Menú
Cómo enseñar a tus hijos a ser buenos amigos desde casa
Cómo enseñar a tus hijos a ser buenos amigos desde casa

HERMANOS

Cómo enseñar a tus hijos a ser buenos amigos desde casa

La relación de tus hijos entre ellos, será muy importante para que aprendan a ser buenos amigos fuera de casa.

La amistad es muy importante en la vida de las personas. Ya se sabe, es mejor tener pocos amigos, pero de buena calidad. Pero para ser un buen amigo, un niño primero deberá aprender a ser un buen hermano. Porque tener hermanos es ser amigos de sangre, en el presente y el futuro.

La relación que se tiene con los hermanos marca la diferencia con las relaciones que se tienen con otras personas. Cuanto mejor se es como hermano, mejor se es con la pareja y con los amigos. Todos los hermanos tienen diferencias, cada uno tiene su propia idiosincrasia y ello, puede causar lucha y rivalidad entre ellos. La diferencia de edad, el género y el orden de nacimiento en conjunto también son factores críticos que afectan a cómo las relaciones entre hermanos se desarrollarán y perdurarán con el tiempo.

Si tienes un hermano/a sabrás lo importante que es tenerlo en tu vidaSi tienes un hermano/a sabrás lo importante que es tenerlo en tu vida

Tener un hermano es tener un amigo

Si tienes un hermano/a sabrás lo importante que es tenerlo en tu vida. El vínculo entre hermanos es fundamental para la felicidad de tus hijos ahora y en el futuro, y es por eso que es importante que ayudes a tus propios hijos a vincularse, llevarse bien y convertirse en mejores amigos.

No solo puede un hermano ser un compañero de juegos cuando eres pequeño, pueden convertirse en tu confidente y en tu pilar de apoyo a medida que se envejece. Es por eso que ayudar a tus hijos a ser mejores amigos ahora es uno de los mejores regalos que puedes darles como padre y madre... Esto le ayudará a aprender a ser buenos amigos fuera del hogar. Si quieres ayudarle, no te pierdas estos consejos.

No compares a tus hijos

Ya sea en forma positiva o negativa, las comparaciones fomentan la división y el conflicto entre ellos que pueden tener efectos negativos duraderos. En cambio, alienta sus diferencias. Esto no solo los convertirá en adultos más adaptables, sino que les ayudará a aprender unos de otros y a celebrar su singularidad al ver el valor en personas que piensan o se comportan de manera diferente a ellos mismos.

Trabaja la bondad entre ellos

Hágales saber que ser amable con los demás es tan valioso como las calificaciones o los deportes en vuestro hogar. Realiza actividades para trabajar la bondad, para que sean amables unos con otros, para que se alegren de los logros de los demás aunque ellos no logren los mismos éxitos.

Trabajo en equipo

Una familia debe ser un equipo, y así lo deben sentir los hijos. Es necesario crear oportunidades para el trabajo en equipo en lugar de la rivalidad. Como padre o madre, esto podría ser tan simple como reemplazar frases del tipo: "Quienquiera que limpie su habitación primero podrá elegir la película" y decir cosas del tipo: "Ayúdense unos a otros a limpiar y luego todos decidiremos qué película veremos esta noche".

Resolver problemas de forma productiva

Los hijos tienen que aprender a resolver los conflictos de una forma clara y productiva. Explica las normas y el por qué de las mismas, explica el por qué de los consejos que les das. Establece las bases para las habilidades en resolución de problemas que puedan aplicar cuando estén solos o cuando necesiten encontrar la solución por ellos mismos. Si sueles resolver los problemas por ellos sin explicarles nada, no tendrán la oportunidad de aprender y además, se sentirán inútiles.

Cuando quieras que tus hijos hagan y resuelvan las cosas por sí mismos, también deberás explicarles por qué deben hacerlo. De lo contrario, sería un proceso caótico para todos.

No puede faltar el valor del respeto

El respeto es fundamental para poder tener una buena relación con uno mismo y con los demás. Recuerda que si quieres que tus hijos te tengan respeto, primero deberás mostrarles respeto a ellos. Esto se consigue, permitiendo que opinen, que expresen sus opiniones, educarles en disciplina positiva y entender que ellos, son diferentes a ti en muchos aspectos.

Usa el humor

Puedes usar el humor para resolver conflictos o para difundir la tensión. Este enfoque generalmente funciona y también modela otra forma de manejar las situaciones en lugar de que se deba hablar sobre cada conflicto... Los niños sabrán qué ha ocurrido y qué deben hacer para solucionar lo que deban resolver.

Tus hijos son importantes para ti

Si tienes más de un hijo, es importante que todos ellos sepan que son igual de importantes para ti. Habla de los recuerdos, del amor que sientes por ellos siempre. Será un buen ejemplo para ellos, y aprenderán que ellos también pueden amar por igual y luchar por las personas que les importan.

Es necesario que les ayudes a establecer vínculos, a llevarse bien y a ser los mejores amigos.

Proporcionar espacio personal

Si hay algo que importa para que una relación de cualquier tipo funcione, es tener tiempo y espacio personal. Los hermanos suelen pasar mucho tiempo juntos, y es necesario que se potencie estos descansos a los niños para que no se cansen unos de otros.

En el hogar será necesario que se tenga en cuenta que además de pasar tiempo en calidad en familiaEn el hogar será necesario que se tenga en cuenta que además de pasar tiempo en calidad en familia

En el hogar será necesario que se tenga en cuenta que además de pasar tiempo en calidad en familia, también se tenga tiempo para uno mismo.

El rencor no sirve para nada

Hay algunas cosas que son evidentes y que se saben que no sirven para nada en las relaciones entre personas: el rencor (y el orgullo). El rencor solo hará que las personas se distancien emocionalmente.

Por lo tanto, ayuda a tus hijos a aceptar, perdonar y dejar marchar su ira o sus conflictos después de que se hayan resuelto. Observa si no han pasado de algo y enséñeles sobre la gracia y el perdón. Vale la pena invertir ahora para preservar su relación en el futuro.

¡La importancia de los hermanos puede ser incluso mayor de lo que imaginabas! Así que, como padre, asegúrate de que tus hijos construyan una buena relación entre ellos, enseña a tus hijos a resolver problemas para que puedas mantenerte al margen de cada una de sus peleas y dales el tiempo y la atención especiales que necesitan, para que no sientan resentimiento hacia sus hermanos. Todo esto les ayudará a tener una buena relación familiar y también a tener relaciones más saludables con el resto de personas. Los efectos positivos de todo esto, se extienden mucho más allá de la dinámica familiar y los establecerán para el éxito futuro como adultos.

Te puede interesar