Menú
Por qué hay padres que pegan a sus hijos (y por qué no deben hacerlo)
Por qué hay padres que pegan a sus hijos (y por qué no deben hacerlo)

CASTIGO FÍSICO

Por qué hay padres que pegan a sus hijos (y por qué no deben hacerlo)

Aunque parezca increíble, aún existen padres que pegan y usan el castigo físico con sus hijos, ¿por qué lo hacen?

El castigo corporal a los niños está penado por la ley. El castigo físico no educa ni es efectivo y pone en riesgo a los niños de padecer severos trastornos emocionales. Pero aún sabiendo esto, aún hay familias que pegan a los niños y que castigan físicamente... Afortunadamente hay una tendencia a dejar el castigo corporal a un lado, pero es necesario erradicarlo del todo.

Para muchos padres, usar el castigo corporal en sus hijos es algo que ven como una decisión personal. Lo ven como una herramienta importante, efectiva y útil para enseñar a los niños cómo comportarse, y muchos que creen que el castigo físico no es tan dañino, pero sí que lo es. Pero, ¿por qué hay padres que aún pegan a sus hijos sabiendo que no educa y que además está penado por la ley?

Experimentaron el castigo corporal de pequeños

Hay padres que experimentaron el castigo corporal ellos mismos de pequeños y no lo ven como algo malo. Cuando se pega a un niño pueden crecer con serios problemas emocionales. Hay muchas cosas que se hacían hace 10 o 20 años que no se hacen hoy, como no usar el cinturón de seguridad en los coches o no usar los cascos de bicicleta. Pero hoy, no pondrías a un niño en una bicicleta sin casco... la sociedad cambia y evoluciona, o así debería ser.

Hay padres que experimentaron el castigo corporal ellos mismos de pequeños y no lo ven como algo maloHay padres que experimentaron el castigo corporal ellos mismos de pequeños y no lo ven como algo malo

Si tus padres te pegaron de pequeño no significa que debas repetir el patrón con tus hijos, porque no es necesariamente bueno hacerlo. ¿Cómo te sentiste cuando te pegaban en la infancia? ¿Realmente aprendías la lección o seguías el mal comportamiento? ¿Temías a tus padres u odiabas lo que te hacían?

Piensan que así los niños escuchan

Los niños así no escucha, se bloquean emocionalmente. El castigo físico puede detener la conducta en ese momento, pero a la larga, el dolor y el miedo pueden evitar que los niños aprendan las lecciones que los padres intentan enseñarles. En realidad no les enseña a los niños a comportarse de la manera en que los padres los quieren, y puede tener el efecto contrario. No les enseña por qué lo que hicieron estuvo mal o lo que deberían hacer la próxima vez.

Piensan que si no crecerán siendo 'mimados'

Algunos padres creen que si no se les castiga corporalmente los niños crecerán siendo demasiado 'mimados'. En realidad los niños pueden crecer siendo educados, amables, respetuoso y buenos sin que nunca nadie les ponga la mano encima. El castigo corporal no es nunca una alternativa a la educación de los niños. Se necesita una combinación de disciplina firme y afectuosa sin el dolor o el miedo del castigo físico.

Algunos padres creen que si no se les castiga corporalmente los niños crecerán siendo demasiado 'mimados'Algunos padres creen que si no se les castiga corporalmente los niños crecerán siendo demasiado 'mimados'

Las personas que están en la cárcel o los niños que son delincuentes probablemente hayan sido castigados corporalmente tanto o más que los niños que son obedientes o adultos que no lo son.

Porque piensan que nada más funciona

Cuando un padre o madre carece de habilidades educativas ya sea por desconocimiento o falta de recursos para aprender a educar correctamente, piensan que castigar físicamente les hará ser mejores padres y ganarse el respeto de sus hijos. Pero nada más lejos de la realidad. La crianza de los hijos se basa en la consistencia y en dar a los niños consecuencias realistas, como quitar 24 horas la televisión, el tiempo en el ordenador o de los videojuegos durante una semana o hacer que los niños realicen tareas adicionales por comportarse mal o romper las reglas.

Hay padres que pegan a sus hijos para defenderse de ellos cuando éstos les pegan, pero si esto ocurre es porque el problema de crianza que hay detrás es mucho más grande y grave y deberá ser trabajado por un profesional de la psicología infantil o un profesional de asesoramiento familiar en resolución de conflictos familiares. Los niños deben aprender a entender y controlar las emociones para saber que la agresión no es una forma de comunicación correcta cuando hay un problema y para conseguirlo, tendrás que ser su mejor ejemplo cada día.

Te puede interesar