Menú
Definitivamente, ¿pueden las embarazadas comer jamón o no?
Definitivamente, ¿pueden las embarazadas comer jamón o no?

DIETA EN EL EMBARAZO

Definitivamente, ¿pueden las embarazadas comer jamón o no?

El que las embarazadas no pueden comer jamón es una verdad a medias, ¿qué secretos esconde la dieta de las mujeres embarazadas?

Tostas de jamónLos embutidos crudos, no sólo el jamón, puedenaumentar el riesgo de toxoplasmosis o listeriosis

Es bien sabido por todas las mujeres, tanto embarazadas como no, que durante este periodo hay algunos alimentos prohibidos, y otros que deben consumirse con algún tipo de restricción para evitar riesgos. Pero la mayoría de las veces no llegamos a saber por qué. Estos alimentos que se eliminan de nuestra dieta conllevan algún riesgo, pero normalmente no son peligrosos para nosotras, si no para el correcto desarrollo del feto. Normalmente son alimentos que pueden hacernos enfermar en cualquier ocasión, pero que solo son peligrosos durante el tiempo de embarazo, ya que a la mujer no embarazada pueden darle solo algunos problemas como vómitos, diarreas, o síntomas parecidos a los de la gripe, pero en el futuro bebé si que podría causar daños importantes.

Las principales enfermedades transmitidas por alimentos de las que debemos protegernos durante el embarazo son la listeriosis y la toxoplasmosis, esta última mucho más conocida y frecuente.

La listeriosis está producida por una bacteria llamada Listeria monocytogenes que puede causar abortos espontáneos, bebé nacido sin vida (mortinato), y en el caso de que llegue a nacer con vida puede hacerlo con muchos problemas, como sanguíneos, respiratorios, meningitis y muchos otros que pueden afectar a distintos órganos.

En el caso de la toxoplasmosis, es transmitida por un parásito, llamado Toxoplasma gondii y puede afectar de forma leve o grave al feto. En el peor de los casos puede producir abortos o muerte tras el nacimiento o enfermedades como trastornos mentales o motrices. Esta es la enfermedad de la que nos protegemos no comiendo jamón durante el embarazo, pero ¿esto es necesario?

Riesgos de consumo de jamón durante el embarazo.

Todo el mundo ha escuchado en laguna ocasión que las embarazadas no pueden comer jamón, no se sabe por qué solo se habla del jamón, cuando en realidad las embarazadas deberían tener en cuenta cualquier embutido no cocinado: jamón, lomo, chorizo, salchichón...etc, dejando fuera los que ya han sido cocinados como el jamón york, pechuga de pavo, mortadela... (esta última poco recomendada por la cantidad de grasa) que se pueden consumir sin peligro, ya que durante el proceso de cocción se destruye el parásito.

Chica con un bocadilloLos embutidos cocidos, como el jamón york, sí que pueden comerse sin temor

Debemos diferenciar dos tipos de embarazadas, que se distinguirán ya con la analítica del primer trimestre. En esta analítica veremos si la persona ha pasado la toxoplasmosis previamente, en este caso ya se la considera una persona inmune, y no tendrá que seguir las pautas de restricción de alimentos para esta enfermedad. En el caso de ser negativo, se considera que no es inmune, y tendrá que cuidarse para no contraer la enfermedad en este periodo.

¿Nada de jamón o con alguna restricción?

Siempre escuchamos que hay alguna matrona que no restringe ni el jamón ni el resto de embutidos no cocinados a las embarazadas a las que lleva el embarazo, chocando con lo que nos aconsejan a la mayoría. Esto es así, porque hoy en día los productos que adquirimos en el supermercado pasan tantos criterios de calidad que es muy difícil que contengan algún parásito, sin embargo, no se puede asegurar 100% que carezcan de él, por lo tanto es mejor no consumirlo, o hacerlo con unas determinadas precauciones. Lo que si está contraindicado por todas las matronas y especialistas es el consumo de embutidos que vienen directamente de matanzas, ya que no han pasado los criterios de calidad que pasan los que compramos.

Podemos congelar el embutido durante 72 horas para asegurarnos que no haya ninguna infección

Siguiendo alguna de estas dos precauciones no necesitaremos restringir estos embutidos de nuestra dieta, y podremos consumirlos con total seguridad.

Otros alimentos con los que debemos tener cuidado.

Para evitar tanto la listeriosis como la toxoplasmosis, además del jamón y demás embutidos deberemos restringir otros alimentos o consumirlos también con alguna precaución. Los principales son los siguientes:

Todas las frutas y verduras deben ser muy bien lavadas para su consumo. Por supuesto no debemos restringirlas en la dieta de la embarazada, ya que nos aportan proteínas y vitaminas necesarias tanto para el desarrollo del feto como para nosotras mismas. Tampoco es aconsejable pelar las frutas, ya que es en la piel donde se encuentra la mayor parte de la fibra, y esta es muy importante, sobre todo en un periodo en el que es muy frecuente el estreñimiento como es el embarazo. Lo que hay que hacer es darles un buen lavado, podemos dejarlas un rato en remojo y frotarlas bien con agua, y después secarlas con un trapo limpio. Actualmente hay una lejía a la venta con la que se pueden lavar los alimentos, pero dándoles un buen lavado y secado no es necesario su uso.

Mujer cocinandoSi cocinamos el embutido a más de 70 grados, entonces podremos comerlos

Los productos lácteos también pueden ser portadores de listeria, por tanto solo consumiremos los que hayan pasado por el proceso de pasteurización. Tanto en la leche, quesos, mantequillas... nos pondrán en la etiqueta si han sido realizados con leche pasteurizada, debiendo evitar los que no lo ponga o ponga que han sido realizados con leche cruda. Como en el caso de las frutas y verduras, tampoco debemos restringir el consumo de lácteos por miedo a la listeria, ya que es importantísimo su consumo para la formación de los huesos del feto, simplemente habrá que asegurarse de que hayan pasado por el proceso de pasteurización.

Con estos simples consejos y precauciones podemos eliminar el riesgo de padecer tanto listeriosis como toxoplasmosis, sin eliminar de nuestra dieta los tan ansiados embutidos ni tener que restringir el consumo de rutas, verduras y lácteos.

Te puede interesar