Menú
¿Es mejor un parto natural o una cesárea?
¿Es mejor un parto natural o una cesárea?

PARTO O CESÁREA

¿Es mejor un parto natural o una cesárea?

No siempre se puede controlar que cuando se trae un hijo al mundo sea por parto natural o cesárea, pero, ¿qué opción es mejor?

Las mujeres embarazadas piensan en su momento de dar a luz a su bebé. Durante meses se preguntan cómo será, de qué manera, si sentirán mucho dolor o será rápido. Una de las preguntas habituales que se hacen es si será mejor tener a su hijo de parto natural o por cesárea. Descubramos qué es mejor.

En España es más frecuente dar a luz por la seguridad social, y ahí se intenta en primer lugar un parto natural o vaginal. Por la privada suele haber más debate y en muchos más casos se decide desde un primer momento la cesárea como método, por diferentes motivos, como son los económicos. En otros países se tiene más en cuenta la opinión de la mujer respecto a cómo quiere tener a sus hijos.

Es normal que las mujeres deseen un parto rápido e indoloro, es por ello que en si piensan en el momento de su parto y durante los meses de su embarazo, suelen plantearse una cesárea. Las mujeres no tienen la última palabra, sino el facultativo médico al frente y que estará presente durante la operación. La cirugía se utiliza como última medida y frente a dificultades surgidas.

En muchas ocasiones, pese a toda previsión, llegada la hora del parto, puede cambiarse de opinión y método, y tras analizar la situación de la madre, el posible sufrimiento del bebé, la decisión se torna hacia la cesárea para evitar males mayores. Por regla general se espera lo suficiente a que la madre dilate y pueda parir por sí sola, cuando esto es inviable, se lleva a quirófano.

La cesárea se utiliza para asegurar la salud y protección de madre e hijoLa cesárea se utiliza para asegurar la salud y protección de madre e hijo

La cesárea

La cesárea se utiliza para asegurar la salud y protección de madre e hijo, frente a problemáticas que surjan, sobre todo a última hora. La cesárea por lo tanto no ha de convertirse en una elección personal para pasar por un parto vaginal o natural. El bebé sale del vientre de su madre por una incisión realizada en la parte baja del abdomen y el útero. La intervención se trata de cirugía mayor. Se utiliza anestesia, epidural, en la zona a cortar. Debe tenerse en cuenta que si la cesárea no es programada pueden sufrirse contracciones y dolor intenso hasta la toma de la decisión. La cesárea puede suponer riesgos para madre e hijo.

Ventajas:

-Inexistencia de dolor durante el parto ya que la zona permanece dormida, sí molestias.

-La duración de la operación es corta.

-Si la cesárea se programa puede conocerse el día del nacimiento del bebé.

-El padecimiento de incontinencia urinaria es bajo.

Desventajas:

-Puede perjudicarse a otros órganos o infección.

-El postparto es doloroso y de lenta recuperación.

-Durante el parto no existe estimulación de los sentidos del bebé.

-Es recomendable esperar un año para volver a quedarse embarazada y no tener más de tres partos por cesárea.

-El padre no puede estar presente en el momento del parto, ni la madre coger al bebé recién salido del vientre.

-Cuando la madre llegue a la habitación, será el padre quien haya tenido el piel con piel con el niño y debe dársele rápidamente a la madre si quiere amamantarle e iniciar así ese apego.

-Los bebés que nacen por cesárea poseen menos defensas en su primera exposición a las bacterias. Es por esto que al nacer, para proteger al bebé lo idóneo es darle una alimentación a base de leche materna. El bebé recibirá células inmunitarias de su madre.

El parto natural

Con el parto natural el bebé sale por la vagina de su madre. Las contracciones las sienten quienes vayan a parir por la vagina lo mismo que a quienes les hagan una incisión en el abdomen, a última hora. La mujer siente y presencia todo a su alrededor, dolores, emoción... es más partícipe y conocedora de las decisiones médicas e interviene en su propio parto.

La madre, recién nacido su hijo, puede tomarle en brazos. En cuanto al parto vaginal, la mujer puede decidir no ponerse la epidural y sentir más intensamente los dolores, poder empujar y tener mayor sensibilidad de sus extremidades inferiores y que su ingesta no afecte en absoluto al bebé aún no nato. No será denominado natural, sí vaginal, cuando se hace uso del fármaco con tal de aliviar el dolor.

Ventajas:

-Las mujeres participan de su parto en todo momento. La cooperación médico, matronas y madre es esencial.

-No implica cirugía. El postparto será más fácil, sin tanto reposo ni molestias.

-La madre pierde una cantidad de sangre menor en el parto.

-Existe menor probabilidad de infecciones o endometritis.

-Los pulmones del bebé se preparan para su salida al exterior en el momento de pasar por el canal de parto. La adaptación a su vida extrauterina es más sencilla.

-Durante el parto se produce una estimulación de los sentidos del bebé.

-Puede tenerse pronto más hijos.

-El padre puede estar presente durante el parto.

La madre, recién nacido su hijo, puede tomarle en brazosLa madre, recién nacido su hijo, puede tomarle en brazos

En cuanto a las desventajas

:

-Dolores muy intensos (sobre todo si no se hace uso de la epidural).

-Puede desgarrarse el perineo.

-Puede ser precisa una episiotomía o corte en la vagina.

-Probabilidad de incontinencia urinaria o disfunción sexual.

-El parto puede durar muchas horas.

Conclusiones sobre los dos métodos de parto

En España la mujer no puede decidir qué tipo de parto desea, sobre todo si va por la seguridad social. Médicos poseen sus propias ideas acerca de cada método, pero bien es cierto que el cuerpo de la mujer está preparado biológicamente para el parto donde el bebé sale por el conducto vaginal, y sin intervención médica. Es decisión de la madre que se lleve a cabo con o sin epidural.

Llegado el momento y ante dificultades surgidas, que pongan en riesgo la salud del bebé o la madre, la opción es unánime y realizará una cesárea. Es conveniente recalcar que pese a todo pronóstico, llegado el día, si ocurren problemas, todo puede derivar en otras actuaciones. La recuperación de la cesárea, sin duda alguna, es peor y más larga. Puede ser necesaria incluso la ayuda de los familiares durante semanas para que la madre afronte su vida diaria.

La cesárea puede salvar vidas en momentos cruciales y complejos, no obstante, el parto natural es la opción más segura tanto para madre como para hijo. Lo más importante es que la mujer, estando embarazada se informe, pregunte, lea y consulte datos. Hablar con profesionales médicos puede dar cierta seguridad, de hecho estaría bien pedir diferentes opiniones. Saber implica no temer y afrontar la situación con más entereza y fuerza.

Te puede interesar