Menú
4 cosas que debemos probar para relajar a un bebé
4 cosas que debemos probar para relajar a un bebé

RELAJACIÓN

4 cosas que debemos probar para relajar a un bebé

Si tu bebé está inquieto o nervioso, o no consigue dormirse, podemos ayudar a calmarle con algunos sencillos trucos.

La primera vez que una madre escucha el llanto de su bebé es un momento muy emocionante, significa que está en el mundo y que por fin puede abrazarle en sus brazos. Es una señal de que entró a nuestro mundo de forma saludable y con unos pulmones bien potentes. Pero a medida que van pasando las semanas, esta emoción puede pasar rápidamente a la preocupación y la frustración de no saber cómo calmar al bebé que llora.

Los bebés lloran mucho, algunas veces las razones pueden ser obvias: tienen hambre, tiene el pañal sucio, está cansado, tiene sueño o simplemente quiere que les des un poco de tu amor. Pero otras veces, cuando un niño llora o está nervioso no es tan fácil calmarle. Es por eso que hay que encontrar la forma de suavizar el momento y calmar al bebé.

Aunque no hay un método único que funcione para todos los bebés, podrás desarrollar algunas técnicas que sean adecuadas para tu bebé. Mientras tanto, no te preocupes porque con la siguiente lista seguro que encontrarás la forma de relajar a tu bebé.

Busca un lugar tranquilo, los estímulos del ambiente también alteran a nuestro bebéBusca un lugar tranquilo, los estímulos del ambiente también alteran a nuestro bebé

1. Buscar un lugar tranquilo

En ocasiones, si estás en un lugar demasiado ruidoso, con mucha gente, demasiadas luces... puede que toda esta sobrecarga sensorial haga que tu bebé se sienta demasiado nervioso y empiece a llorar. Lo ideal es que te frenes en seco y abraces a tu bebé en un lugar tranquilo, donde no haya gente, donde exista el silencio y que tu pequeño pueda sentir tu respiración y los latidos de tu corazón.

2. Hazle saber que estás a su lado

En ocasiones un bebé se puede sentir tenso y nervioso porque siente que su madre o su padre está demasiado lejos de él o porque cree que no le están prestando la atención que realmente necesita. Esta sensación de no ser atendido de forma inmediata por los padres puede hacer que el bebé se sienta muy estresado.

Tu bebé necesita saber que estás a su lado y que calmarás su estrés. Los bebés no son capaces de regular su ritmo cardíaco por culpa del estrés y necesitan a sus padres para poder calmar sus nervios y encontrar de nuevo la paz y la calma. Deberás estar atento/a a sus necesidades y ser sensible respondiendo rápidamente al llanto de tu bebé. Es necesario que estés a su lado siempre que lo necesite. No significa que debas dejar de hacer todo lo que estés haciendo cuando llora, pero sí hacerle ver que estás ahí dándole un abrazo, sonriendo o hablándole con voz amorosa.

3. Un abrazo de papá

Los abrazos de papá son muy calmantes para los bebés gracias a la sensación de seguridad que les aporta. Los brazos de papá siempre aportarán una buena sensación se confort que a los bebés les encanta.

Prueba a que otra persona coja al bebé, como el papá, abuelo, tío...Prueba a que lo coja otra persona, como el papá, abuelo, tío...

No se sabe si es porque hay padres que les agarran con más fuerza o son más corpulentos (que no siempre es el caso) o porque tienen una temperatura corporal más elevada, pero la realidad es que no importa cuál es la razón, lo que sí importa es que es un método eficaz y además se potencia el vínculo entre padres e hijos. Quizá no haya un papá en la familia para coger al bebé, pero puede hacerlo cualquier otra persona cercana.

4. Un poco de movimiento

Hay bebés a los que les gusta el movimiento porque les hace sentir como cuando estaban en el vientre de su madre. Estar en el vientre materno es como vivir en una casa móvil por lo que el bebé cuando está en un carrito quieto no es una forma familiar de estar. Por eso, algunos niños encuentran el confort con un poco de movimiento.

Para conseguir calmar a tu bebé con movimiento puedes ponerle en tus brazos y pasearte por la estancia o moviéndote hacia atrás y hacia adelante con las caderas. También puedes usar una silla mecedora para sostener a tu bebé en brazos sin cansarte demasiado.

Estas son algunas formas que puedes utilizar como estrategias para calmar a tu bebé y que se relaje cuando esté nervioso o intranquilo. Aunque con el tiempo y a medida que vayas conociendo mejor a tu pequeño, podrás encontrar las técnicas que mejor le van a él.

Te puede interesar