Menú
Lecciones de dinero que te enseñan tus hijos
Lecciones de dinero que te enseñan tus hijos

DINERO

Lecciones de dinero que te enseñan tus hijos

El dinero es necesario en la vida... pero tus hijos te enseñarán algunas lecciones cada día de vuestra vida... ¡y tú a ellos también!

En el mundo de una persona con problemas económicos puede ser complicado conseguir buen humor, por lo que en muchas ocasiones las conversaciones del dinero son algo serio. Es cierto que el dinero no aporta felicidad, pero sí que ayuda a vivir mejor y a sentirse bien con la vida que se lleva.

Desde que los niños son pequeños es necesario enseñarles el valor del dinero y cómo éste, cuesta sacrificio ganarlo y que a la hora de gastarlo, hay que hacerlo con responsabilidad. Cuando el dinero se gana es una recompensa de satisfacción por haberlo conseguido haciendo las cosas bien. La sabiduría convencional dice que el trabajo duro y la persistencia son lecciones vitales para tener un enfoque saludable de las finanzas y esto es lo que tienen que aprender tus hijos adolescentes.

Tus hijos también enseñan sobre el dinero

Los niños y los adolescentes usan mucho su imaginación constantemente y para ello, no es necesario el uso del dinero. Los niños y adolescentes también te pueden enseñar algunas lecciones sobre el dinero, pero debes estar atento/a para entender lo que te quieren decir desde su subconsciente.

Los niños te enseñan que aunque sea necesario el dinero para comprar ciertas cosas, no todo se compra con el dinero. La felicidad de estar en familia no tiene valor y eso te lo enseñan tus hijos. Esas tardes juntos en casa, jugando con cajas de cartón o simplemente cantando, no valen dinero y en cambio, te llenan el corazón de felicidad.

Las experiencias y vivencias en familia son mucho más importantes que lo materialLas experiencias y vivencias en familia son mucho más importantes que lo material

Dicen que el dinero no puede comprarte felicidad, pero su falta puede hacerte miserable. Preocuparse por el dinero y hacer esos pagos mensuales de facturas y cuotas escolares, asegurando que haya comida en la despena y en la nevera puede traer infelicidad y ansiedad no solo a ti, si no a todos los padres que deben pagar facturas a final de mes.

El enigma intrínseco del dinero es que realmente importa, pero si lo guardas, lo cuidas y haces que crezca ahorrando, no tiene que importar tanto como te enfocas en tus pasiones en la vida. Al mismo tiempo, vivir en la casa más grande o conducir el coche más caro no significa nada si no eres feliz contigo mismo y no sigues tu pasión. Usar el dinero para crear recuerdos y compartir esos momentos especiales con quienes amas es lo que más debe importar. Las experiencias y vivencias en familia son mucho más importantes que lo material.

Lo que debes decirle tú a tu hija

Una vez que aprender lo que realmente importa cuando eres padre o madre gracias a tus hijos, ellos también deberán aprender ciertas cosas de ti. Hay algunas cosas que tus hijos deben aprender desde ya:

  • Cuida el dinero y el dinero te cuidará. Si tienes que elegir entre unos zapatos caros y viajar a un lugar nuevo: ¿qué será más preciado para ti? Quizá sea mejor comprar unos zapatos más económicos y disfrutar del viaje, ¡2x1!

  • Hay que planificar el futuroHay que planificar el futuro

  • Hay que planificar el futuro. Los tiempos difíciles pueden aparecer en cualquier momento por lo que es necesario planificar el futuro y ahorrar para tener seguridad financiera. Es necesario ahorrar aunque sea del 10 al 20% de las ganancias mensuales.

  • El mayor regalo del dinero es la independencia. Uno de los mayores regalos que el dinero puede dar es la independencia, y vale la pena esforzarse para que puedas vivir la vida en tus propios términos, sin estar encadenado a una deuda creciente o depender del trabajo de otros.

  • Es necesario valorar las cosas, hasta cierto punto. Es necesario valorar esas cosas que puedes tener pero también ser capaz de encogerte de hombros si se rompen y atesorar aquellas cosas que no pueden ser reemplazadas, y el dinero nunca puede realmente comprar. Disfruta de los éxitos en el trabajo, y valora el tiempo así como a tus familiares y amigos.

  • Trabaja duro e inteligente. Es necesario trabajar duro e inteligentemente, pero recuerda ese viejo dicho: No encontrarás a nadie en sus últimos momentos deseando haber pasado más tiempo en la oficina.

Te puede interesar