Menú
Cómo enseñar a un adolescente a hacer un buen uso del teléfono móvil
Cómo enseñar a un adolescente a hacer un buen uso del teléfono móvil

ADOLESCENTES

Cómo enseñar a un adolescente a hacer un buen uso del teléfono móvil

Si tu hijo adolescente va a tener un teléfono móvil, primero necesita que le enseñes cómo funciona, ¡tú eres su mejor guía!

Cuando tu hijo aprendió a montar en bicicleta, ¿necesitó que le enseñases a hacerlo? Seguro que sí. Las cosas no se aprenden solas, siempre se necesita una guía para aprender algo nuevo. En este sentido, antes de que te aventures a dar un teléfono móvil a tu hijo adolescente, primero deberás saber cómo puedes ayudarle para que haga un buen uso del mismo.

Un teléfono móvil puede ser una buena herramienta de comunicación y de búsqueda de información, siempre y cuando se haga un buen uso del mismo. Hay que evitar que los niños y adolescentes corran peligros por el mal uso del teléfono o de Internet. La seguridad empieza por la prevención y los adolescentes necesitan conocimiento para poder salvaguardar su privacidad y evitar peligros virtuales como el acoso, el sexting o estafas.

Un teléfono móvil puede ser una buena herramienta de comunicación y de búsqueda de informaciónUn teléfono móvil puede ser una buena herramienta de comunicación y de búsqueda de información,

Ten un plan

Antes de nada, es importante que te tomes el tiempo necesario para que hables con tus hijos del uso apropiado del teléfono móvil y que sepa que usarlo requiere de unas normas y de máxima responsabilidad. Se deberán establecer una serie de pautas y se tendrá que llegar a un acuerdo familiar antes de que tengan su primer teléfono móvil.

Después de que tengan el teléfono en sus manos es mucho más complicado incluir las reglas. Los acuerdos familiares pueden incluir reglas sobre cuándo y cómo se puede usar el teléfono, y las posibles consecuencias de romper las reglas. Es más probable que los acuerdos tengan éxito si se siguen de manera coherente y se revisan con frecuencia a medida que los niños crecen y las nuevas aplicaciones se vuelven disponibles.

Mantenimiento de la línea

Los adolescentes deberán hacerse cargo del mantenimiento de la línea en caso de que la tarjeta sea de prepago y en ningún caso se deberán tener de contrato. Puesto que si no pueden pagar es probable que sean los padres quienes lo hagan y entonces, no se responsabilizarán del buen uso de las llamadas o del acceso a Internet.

Protección de datos y seguimiento

Si los adolescentes quieren tener cuentas en redes sociales será imprescindible que cumplan unas reglas para proteger su privacidad:

-No tener el perfil público

-Papá o mamá podrá ser un amigo de esa red social sin restricciones

-No aceptar a personas que no se conocen físicamente

-No hacer comentarios irrespetuosos a nadie

-Si algo le hace sentir incómodo decirlo inmediatamente a los padres

-No facilitar datos personales en Internet de ningún tipo

Además, los padres tendrán que hacer un seguimiento del uso que hace su hijo adolescente del teléfono móvil y saber cuáles son las aplicaciones que tiene instaladas en el teléfono. Los padres deberán tener acceso al teléfono móvil en todo momento, tanto a galería como a mensajes. Nunca será juzgado por el contenido, simplemente es para evitar peligros y si se ve algo, se deberá hablar con el adolescente y buscar solución conjunta cuanto antes.

Si los adolescentes necesitan algo importante en su vida, es sin lugar a dudas que sus padres sean un buen ejemplo a seguir para ellosSi los adolescentes necesitan algo importante en su vida, es sin lugar a dudas que sus padres sean un buen ejemplo a seguir para ellos

Sé un buen ejemplo a seguir

Si los adolescentes necesitan algo importante en su vida, es sin lugar a dudas que sus padres sean un buen ejemplo a seguir para ellos. Los padres tendrán que establecer pautas saludables para el uso de los teléfonos móviles pero ellos mismos deberán también seguirlas.

No se puede enseñar a un niño a tener un buen uso de los dispositivos móviles si uno mismo no sabe tenerlo. Si crees que como padre o madre tienes un problema de adicción con tu teléfono móvil, no permitas que tu hijo adolescente tenga uno hasta que hayas trabajo sobre tu problema, y sobre todo que lo hayas superado.

Recuerda que el teléfono móvil es una herramienta para obtener información y una comunicación, pero esto no debe suplir tu vida normalizada o las interacciones sociales habituales con tus familiares y amigos. Si crees que usas demasiado el teléfono acude a un profesional para que te dé las pautas necesarias para poder dejar de ser un adicto al teléfono móvil. Tus hijos merecen tu buen ejemplo.

Te puede interesar