Menú
¿Por qué NO que bajar la piel del prepucio a los bebés?
¿Por qué NO que bajar la piel del prepucio a los bebés?

PREPUCIO

¿Por qué NO que bajar la piel del prepucio a los bebés?

Hay padres que no saben si deben o no deben bajar la piel de prepucio en los bebés, ¿qué es lo correcto?

Dentro del mundo de la pediatría puedes encontrar diferentes opiniones para una misma cuestión, como es el tema del prepucio en los bebés. Si eres madre o padre de un bebé varón y tienes dudas con respecto a este tema, te las resolvemos a continuación.

En algunos casos, la prevención es importante para evitar posibles consecuencias en el futuro, eso piensan algunos pediatras en cuanto al prepucio del bebé. Con la intención de evitar una futura operación de fimosis, realizan una maniobra con la piel del prepucio del niño cuando aun es bebé.

En este caso, la prevención está totalmente injustificada, ya que esta maniobra resulta muy incómoda para los pequeños, provocándoles un dolor que además no saben explicar ya que son bebés de muy corta edad. Cada vez que el médico realiza esa maniobra, se provoca en el bebé un estado de nerviosismo y ansiedad, pudiendo incluso provocar sangrado y escozor a la hora de hacer pis.

Por lo que es fundamental tener toda la información, de esta forma, si tu pediatra te indica que es necesario realizar esta técnica con tu bebé, tu sabrás negarte y explicarle los motivos a tu pediatra, recuerda que la última palabra la tienes tu o tu pareja, como padres de ese bebé que aun no tiene la posibilidad de expresarse.

La prevención es importante para evitar posibles consecuencias en el futuroLa prevención es importante para evitar posibles consecuencias en el futuro

¿Qué es el prepucio?

El pene está rodeado por una suave y elástica capa de piel, su función es, cubrir y proteger el glande de los agentes externos. El prepucio tiene movilidad, elasticidad y además se auto-lubrica y está unido al glande por el frenillo del pene. El prepucio tiene varias funciones importantes para la salud y la sexualidad del varón, pero cuando hablamos de un bebé la principal característica que hay que tener en cuenta es:

- La protección: El prepucio protege el glande manteniendo el pH y la temperatura a los niveles adecuados. Así la piel exterior se mantiene suave, húmeda y adquiere sensibilidad.

Como cuidar el pene del bebé

Los bebés nacen con la piel adherida al glande, de esta forma se mantiene protegido frente a posibles irritaciones por el contacto con la orina o las heces. También nacen con un aro de piel bastante rígido, que mantiene la piel en su sitio impidiendo así que se pueda retraer. Por lo general, la mayoría de los niños pierden este aro con el paso del tiempo.

Muchos pediatras recomiendan bajar la piel del prepucio forzosamente, cuando aun está muy adherida a la piel, lo que puede causar una distensión grave, además, puede causar lesiones que, en el futuro dificultarán un desarrollo correcto en el pene del niño por romperle la elasticidad. Al llegar a la edad adulta, puede tener problemas para que el prepucio se retraiga y causarle dolor, ya que al romper las fibras elásticas de la piel se produce cicatrización.

Por lo que la mejor manera de cuidar el pene del bebé es no haciendo nada. Nada más que una correcta higiene por su puesto. Desde el nacimiento del bebé, la piel del glande se irá separando progresivamente, y el aro rígido que impide que la piel se pueda retraer, terminará por eliminarse de forma natural.

Deja que tu hijo maneje su cuerpo

La mayoría de los niños aprovechan el momento del cambio del pañal o del baño para tocar su pene, estiran su piel de cualquier manera. Es posible que te asuste este comportamiento y que creas tu hijo se va a hacer daño. Pero nada más lejos de la realidad, aunque se toquen de manera inconsciente, los niños tienen su propio umbral del dolor, si se hiciera daño dejaría de hacerlo. Los niños sienten placer desde muy pequeños, el niño que se toca su pene es porque de aluna manera le proporciona una sensación agradable. Y debes dejar que lo haga por que es un síntoma de salud.

No solo eso, el niño al jugar con la piel de su pene favorecerá la elasticidad de la piel y que la adherencia al glande vaya desapareciendo de forma natural. En la mayoría de los casos, la temida fimosis no se llega a producir, la piel se va retrayendo de forma natural a medida que van pasando los años.

¿Cómo se trata la fimosis?

Puede que aun tengas dudas con respecto a los cuidados que debes proporcionar a esta zona tan delicada de la anatomía de tu bebé. Es del todo lógico y por ello vamos a hablar de la fimosis y cuales son sus tratamientos.

Aunque existen varios grados con diferentes tipos de gravedad dentro de la fimosis, básicamente se trata de un estrechamiento del prepucio, lo que impide que se pueda destapar correctamente el glande y provocando molestias y bastante dolor al paciente.

En función de la gravedad de la fimosis, existen varios tipos de tratamientos por lo que es posible evitar el quirófano. El tratamiento con corticoides resulta muy efectivo en la mayoría de los niños, aplicando una crema específica con corticoides y realizando unas maniobras de retracción suaves y constantes, se logra evitar la cirugía en un alto porcentaje de niños.

Principalmente debes tener en cuenta que la decisión es tuya como padre o madre de ese niñoPrincipalmente debes tener en cuenta que la decisión es tuya como padre o madre de ese niño

La operación debe realizarse solo en el caso de que la fimosis provoque otro tipo de complicaciones. El niño puede sufrir diversas infecciones asociadas a la fimosis como Balanitis o dolor cuando tiene una erección. Incluso puede ser que el niño tenga molestias al limpiarse la zona, esto puede provocar que el niño evite lavarse bien o tocarse para evitar sentir el dolor.

Entonces, ¿debo o no debo bajar la piel del prepucio al bebé?

Principalmente debes tener en cuenta que la decisión es tuya como padre o madre de ese niño. Ningún pediatra en una consulta de ambulatorio puede someter a tu bebé a ninguna maniobra ni técnica que tu no autorices. Es posible entonces que te recomiende hacerlo tu mismo en cada, después de cada baño ya que el calor favorece la vaso-dilatación y la piel está más elástica.

Pero debes ser consciente de que quizá no sepas realizar esa maniobra de forma correcta. Tu bebé se puede poner nervioso y moverse mientras tu manejas esa zona tan delicada. Deja que la naturaleza siga su cuso, aprovecha el tiempo del baño y permite que tu bebé se explore y juegue con su cuerpo.

Seguramente la fimosis desaparezca de forma natural con el paso del tiempo, observa a tu hijo y comenta con tu pediatra cualquier duda que te pueda surgir al respecto.

Te puede interesar