Menú
Pérdida de peso en adolescentes
Pérdida de peso en adolescentes

ADOLESCENCIA

Pérdida de peso en adolescentes

Son muchos los adolescentes que quieren perder peso, pero es necesario tener en cuenta algunos factores...

En la adolescencia muchos de ellos quieren perder peso para poder parecerse a las personas de éxito que admiran, pero en este sentido, hay que tener mucho cuidado para que no caigan en trastornos de alimentación. Pero, ¿qué ocurre si tu hijo adolescente realmente tiene sobrepeso u obesidad? Quizá entonces y por recomendación médica, deba perder peso para mejorar su salud.

Los adolescentes querrán saber dónde acumulan grasa y cómo se pierden en áreas específicas. Todos almacenamos el exceso de grasa en ciertos lugares y siempre parece estar en lugares menos que deseables, como las caderas, los muslos, el vientre, la cintura, la parte superior de la espalda o el pecho.

Entonces, ¿es posible perder grasa en estas áreas y, de ser así, qué ejercicios funcionan mejor? Es necesario hacer algunos ejercicios para poder mejorarlo aunque no significa tener que hacer cientos de abdominales... Pero entonces, ¿qué es lo que funcionará en los cuerpos de los adolescentes?

Para perder grasa hay que quemar más calorías de las que se come y después permitir que el cuerpo y la genética decidan hacia dónde envía esa grasa. La forma más efectiva de conseguirlo es hacerlo con los ingredientes clave y que nunca fallan: dieta y ejercicio.

Los adolescentes querrán saber dónde acumulan grasaLos adolescentes querrán saber dónde acumulan grasa

Ejercicio

Una forma de controlar las calorías es moverse más añadiendo ejercicios estructurados durante el día. Las pautas recomendables es hacer por lo menos de 30 minutos a 1 hora de actividad física al día y varias horas en niños y adolescentes.  Las actividades para realizar pueden incluir cosas como:

  • Montar en bici
  • Patinar
  • Nadar
  • Bailar
  • Caminar
  • Correr
  • Deporte específico

Se queman más calorías en cualquier momento que se aleje una persona de la televisión y del ordenador. El secreto está en mover el cuerpo para perder peso. La clave a seguir es:

  • Elegir las cosas que le gusta. Si no le gustan los deportes de equipo o las actividades al aire libre, puede hacer vídeos de ejercicios en casa o bailar con videojuegos dedicados a eso.

  • Tiene que ser un hábito. Tendrá que reservar tiempo cada día para hacer ejercicio, de modo que se convierta en una parte natural de su rutina.

  • Buscar maneras de moverse más. Puede andar más de la cuenta, caminar más en lugar de coger el autobús, bailar cuando se escucha música en el dormitorio, etc. Encontrar formas de moverse más le ayudará a quemar calorías y estar más saludable.

  • ¿Necesita más ayuda? Si desea hacer ejercicio pero tu hijo adolescente no sabe por dónde empezar, habla con él para saber si le interesa apuntarse al gimnasio, trabajar con un entrenador personal o hacer ejercicio contigo para que le guíes en el proceso.

    Los adolescentes que deben perder peso pueden hacer ejercicio y controlar las calorías que ingieren a través de una dieta saludable.
Lo que es imprescindible es que tanto los padres como el personal médico le estén haciendo un seguimiento no solo de los progresos si no también de que el ejercicio que realiza y la dieta que sigue es saludable para él/ella.

Cuidar las calorías

Además de ser más activo, observar lo que se come es otro componente importante de perder peso. Puede resultarle útil contar con la ayuda familiar y de sus amistades. Cuando compres habla con tus hijos adolescentes para que sea consciente de cuáles son las decisiones más saludables y permite que seleccione los alimentos en la compra y también, que prepare los alimentos contigo. Otras formas de reducir calorías innecesarias incluyen:

  • Cuidar lo que se bebe. Evitar los refrescos, los zumos o las bebidas deportivas porque aportan calorías innecesarias y no ayudan a la nutrición. Para ahorrar calorías y estar bien hidratado lo importante es beber agua. Las personas solo necesitan agua para sobrevivir (además de seguir una alimentación saludable).

  • Frutas y verduras. La mayoría de las frutas y verduras son altas en fibra y nutrientes, mientras que también son bajas en calorías. Eso significa que te llenarás más rápido y comerás menos. Intenta comer frutas como tentempié o antes de las comidas para reducir las calorías sin sentir hambre.

  • Evitar la comida rápida. La comida rápida o comida basura es muy poco recomendable. Aunque no es malo tomarlo de manera muy ocasional, es necesario evitar comer este tipo de alimentos incluso una vez por semana... Muy de vez en cuando puede pasar... Pero si es nada, mucho mejor.

  • Evitar comer sin sentido. Hay veces que los adolescentes pueden sentir hambre por la tarde, pero es necesario evitar los alimentos dulces, las galletas u otro tipo de tentempié poco saludable. Es mejor tener opciones más saludables. Es necesario prestar atención a otras razones por las que se puede comer, como estar aburrido, cansado o sentirse triste. Comer emocionalmente solo empeora las cosas y no hace que los problemas desaparezcan.

    La pérdida de peso saludable y permanente es un proceso gradual e impredecibleLa pérdida de peso saludable y permanente es un proceso gradual e impredecible

Comer regularmente a lo largo del día también es importante para mantener saludable el metabolismo  y tener al cuerpo alimentado para tener suficiente energía. Uno de los errores más grandes que se comete es tratar de encontrar atajos o soluciones rápidas para perder peso rápidamente. Este tipo de atajos pueden ser contraproducentes rápidamente, por lo que cosa como: saltarse comidas, hacer dietas de moda, tomar pastillas o cualquier producto para adelgazar, tomar suplementos para adelgazar, comer poco o hacer ejercicio excesivo nunca serán buenas ideas.

No hay atajos

Aunque es posible que quiera perder peso rápidamente para el verano, el primer día de clases o las vacaciones en la playa,  no hay atajos. La pérdida de peso saludable es un proceso gradual. Aunque una solución rápida puede ayudar temporalmente a perder peso, volverá una vez que regreses a tu rutina normal.

La pérdida de peso saludable y permanente es un proceso gradual e impredecible, por lo que es imposible decir  cuánto peso perderá una persona o qué tan rápido la perderá. La conclusión es que todos somos diferentes y todos perdemos peso a diferentes velocidades según: la edad, el género, el peso inicial, los genes, la dieta, el nivel de actividad y el estilo de vida.

Tu hijo adolescente debe saber que si comienza a hacer ejercicio y a comer bien, la báscula no siempre reflejará los cambios que su cuerpo está haciendo. Es posible ganar músculo y perder grasa, lo que no se mostrará en el peso, incluso si la ropa queda mejor que antes.

Te puede interesar