Menú
Cómo educar a un niño de 13 años
Cómo educar a un niño de 13 años

PRE ADOLESCENCIA

Cómo educar a un niño de 13 años

Cuando tu hijo/a tenga 13 años, sabrás que educarle no es sencillo, pero con estas estrategias será todo más fácil.

Los niños y niñas cuando llegan a los 13 años están en plena pre adolescencia a un paso de la adolescencia y pueden que estén algo más irascibles y con cambios de humor. Empiezan a querer más privacidad y ponen a prueba los límites y las normas que se tienen establecidas en el hogar. Es necesario que los padres tengan algunas habilidades de crianza específicas para que a partir de los 13 años no se convierta en una tortura.

En realidad la adolescencia no tiene que ser un motivo de preocupación ya que es un proceso de cambio que está lleno de oportunidades de enseñanza, además tu hijo puede ser más responsable. Podría realizar tareas más complejas y entenderá más sobre emociones y empatía con otras personas.

Problemas comunes de comportamiento a los 13 años

Es probable que tu hijo pre adolescente pruebe los límites de su independencia una vez que cumpla 13 años. Puede argumentar cuando dice que no y puede haber ocasiones en que solo pretenda hacer lo que quiera. Aunque hay días que puede comportarse de forma responsable también puede haber momentos que se comporte como un niño inmaduro, pero esto es normal... está en plena transición de cambio de niño a adolescente y es una parte normal del crecimiento.

Querrá independencia y además necesitará tu ayuda en un sinfín de situaciones. También es normal que los niños de 13 años comiencen a experimentar con diferentes personalidades a medida que comienzan a responder la pregunta: "¿Quién soy?". Así que no te preocupes si tu adolescente quiere tomar clases de violín algún día, pero dice que está interesada en heavy metal al siguiente.

Los problemas más comunes en el comportamiento adolescente suelen ser conductas desafiantes, mentir para evitar problemas, eludir responsabilidades... Es necesaria una disciplina constante y sobre todo, mucha paciencia para frenar estos comportamientos antes de que se conviertan en malos hábitos demasiado instaurados en su personalidad.

Cuando quieras disciplinar a tu hijo pre adolescente de 13 años tendrás que ir más allá de únicamente las consecuencias negativasCuando quieras disciplinar a tu hijo pre adolescente de 13 años tendrás que ir más allá de únicamente las consecuencias negativas

Prevenir problemas de comportamiento

Cuando quieras disciplinar a tu hijo pre adolescente de 13 años tendrás que ir más allá de únicamente las consecuencias negativas. Es necesario que inviertas tu energía en la prevención de problemas y anticiparte antes de que ocurran. De esta manera tendrás que utilizar mucho menos frecuente las consecuencias negativas por la mañana conducta. n Si quieres prevenir problemas de comportamiento en niños y niñas de 13 años... ¡anota!

-Evita las luchas de poder. Escoge bien tus batallas para no discutir inútilmente. Establece límites y normas firmes y sigue con las consecuencias cuando sean necesarios, sin empezar debates.

-Las expectativas deben ser claras. Antes de permitir que tu hijo vaya al cine con sus amigos, tendrás que dejar claras las expectativas. Dile qué tiene que hacer si hay un problema y a qué hora tiene que estar en casa para evitar consecuencias.

-Permite que gane privilegios. No te centres solo en las consecuencias negativas y permite que de vez en cuando pueda ganar privilegios. Si el comportamiento es bueno permite que los tenga, si no lo son... entonces que no los tenga.

-Establece contratos de comportamiento. A estas edades los contratos de comportamiento van muy bien y suelen motivarles bastante, sobre todo cuando el privilegio les gusta como quedar más rato con sus amigos por las tardes. Tendrás que revisar las reglas y describir claramente también las consecuencias negativas de incumplir el contrario. Tendrás que ser firme al contrato antes de obtener el privilegio.

-Cuida la comunicación. La comunicación con tu hijo adolescente es muy importante y es la base de que tengas una buena relación. Habla de todo con tu hijo pre adolescente y hazle entender que estarás a su lado siempre que te necesite. Habla desde cómo le va en la escuela hasta qué quiere ser de mayor. Cuando tu hijo tenga una buena comunicación es más probable que acuda a ti siempre que lo necesite. Tu hijo estará más dispuesto a hablar contigo cuando estéis haciendo una actividad juntos, como jugar a algún juego de mesa, jugando al baloncesto o cuando estéis en el coche.

-Sé un buen modelo a seguir. Tu hijo necesita ver en ti un modelo a seguir correcto ya que tus acciones tienen más peso que tus palabras.

-Pasad tiempo de calidad juntos. Pasar tiempo de calidad juntos os ayudará a construir una base sólida para la relación. Puedes entrar en su mundo jugando a los videojuegos que le gustan o viendo una película que le encante.

-Espera siempre que sea responsable. Siempre que tus expectativas sean razonables tu hijo adolescente será responsable con sus acciones. Deja claro qué quieres y tu hijo podrá hacerlo teniendo en cuenta las estrategias comentadas en los puntos anteriores.

Si tu hijo/a pre adolescente rompe las reglas, es necesario que te asegures que hay una consecuencia negativaSi tu hijo/a pre adolescente rompe las reglas, es necesario que te asegures que hay una consecuencia negativa

Consecuencias efectivas para los hijos/as de 13 años

Si tu hijo/a pre adolescente rompe las reglas, es necesario que te asegures que hay una consecuencia negativa y efectiva que le ayude a tomar una mejor decisión la próxima vez. Si no sabes qué consecuencias puedes escoger, a continuación te damos algunas ideas, pero recuerda que debes conocer a tu hijo para saber qué consecuencias funcionan mejor con él o ella. Algunas de las consecuencias más efectivas son:

-Elimina la electrónica durante 24 horas. Esto puede se tanto la televisión, el móvil, la tablet o el ordenador.

-Quita tiempo con los amigos, como no salir durante una tarde.

-Revisa las reglas. Si no puedes darle tanta libertad tendrás que restringirla de nuevo en las normas.

-Reparar el daño que hace. Si el comportamiento de tu hijo hace daño a otra persona tendrá que reparar ese error haciendo tareas extras por ejemplo.

-Permitir consecuencias naturales. Las consecuencias naturales dan lecciones de vida a todas las personas. Cuando tenga que hacer frente a las consecuencias de sus elecciones, simplemente sé un mero observador para después guiarle en su reflexión y que en el futuro tome mejores decisiones.

Si crees que tu hijo/a de 13 años tiene muy mal comportamiento y que a pesar de tus intentos de disciplinarle la cosa no cambia a mejor, entonces será necesario que acudas a un profesional para que le ayude a manejar la ira, descubrir si tiene depresión, ansiedad u otros trastornos.?

Te puede interesar