Menú
Cómo ser la perfecta madrastra
Cómo ser la perfecta madrastra

CONVIVENCIA

Cómo ser la perfecta madrastra

En Bekia te aconsejamos qué conductas y relación debes fomentar con los hijos de tu pareja para ser la madrastra ideal.

Disfrutar de actividades en común es una forma de crear vínculoDisfrutar de actividades en común es una forma de crear vínculo
Disfrutar de actividades en común es una forma de crear vínculo

Cómo ser la perfecta madrastra

¿Convives con los hijos de tu pareja y no sabes cómo manejar la situación? Conoce cómo convertirte en la perfecta madrastra. Tu novio tiene hijos de su anterior pareja y aunque con él todo es perfecto tienes miedo de cómo incorporar sus hijos a la ecuación. Te asusta que pueda cambiar la relación que tenéis o no estar a la altura, no sabes cómo actuar o cual es el comportamiento adecuado en estos casos.

Cada vez es más común que una mujer se convierta en madrastra de los hijos de su novio. Y es un papel que no es fácil de llevar a cabo. Depende mucho de la edad de los hijos, pues esta será la que determine cómo debe ser tu comportamiento. No es lo mismo tratar a un niño pequeño que a un adolescente. Para ellos serás la mujer que aparece en su vida de familia y destruye el mito de todo hijo de que sus padres se vuelvan a reconciliar. Por ello, aunque no tengas culpa de nada, al principio es posible que te vean como el enemigo. Pero no temas, te enseñamos cómo lidiar con este nuevo rol en tu vida, para que la transición sea fácil para todas las partes.

Que los hijos de tu pareja te acepten no siempre es fácil

La palabra madrastra nos trae a la memoria aspectos negativos derivados de la idea preconcebida que los cuentos nos han dado. Pero una madrastra es tan solo la mujer o novia del padre que entra a formar parte de la familia y que convivirá con lo hijos por temporadas o de forma indefinida.

Hoy en día más de un millón de niños en nuestro país forman parte de una familia reconstituida, en la que uno de los padres vuelve a casarse o convive con su nueva pareja. Los niños no suelen congeniar muy bien con la nueva pareja de sus padres, en cambio es más fácil que sí lo hagan con la de su madre. Se trata de un "obstáculo" más con el que lidiar. Además deberás encontrar tu sitio en la relación con los hijos de tu novio teniendo claro que debes actuar como una "madre" pero que no eres su madre. Por difícil que parezca, si todas las partes lo intentan y si se sigues las pautas que los psicólogos recomiendan, no te resultará tan complicado encontrar tu lugar sin renunciar a tu vida de pareja. Deja atrás los cuentos, y conviértete en la perfecta madrastra.

Un apoyo como persona independiente a su padre biológico es básicoUn apoyo como persona independiente a su padre biológico es básico
Un apoyo como persona independiente a su padre biológico es básico

Consejos prácticos para madrastras

-Lo primero es aclarar cuál va a ser tu comportamiento. Habla del tema con tu novio, incluye tus áreas de autoridad y la disciplina que debes seguir. Cuantos más temas puedes aclarar de antemano, mejor. Haz un acuerdo firme para no socavar tu autoridad del otro delante de los niños.

-Discute los problemas que vayan surgiendo con tu novio de forma regular. Solucionar los problemas en el momento te permitirá tener un rol más definido y hará que te sea más fácil llevarlo a cabo.

-Habla en términos positivos o neutrales sobre la madre biológica en frente de tus hijastros.

Adopta una autoridad a la retaguardia
-Permite que tu relación con ellos se desarrolle, puede que esto ocurra a un ritmo desigual para ti y tu hijastro.

-No pretendas ser su madre, ese no es tu papel.

-No intentes ganar su simpatía rompiendo límites.

-No sea quién no eres, ellos te aceptarán antes si eres tú misma en vez de ser lo que crees que ellos desean que seas. Notarán que les estás engañando.

-Sé tolerante contigo misma y con tus errores en el proceso. Nadie se convierte en madre de manera instantánea.

-Evita entrar en rivalidad compitiendo con la madre del niño, es una batalla perdida de antemano. No te compares con ella. Intenta que sigan teniendo relación con ella y que se sientan libres para hablar de ella delante de ti.

-No permitas que tus miedos te dominen. Ser madrastra no significa ser la mala del cuento. Se amable y abierta, permítete ser cariñosa y divertida, pero recuerda que también debes ser 'mandona' y responsable.

Cómo actuar si es aún es un niño en edad escolar

Ser madrastra es difícil, pero el papel de hijastro tampoco es fácil, pues el niño no tiene voz ni voto en la nueva situación en la que se ve inmerso, por ello es probable que sea precavido contigo. Para "ganártelo" trata de averiguar si le gustas y si quiere estar contigo. Si la respuesta es negativa, intenta no meterte en su espacio, déjale tiempo. Si un niño te dice "No te soporto", respóndele amablemente "No tengo que agradarte si no quieres, pero lo intento de todas maneras".

Con los niños hay que ir poco a poco hasta que se adapten a la nueva situación. Es importante que te ganes su cariño y que vean que haces feliz a su padre. La nueva vida contigo supone un gran cambio para los pequeños, así que necesitarán un tiempo para adaptarse a ello. Para ganarte su cariño no intentes comprarlos con regalos o promesas. No caigas en el error de buscar su aprobación consintiéndole cosas que sus padres no aprueban. Es más fácil y a larga más efectivo, buscar maneras de llegar a ellos.

Saca tiempo a solas para la familia y otros ratos sólo para los niños y tú. Ofrécete a escuchar sus problemas o a echarles una mano con los deberes, así sentirán que también estás ahí y que te preocupas. Cuando compartáis el mismo techo, los niños deben sentirse en casa, crea un espacio para ellos.

Intenta mantener la calma en todo momento, los niños pueden ser crueles y rebeldes, sobre todo los más pequeños. Incluso puede que con su comportamiento busquen desestabilizar tu relación de pareja, no caigas en el juego. Hazle ver que no estás de paso y que debe adaptarse, cómo estás intentando hacer tú.

Nunca se sustituirá el rol de madreNunca se sustituirá el rol de madre
Nunca se sustituirá el rol de madre

Cómo actuar si es adolescente

Adoptar el rol de madrastra nunca es fácil y más aún cuando hay un hijo adolescente de por medio, pues cuanto mayor es el hijastro, más difícil le resulta adaptarse y a ello hay que sumar la rebeldía propia de la adolescencia. No hay que confundir esta actitud de independencia del adolescente con un sabotaje a tu relación, pues se trata de un sentimiento propio de la adolescencia. Muchos psicólogos afirman que da la facilidad o dificultad con la que el adolescente acepta a la madrastra es directamente proporcional al modo en que esta figura ha sido introducida en su vida.

No es sencillo saber cómo comportarse porque cada adolescente es un mundo y reacciona de manera diferente, pero los expertos aconsejan tener paciencia. Aceptar que el afecto solo se desarrolla con el tiempo. Al principio tu presencia la verá como una amenaza o tal vez sienta resentimiento. Dales espacio para establecer una relación de confianza contigo.

Permítele pasar ratos con su padre sin ti. Que sientan que no han perdido a su padre y que son importantes. No intentes controlar a un adolescente, deja que sean sus padres quienes establezcan los límites. No vayas de amiga, es un error muy común que comenten muchas mujeres y que es perjudicial a largo plazo. No eres su madre pero tampoco eres su amiga, eso debe quedar claro desde un principio. Os podéis llevar bien pero eres una figura de autoridad dentro de la familia y él debe aceptarlo.

Te puede interesar