Menú
Dermatitis seborreica del lactante o costra láctea en bebés
Dermatitis seborreica del lactante o costra láctea en bebés

PIEL

Dermatitis seborreica del lactante o costra láctea en bebés

La dermatitis seborreica o costra láctea es una afección de la piel propia de los bebés lactantes, pero suele ser temporal y no entraña ningún peligro.

La dermatitis seborreica o costra láctea es algo que a los padres primerizos puede asustar y preocupar en un primer momento, pero no hay nada por lo que preocuparse.

Este problema es muy común en los recién nacidos o no es nada peligroso ni infeccioso. Aquí os dejamos todo lo que debéis saber sobre este problema que también afecta a los adultos aunque suele ser muy corriente en los bebés.

¿Qué es la dermatitis seborreica o costra láctea?

La dermatitis seborreica es un transtorno dermatológico. Suele ser un sarpullido que comienza en el cuero cabelludo, como una costra o escamas (suelen tener un color blanco o amarillo), y que puede infectarse a otras áreas como la cara, el área del pañal o las axilas. Se produce en estas zonas porque son las áreas de la piel con folículos sebáceos. Suele presentar también piel enrojecida.

Suele producirse en recién nacidos o en niños con hasta tres años de edad. En sus etapas más avanzadas (muy raramente suele ocurrir), la costa láctea puede producir grietas en la piel y segregar un líquido amarillo claro. Pero por lo general no suele crear ningún problema, el bebé ni lo nota ya que no produce picor ni molestias.

echando crema al bebéAunque es una afección temporal, hay cremas y champús para la costra láctea

No es un enfermedad infecciosa, por lo que no es contagiosa y en muchas ocasiones desaparece por sí sola sin necesidad de tratamiento. Aunque lo normal es que se recomienden la utilización de ciertas cremas o champús.

Causas de este tipo de dermatitis

Aunque no se sabe con certeza la causa exacta de su aparición si se sabe que no tiene nada que ver con la higiene del bebé, así que no os preocupéis padres.

Los médicos piensan que la aparición de la costra láctea tiene que ver con la producción de grasa excesiva de la propia piel del bebé debido a los cambios hormonales, de ahí que se produzca más frecuentemente en los bebés.

Se piensa que tiene relación esta costra con un hongo llamado 'Malassezia' que crece junto con las bacterias y contribuye en el crecimiento de la costra. De hecho, esta dermatitis puede aparecer durante un tiempo y luego volver a aparecer a los meses o incluso años. Por lo que lo mejor es tenerla bajo control consultando a su médico o pediatra.

Como hemos dicho, no es un problema grave, pero si cree que su hijo puede tener dermatitis seborreica debe llevarlo al pediatra antes de comprar un champú o una crema para su tratamiento, sobre todo si encuentra enrojecimientos y costra en otras partes del cuerpo, además de la cabeza.

Síntomas de la costra láctea

La dermatitis seborreica no tiene unos síntomas muy característicos ya que se presenta de diferentes aspectos según el bebé y con diferente concentración.

En general los síntomas suelen ser costras en el cuero cabelludo, cejas, nariz, cuello, inglés o axilas. También encontramos estas costras cubiertas de escamas que suelen ser blancas o amarillas, muy parecida a la caspa.

Algunos bebés con costra láctea suelen tener la piel enrojecida. Y en contados casos, esto puede ir unido a la pérdida del cabello.

dermatitis seborreicaIdentificaremos este tipo de dermatitis por unas costras que salen en zonas como el cuero cabelludo

La costra suele ser fácil de identificar y se suele ver solo con una simple mirada, pero también muy pocas veces y cuando ya se encuentra en un estado muy avanzado puede ser que la seborrea provoque al bebé problemas a la hora de ganar peso, que se debilite su sistema inmunitario, una infección (cuando la piel además de estar roja también está dura) o cubre grandes partes del cuerpo del bebé.

Tratamiento de la dermatitis seborreica

Como hemos repetido anteriormente, en la mayoría de los casos, este problema suele irse solo y no hace falta de ningún tratamiento.

Si su bebé padece dermatitis seborreica debe saber que no debe de dejar de lavarle la cabeza, de hecho debería hacerlo más veces que antes de padecer la costra láctea. Lo deberá hacer con un champú suave para bebé y aplicándoselo con masajes para ir eliminando las costras. También peine a su hijo con un cepillo suave.

Existen muchas creencias de que si aplicamos en el cabello del bebé aceite, las escamas se eliminarán más fácilmente. Esto es un error. El aceite, al contrario de lo que se piensa solo facilita la acumulación de costra en el cuero cabelludo.

Si nota que esto no hace efecto en el bebé, entonces debería pedir información a su pediatra para que le aconseje el mejor remedio para su dermatitis seborreica. En la mayoría de los casos, el médico recetará un champú especial.

Estos champús suelen contener sulfuro y ácido salicílico, por lo que su fórmula es más fuerte y permite que se vayan las escamas más rápidamente. Aunque también estos champús pueden irritar más la piel del bebé, así que úselos con cuidado y no aplique mucha cantidad.

Si, además, la dermatitis afecta a otras partes del cuerpo, el pediatra le recomendará una crema con hidrocortisona, por lo que debe asegurarse de las alergias que pueda padecer su bebé. Dado que la dermatitis seborreica suele curarse por sí sola, no se debe ser muy agresivo con el tratamiento que utilice para eliminar las escamas.

[cimg]

bebébebé
[La dermatitis seborreica desaparece por sí sola al pasar el tiempo/cimg]

En los casos graves, que afecte a todo el cuerpo se pueden utilizar corticoides durante unos días, ya que los bebés responden a los corticoides de manera muy rápida. Los queratolíticos, en cambio, se aplican cuando el cuero cabelludo se encuentra más lesionado, se utiliza para ablandar a costra. Por último, también se utilizan los antifúngicos, como una crema con ketoconazol, cuando el hongo 'Malassezia' se ha implantado totalmente.

No hay que olvidar que estos tratamientos pueden producir irritación e hinchazón de la piel, por lo que solo hay que utilizarlos si lo recomienda el pediatra.

Una vez que mejore la piel del bebé debe seguir teniendo cuidado para evitar que esto vuelva a suceder. Por ello, lo mejor es, en la mayoría de los casos, seguir lavando al bebé con un champú suave, para pieles delicadas o atópicas, de manera frecuente y aplicándole masajes en las zonas más problemáticas. Así evitaremos que la dermatitis seborreica vuelva a afectar a la piel de nuestro bebé o que si vuelve a aparecer no lo haga de una manera muy intrusiva como en las veces anteriores.

Te puede interesar