Menú
¿Cuándo hablamos de un embarazo de alto riesgo?
¿Cuándo hablamos de un embarazo de alto riesgo?

SALUD Y EMBARAZO

¿Cuándo hablamos de un embarazo de alto riesgo?

Es común avisar de las precauciones que hay que tomar cuando tenemos un embarazo de alto riesgo, pero ¿bajo qué condiciones se considera así?

embarazo de riesgoAlgunas enfermedades de la madre antes de concebir son un factor de riesgo en el embarazo

Un embarazo con altos riesgos es aquel en el que hay altas probabilidades de enfermedad o de muerte en el bebé o en la madre tanto antes como después del parto. Actualmente 1 de cada 10 embarazos son de alto riesgo, una cifra alta teniendo en cuenta sus consecuencias.

Normalmente estas condiciones se derivan de enfermedades que la madre tenía antes de concebir o que aparecen durante el embarazo, pero también por condiciones médicas, el estilo de vida que lleva la madre o incluso factores externos que no pueden controlarse.

Cuando una mujer se considera que tiene un embarazo de alto riesgo recibe diferente tipo de asistencia sanitaria dependiendo de los factores que produzcan esos riesgos. Por ejemplo, el seguimiento del embarazo puede hacerse en las consultas de atención primaria locales (tipo A) o en los hospitales comarcales (tipo B). También dependiendo de esos factores el parto será atendido en un hospital comarcal (tipo B) o en un hospital de alta tecnología (tipo C).

Si la mujer presenta un embarazo de riesgo muy, muy alto, considerado así por tener varios factores de riesgo, tanto el seguimiento como el parto se hará en hospitales de tipo C. Desgraciadamente no todos los hospitales presentan este tipo de recursos.

Criterios para un embarazo de alto riesgo

Un embarazo de alto riesgo te lo tiene que diagnosticar un médico, con el fin de tomar las medidas necesarias para reducir las posibilidades de daños. A continuación os dejamos con los principales criterios en los que se basan los profesionales:

1. Enfermedades de la madre antes de concebir. Se incluyen las mujeres que tengan:

- Diabetes. Tienen más probabilidades de aborto espontáneo o de tener complicaciones durante la gestación. Lo ideal es un control de la enfermedad antes de quedar embarazadas para prevenir los problemas en la medida de lo posible.

- Hipertensión. Hay que seguir la misma lógica y controlar los niveles de hipertensión antes y durante el embarazo. También hay que tener en cuenta el tipo de medicación que se sigue porque algunos fármacos no pueden tomarse durante la gestación.

- Trastornos tiroideos. Incluimos aquí el hiper o el hipotiroidismo. Son trastornos en los que se controlan los niveles hormonales con medicación, pero una vez más, las tomas deben de ser controladas con el fin de no afectar al feto.

barriga de mujer embarazadaLos embarazos con menos de 16 años o más de 38 se consideran de alto riesgo

- Epilepsia. Se ha visto que 9 de cada 10 mujeres con epilepsia tienen bebés sanos siempre que se sigan las instrucciones del médico. El tomar medicamentos para la epilepsia no indicados para el embarazo generará daños en el feto, pero peor es no tomar nada porque hay un mayor riesgo de discapacidad del niño, problemas de crecimiento y convulsiones de la madre que pueden dar lugar a daños en el niño. Sigue siempre la preinscripción médica.

- Asma no controlada. Si la mujer acude al médico y mantiene los controles recomendados el riesgo disminuye notablemente. Por el contrario, si no se controla el asma podría no llegarle al bebé suficiente cantidad de oxígeno, las consecuencias son bajo peso al nacer, partos prematuros o hipoxias que den lugar a una discapacidad cerebral.

- Preeclampsia en el embarazo. Es una enfermedad que se diagnostica alrededor del 3-7% de los embarazos. La mujer sufre hipertensión a partir de la vigésima semana y proteínas en su orina. Su origen no se conoce con exactitud pero está relacionado con enfermedades autoinmunes, los genes y el estilo de vida que lleve la madre (vida sedentaria, dieta, etc).

- El lupus, la hemofilia y el cáncer. Son enfermedades muy complicadas que tendrán que ser valoradas obligatoriamente si se quiere ser madre. Las mujeres con estas enfermedades tienen que estar correctamente informadas sobre los peligros potenciales a los que están expuestos los bebés.

2. Edad. Los embarazos adolescentes (16 o menos años) y por encima de los 38 años se consideran un criterio.

3. Constitución de la mujer. Tanto la obesidad mórbida (IMC>40) como la extrema delgadez suponen un riesgo alto para el bebé. En el primer caso porque hay más probabilidades de desarrollar diabetes y preeclampsia en el embarazo. En el segundo porque las mujeres demasiado delgadas tienen escasez del líquido amniótico que rodea al feto. Lo ideal es encontrarse en un peso sano y consumir al menos 1500 kcal al día.

4. Trastornos mentales por parte de la madre. Algunos ejemplos son: depresiones, trastorno bipolar, trastornos de ansiedad, psicosis o esquizofrenia, trastornos de la conducta alimentaria como anorexia o bulimia, trastorno obsesivo compulsivo, etc. Por otro lado, tener un embarazo no deseado puede ser causa de un trauma para la madre y vivir el periodo de gestación con mucha ansiedad, lo que no es bueno para ninguno de los dos.

7. La madre tuvo un parto anterior a un año o un aborto anterior.

8. Condiciones del propio embarazo. Por ejemplo, un parto multigestal o un embarazo en el que el feto presente una malformación. También el líquido amniótico influirá en el riesgo, de manera que tener mucho o insuficiente desencadenará mayor riesgo.

9. Crecimiento intrauterino lento. Ocurre cuando el feto no se desarrolla a una velocidad adecuada, lo bueno es que se pueden reducir los riesgos si se detectan a tiempo.

ecografia embarazoEn este tipo de embarazos debemos de tener un ritmo de vida calmado y sin estrés

10. Problemas anatómicos en la pelvis que desencadena en complicaciones, se puede producir una limitación en el crecimiento del útero. También puede haber problemas cervicales que compliquen el embarazo o parto.

11.Drogadicción o farmacodependencia por parte de la madre. Además, el consumo de otras drogas como el tabaco o el alcohol también son factores de alto riesgo independientemente de la cantidad. Hay grandes posibilidades de que el niño sea prematuro y con bajo peso al nacer, también puede nacer con el síndrome alcohólico fetal si la madre ha consumido alcohol durante el embarazo, es un conjunto de problemas físicos y mentales que sufre el bebé al nacer, entre ellos un bajo peso al nacer, soplos en el corazón o retrasos en las áreas generales del desarrollo como el lenguaje, comunicación o motricidad.

12. Bajo nivel socioeconómico. Vivir en unas condiciones insalubles es una fuente de estrés para la madre y por ende también para el bebé.

¿Qué hacer si tengo un embarazo de alto riesgo?

Lo primero es seguir un control exhausto con unos cuidados especiales que tu médico te aconsejará. Si tienes alguna enfermedad previa es recomendable preguntarle con antelación para que pueda orientarte hacia un embarazo sano. También debes de tener en cuenta:

-No te saltes ningún control y acude desde el primer momento en el que sepas que estás embarazada.

-Mantén un estilo de vida calmado, sin ejercicio excesivo y libre de ansiedad.

-Sigue una dieta sana y equilibrada.

-Elimina malos hábitos un par de meses antes de quedarte embarazada (beber alcohol, fumar, etc)

Te puede interesar