Menú
El chupete: cómo elegir el más adecuado para tu bebé
El chupete: cómo elegir el más adecuado para tu bebé

ELIGE EL MEJOR

El chupete: cómo elegir el más adecuado para tu bebé

Todos los chupetes son de una sola pieza, sin partes desmontables para que el niño no se las pueda tragar.

El chupete es un gran aliado para tu bebé cuando le salen los dientesEl chupete es un gran aliado para tu bebé cuando le salen los dientes

El chupete es un objeto de plástico y goma diseñado para ser introducido en la boca del bebé con tal de suplementar su necesidad natural de succión y, posteriormente, para calmarle las encías por el dolor que le puede ocasionar la salida de los primeros dientes.

Tipos de chupete

Todos los chupetes son de una sola pieza, sin partes desmontables para que el niño no se las pueda tragar. La tetina puede ser de dos materiales, o bien de látex o de silicona, y puedes elegirla simétrica, anatómica o de gota. Esta parte del chupete es la que quedará dentro de la boca del bebé y debe medir exactamente por ley 33 milímetros.

En la parte posterior de la tetina, la que cubre los labios del pequeño, es lo que llamamos disco y normalmente suele llevar un pequeño asa para poderle quitar y poner el chupete al bebé. Además, sujetado al disco se encuentra una cadenita, también de plástico, para poderle enganchar el chupete a la ropa del niño con tal de no perderlo. Todas las piezas del disco y de la cadenilla están diseñadas para que el niño no pueda tragárselas ni ahogarse.

El chupete es un gran alivio para el bebé cuando le salen los primeros dientes
Cuando escojamos un chupete para nuestro pequeño debemos tener en cuenta qué necesidades tiene el niño, según los meses que tenga. Así pues, durante los primeros meses de vida del bebé es recomendable comprar un chupete con la tetina de silicona. Este material es el más indicado puesto que no absorbe malos olores ni se deforma tras su uso continuado. Además es suave y gentil con la boca y las encías del niño aún tan pequeño.

Posteriormente, mientras le están saliendo los dientes a nuestro niño es recomendable cambiar el material del chupete de nuestro hijo por uno de látex. Como excepción a esta norma están todos aquellos bebés alérgicos al látex que deberán seguir utilizando el chupete de silicona durante también este periodo; cambiamos entonces al látex porque es un material mucho más resistente que la silicona, pero tampoco no daña la boca de los niños.

Los dientes nuevos, al romper las encías, duelen en gran medida. El chupete ayudará a los pequeños a descargar ese dolor que le produce ese cambio en su boca mordiéndolo a la vez que podrá seguir succionándolo como lo hacían con el de silicona para reemplazar ese instinto de succión que tienen todos los bebés durante los primeros años de su vida.

Cuándo ponerle el chupete a tu hijo

El bebé nace con la necesidad vital de succionar que le sirve para alimentarse y para calmarse. Si el bebé no tiene problemas a la hora de succionar la leche del pecho de la madre es recomendable no ponerle el chupete durante los primeros quince meses de su vida.

Hay niños que no quieren chupeteHay niños que no quieren chupete

Aunque las opiniones son diversas hay quienes creen que al colocarle un chupete antes de esos días podemos distorsionar el modo de chupar del bebé y entorpecer así su alimentación al mamar. Así pues, si el bebé mama bien y la madre tiene disponibilidad total para alimentarlo constantemente el chupete no suele ser necesario.

Sin embargo, puede que ella sienta dolores en los pezones, que el niño no succione bien o que rechace directamente el pecho. Si eso sucede, puesto a su necesidad imparable de chupar, el bebé tenderá a chuparse un dedo u objetos que estén a su alcance.

Entonces es inevitable ponerle un chupete de silicona al bebé. La forma del mismo debería ser con la tetina anatómica, porque es la que tiene la forma más similar al pezón de la madre. Algunos niños que maman bien no tienen la necesidad de utilizar el chupete durante los primeros meses de su vida.

No obstante, algunos padres lo utilizan como una forma de calmar al bebé. Por ejemplo, si este se pone nervioso al dormir solo al succionar el chupete se sentirá más tranquilo, ya que estará canalizando sus nervios con el movimiento de succión de sus labios y concentrará sus fuerzas en el mismo.

Algunos niños no sienten la necesidad de usar el chupete
El bebé puede llevar el chupete sin problemas si lo deseamos, pero entre los 24 y los 36 meses ya no tiene esa necesidad vital de succionar, por lo que es entonces cuando deberíamos dejar de ponérselo.

El chupete más adecuado según el niño

Existen varios tipos de chupetes y de tetinas; los materiales son diversos y debemos siempre tener en cuenta las necesidades de cada niño en concreto. Lo que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un chupete para nuestro bebé es el material sobre el cual queremos la tetina, que como ya hemos explicado puede ser de silicona o de látex.

También debemos escoger la forma de la tetina que puede ser anatómica, con la misma forma del pezón de la madre, o bien redonda. Lo bueno de la tetina redondeada es que da igual que el bebé se coloque el chupete del derecho o del revés, puesto que siempre encajará bien.

Sin embargo, con la tetina anatómica debemos tener el cuenta que siempre esté colocada directamente, porque sino no se adaptará a la boca del niño como es debido y puede resultarle incómodo.

Hay un chupete recomendado para cada edadHay un chupete recomendado para cada edad

Una vez ya tenemos la tetina necesaria según la necesidad de nuestro pequeño y nuestros gustos pasaremos a escoger el escudo. El escudo es la parte posterior a la tetina y la que queda por encima de los labios del pequeño. Siempre que cumpla la normativa será de una sola pieza y con los bordes redondeados para que el bebé no pueda ahogarse ni hacerse daño.

Podemos comprar el escudo que más nos guste, ya que hoy en día existen multitud de ellos con muchas formas y colores. Algunos escudos vienen con un tirador que es esa anillita pequeña que sirve para ayudar al bebé a retirar el chupete de su boca. Como existen tantos estilos de chupetes podemos escoger si lo queremos con tirador o sin, según nuestros gustos. Algunos de ellos se venden con cadenillas que podemos enganchar a la parte delantera de la camiseta de nuestro pequeño con tal de que no le caiga el chupete al suelo en un accidente.

Finalmente, podemos encontrar en el mercado chupetes con capuchón que es una funda de plástico la cual sirve para proteger la tetina y que no se ensucie. Lo más importante una vez hayamos comprado el chupete para nuestro pequeño es que lo mantengamos siempre limpio y desinfectado, lo cambiemos cada 2 meses por razones higiénicas y no abusemos de él. Es decir, que le demos el chupete al niño cuando lo necesite y no como modo de hacerle estar callado sin sernos de inconveniencia.

Te puede interesar