Menú
Cómo mejorar la inmunidad del bebé
Cómo mejorar la inmunidad del bebé

SISTEMA INMUNE

Cómo mejorar la inmunidad del bebé

Si quieres que tu bebé tenga un sistema inmune mucho más fuerte,no te pierdas estos consejos para los recién nacidos.

El proceso de desarrollo de la inmunidad de su hijo es fascinante y complejo. Los sistemas inmunes del feto se desarrollan en un ambiente estéril y protegido, por lo que carecen de antígenos, la sustancia que estimula la producción de los anticuerpos necesarios para ayudar a combatir las infecciones y otras dolencias.

Poco después del nacimiento, los recién nacidos están expuestos al mundo lleno de bacterias, virus, hongos y parásitos... deben comenzar a defenderse inmediatamente. Desafortunadamente, enfermarse es parte del crecimiento de cualquier ser vivo. Los niños en realidad fortalecen su sistema inmunológico cuando están luchando contra insectos y gérmenes. Proteger de todos los gérmenes a tu hijo es una tarea imposible, hay muchas maneras en que pueden ayudar a aumentar la inmunidad de tu pequeño.

Estrategias de control de infecciones

Vacunas

La inmunización materna (antes o durante el embarazo o inmediatamente después del parto) se ha convertido en una estrategia simple, segura y económica para proteger a su recién nacido. Consulta a tu ginecólogo / obstetra sobre las últimas recomendaciones.

Además, las vacunas son necesarias para todas las personas y debes proteger a tu hijo desde el nacimiento con las vacunas que debe seguir según el calendario establecido por sanidad de la localidad que vives.

Leche materna

La leche materna contiene anticuerpos, inmunoglobulinas, citocinas y una serie de factores inmunes para ayudar a desarrollar la inmunidad de tu recién nacido.

Higiene en las manos

Es necesario que te laves las manos antes de estar con tu bebé recién nacido y haz que todas las personas que quieran estar en contacto con tu pequeño también tengan las manos limpias. Si algún familiar está enfermo no le permitas ver a tu bebé hasta que esté recuperado. También tendrás que lavarte las manos después de tocar comida, de ir al lavado o después de haber estornudado o tosido.

Es necesario que te laves las manos antes de estar con tu bebé recién nacidoEs necesario que te laves las manos antes de estar con tu bebé recién nacido

Dieta saludable

Es necesario que la madre que está embarazada o que amamanta sigue una dieta saludable y equilibrada que tenga una gran variedad de frutas y verduras que le proporcionará al pequeño todas las vitaminas y nutrientes esenciales. La mamá también tendrá que beber mucha agua y evitar el azúcar refinado en la dieta.

Evitar el uso de antibióticos de forma innecesaria

Recuerda que solo son efectivos contra infecciones bacterianas y no contra virus, por lo tanto, cuando se lo receten a tu hijo, siempre confirma el diagnóstico. Ha habido un aumento en el uso inapropiado de antibióticos que podría provocar efectos secundarios innecesarios y resistencia a los antibióticos.

En las guarderías

Cuando lleves a tu bebé a una guardería tendrás que hablar sobre las políticas de control de infecciones, como el etiquetado de las botellas, cómo es la higiene con los bebés o el protocolo cuando hay piojos o niños enfermos.

Ambiente tranquilo y libre de estrés

Esto significa crear bienestar integral centrándote en tu mente y en tu cuerpo. Mantener tu hogar feliz y tranquilo ayuda a la buena salud y el bienestar de la familia en general, sobre todo la tuya y la de tu bebé recién nacido.

Los niños sanos que consumen una dieta bien equilibrada no necesitan suplementos multivitamínicosLos niños sanos que consumen una dieta bien equilibrada no necesitan suplementos multivitamínicos

¿Suplementos?

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los lactantes alimentados exclusivamente o parcialmente reciban suplementos de vitamina D (400 UI / d) comenzando poco después del nacimiento y continuando hasta el destete a la leche entera fortificada con vitamina D.

También se recomienda hierro suplementario a partir de los cuatro meses hasta la introducción de alimentos que contienen hierro, generalmente a los seis meses. Los niños deben someterse a un examen de detección de la deficiencia de hierro y la anemia por deficiencia de hierro al año.

Los niños sanos que consumen una dieta bien equilibrada no necesitan suplementos multivitamínicos / multiminerales y deben evitar aquellos que contienen dosis de micronutrientes que exceden los subsidios diarios recomendados.

Te puede interesar