la tetina. Un punto débil puede hacer que la tetina se rompa en la boca de tu bebé.

Verifica las tetinas de los chupetes después de lavarlos y desecha cualquier chupete que tenga una tetina que esté pegajoso después de limpiarlo. Siempre que lo limpies deberá tener un tacto suave y listo para utilizar.

La frecuencia con la que necesitas reemplazar los chupetes depende de la frecuencia con que tu bebé los useLa frecuencia con la que necesitas reemplazar los chupetes depende de la frecuencia con que tu bebé los use

Qué debes tener en cuenta

La frecuencia con la que necesitas reemplazar los chupetes depende de la frecuencia con que tu bebé los use. Si solo le das a tu bebé un chupete por la noche para ayudar a prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante, los chupetes deben durar más que si le das a tu bebé un chupete durante el día. 

Además, el hecho de que tu bebé chupe el chupete en lugar de solo mantenerlo en la boca marcará una diferencia en la duración del chupete

También es importante almacenar el chupete preferido de tu bebé y tener varios del mismo modelo por si pierde uno. Si tienes un bebé que está especialmente encariñado con un tipo de chupete entonces no dudes en tener más aunque sean de diferente color, pero así, podrás tener varios para los momentos de emergencia.

Ten un chupete limpio a mano para cuando tu bebé deje caer uno al suelo, se ensucie y no tengas nada para limpiarlo correctamente. Aunque es mejor llevar un chupetero y ponerlo en la ropa de tu bebé para que de esta manera, no se le caiga al suelo.

Para un bebé menor de 6 meses, limpia el chupete con agua hirviendo o pásalo por el lavavajillas. Cuando el niño tiene más de 6 meses, enjuagar el chupete con agua y jabón ya está bien.

Te puede interesar