Menú
Los niños pequeños también deben realizar tareas domésticas
Los niños pequeños también deben realizar tareas domésticas

TAREAS DOMÉSTICAS

Los niños pequeños también deben realizar tareas domésticas

Los niños más pequeños de la casa... ¡también deben realizar las tareas domésticas! Descubre por qué es importante.

¿Qué te parece tener ayuda en las tareas del hogar al mismo tiempo que construyes la autoestima y el sentido de responsabilidad de tus hijos pequeños? Hay tareas domésticas simples que pueden realizar los niños más pequeños de la casa. Tareas como poner comida a las mascotas o limpiar la mesa del polvo le transmiten un mensaje muy importante a tus hijos pequeños: son un miembro contribuyente de la familia.

Las tareas son importantes

Darle a tu hijo tareas domésticas tienen beneficios, no solo para el hogar si no para el desarrollo personal de los hijos. Cuando los niños hacen las tareas, sienten que están contribuyendo a algo importante para la familia... ¡y eso es algo grande para ellos!

Después de que su niño en edad preescolar pone la mesa y luego todos se sientan a comer, ella puede hacer la conexión de que tuvo un papel importante en la preparación de la comida. Cuando él arregla los calcetines y luego papá usa un par, tu hijo aprende que su ayuda es importante.

A medida que tu hijo aprende a ser responsable y te enorgulleces de su trabajo haciendo tareas, pronto se convertirá en rutina. Ayudar en la casa no será algo que teman, sino algo que disfrutan hacer, algo que apreciará a medida que crecen y podrán ayudar cada vez en más cosas.

Una buena manera de ayudar a tus hijos es hacer un seguimiento de sus tareasUna buena manera de ayudar a tus hijos es hacer un seguimiento de sus tareas

Añadir las tareas

Comienza desde que tu hijo es bastante pequeño. Es fácil para un niño pequeño sentirse abrumado cuando se enfrenta a recoger un dormitorio lleno de juguetes. No saben por dónde empezar y si nadie les guía y les ayuda, acabarán rindiéndose. Si esto ocurre puede acabar teniendo una rabieta o quejarse de que no quiere hacerlo.

En lugar de decirle a tu hijo: "recoge todos los juguetes", es mejor que le des instrucciones específicas como por ejemplo: "Por favor, guarda los coches en su sitio". Una vez que haya terminado la tarea, podrás pasar a otra cosa y decirle algo como: "¡Muy buen trabajo! Ahora toca recoger los colores".

Las instrucciones deben ser simples porque los niños pequeños tienen períodos de atención más cortos por lo que tendrán que ser tareas fáciles de completan y evitar el aburrimiento. Tendrás que darles instrucciones para que haga cosas que sea capaz de hacer para evitar que se sienta decepcionado o frustrado. Pero si hace bien su trabajo y le elogias por su esfuerzo, es probable que quiera hacer más. Lo más importante es que pases tiempo con tu hijo y que le ayudes a conseguirlo, su mayor tesoro es pasar más tiempo a tu lado interactuando contigo.

Puedes crear un cuadro de tareasPuedes crear un cuadro de tareas

Piensa en el esfuerzo y no en cuáles son los resultados

Incluso el niño más pequeño puede ayudar en casa. Solo tienes que recordar que lo que realmente importa es el esfuerzo y no el resultado final. Lo que importa no es que haga las cosas bien siendo tan pequeño, si no inculcarle buenos hábitos para que tu hijo crezca y entienda lo importante que es colaborar en casa.

Por complicado que te resulte no corrijas el trabajo que ha hecho tu hijo. Si hace su cama y está mal hecha, resiste la tentación de poner mejor la cama. Porque si rehaces su trabajo le estarás enviando un mensaje doloroso: que sus esfuerzos no fueron lo suficientemente buenos. Lo correcto es elogiarle por el esfuerzo que ha empleado haciéndolo. Con el tiempo, a medida que crezca y se acostumbre a la tarea, podrá perfeccionar su técnica.

¡Recompensas!

Por supuesto, una buena manera de ayudar a tus hijos es hacer un seguimiento de sus tareas, puedes crear un cuadro de tareas y si cumplen con sus objetivos semanales (teniendo en cuenta que importa más el esfuerzo que el resultado final), podrán tener una recompensa por ello. La recompensa puede ser un premio a elegir entre todos que no cueste dinero y sobre todo que les haga sentir bien, como salir al parque o tomar un helado juntos.

Te puede interesar