Menú
Cojines de lactancia, ¿qué tipos hay y cuál elegir?
Cojines de lactancia, ¿qué tipos hay y cuál elegir?

DAR EL PECHO

Cojines de lactancia, ¿qué tipos hay y cuál elegir?

El cojín de lactancia es un complemento muy útil para dar el pecho al bebé, nos evitará tener dolor de espalda y es muy cómodo.

El cojín de lactancia es una de las muchos objetos que muchas madres se plantean comprar antes de dar a luz. La compra de un cojín de lactancia depende de las necesidades de cada madre y de la comodidad de esta.

Para aquellas madres que se pregunten qué es un cojín de lactancia podemos decir que son unas almohadas que suelen estar rellenas de microperlas, semillas naturales, lana o incluso poliéster y que sirve para sostener al bebé mientras se le da el pecho. De esta manera a la madre se le permite descansar los brazos, el cuello y los hombros. Incluso permite tener un brazo libre (ya que la almohada sostiene al bebé) y le permite tener una posición más relajada, lo que también resulta muy beneficioso para aquellas madres que tienen problemas de espalda o posturales.

Un cojín de lactancia no es barato, los podemos encontrar a partir de 50 euros y pueden llegar a costar más de 100 euros, según el tipo y la forma. Esto puede ser determinante para que la madre se decida a tener o no un cojín de lactancia. Es importante señalar que mientras unas madres aconsejan hacerse con uno de manera obligada, ya que para ellas fue una herramienta indispensable, otras, en cambio, no lo han utilizado y tampoco lo han echado en falta, por lo que podemos decir que no es algo obligatorio.

Un cojín de lactancia previene dolores de espaldaUn cojín de lactancia previene dolores de espalda

Para aquellas madres que estén pensando en hacerse con uno aquí os dejamos una lista con los diferentes tipos de cojines de lactancia que podemos encontrar en el mercado y las ventajas e inconvenientes que podemos encontrar en cada uno para que puedan elegir el que mejor se adapte a las necesidades de cada madre y cada bebé.

Tipos de cojines de lactancia

Existen muchos tipos diferentes de cojines de lactancia y por eso se debe valorar las características de cada uno para poder decidir el que mejor se adapta a nosotros y al bebé a la hora de darle el pecho.

Uno de los puntos que hay que mirar con detenimiento es la altura de la madre, ya que si el cojín es muy alto puede que el bebé quede demasiado alto del pecho y sea muy dificultoso amamantarlo. Otro de las cosas que diferencia los cojines de lactancia es que hay dos tipos, los alargados y flexibles o los que son rígidos:

1. Rígidos en forma de U:

Estos se colocan en la cintura de la madre y le permite ajustarse a su contorno para que no se mueva el bebé. Estos son más rígidos y algunos llevan incorporado un reposacabezas para el bebé y otros hasta un arnés para que este no se caiga. Su único inconveniente es que suelen ser difíciles de transportar por su dureza, aunque en el mercado podemos encontrar algunos verdaderamente manejables.

Estos cojines sirven para poner el bebé encima y poder darle el pecho sin tener que sujetar al bebé y sin tener que echarse hacia delante para no sufrir dolores de espalda. Aunque no son antivuelcos, este tipo de cojines son mejores para que el bebé no se caiga.

2. Cojín de lactancia alargado:

Es una almohada larga, como una serpiente, con un relleno más blando que el que hemos explicado arriba, con microperlas o semillas naturales. El único problema de este cojín es su dificultad de manejo, para el que hay que ser más hábil a la hora de ponerlo y que es más difícil de transportar.

Lo mejor de estos cojines es que son muy manejables y sirven también durante el embarazo, ya que la podemos utilizar para ponerla entre las piernas a la hora de dormir. Además, los cojines alargados suelen ser mejores para descansar la zona lumbar y hasta para crear un nido en el que poner al bebé.

Ventajas de los cojines de lactancia

El cojín de lactancia es una herramienta estupenda para que madre se sienta cómoda y pueda disfrutar de ese momento tan íntimo entre una madre y un hijo como dar el pecho.

Lo malo de los cojines es que en el exterior no podemos usarlosLo malo de los cojines es que en el exterior no podemos usarlos
Además de eso, es un buen accesorio para acercar el bebé al pecho sin que tenga que estar apoyado sobre la barriga, algo muy cómodo para aquellas mujeres que hayan tenido a su bebé por cesárea. Antes también hemos comentado que para aquellas mujeres con problemas de espalda estos cojines de lactancia también son muy prácticos.

Los cojines de lactancia permiten que el bebé quede bien colocado a la hora de darle el pecho, teniendo una postura cómoda para los dos. Incluso, en aquellos casos en los que se tengan mellizos o gemelos estos cojines permiten dar el pecho a los dos bebés al mismo tiempo.

Estos cojines, aunque resultan caros, siempre suponen una buena inversión familiar al que seguro le sacarás partido.

Inconvenientes de los cojines de lactancia

Uno de los inconvenientes a la hora de elegir un cojín de lactancia es saber cuál elegir, ya que dependiendo de la complexión de la madre el bebé puede quedar situado arriba o abajo del pecho, o adoptar una mala postura que es lo que intentan evitar estos cojines de lactancia.

Otro inconveniente es que la madre se acostumbre a dar el pecho al bebé con el cojín, lo que puede provocar que no sepa amamantar a su hijo fuera de casa o en un viaje. Ante esto, siempre podremos utilizar de manera alternativa las dos formas de dar el pecho.

Estos cojines suelen mancharse mucho y a veces pueden resultar molestos, sobre todo en épocas de mucho calor. Por eso, lo mejor es escoger cojines de lactancia que transpiren que tengan una funda que los permita lavar fácilmente. Aunque esto, como todo, aumentará el precio.

Por último, estos cojines no son imprescindibles, ya que con la ayuda de cojines normales podemos ayudarnos a dar el pecho al bebé, todo es buscar la posición perfecta y añadir varios cojines para que sujete al pequeño. Incluso cuando el bebé ya pueda mantenerse sentado podemos ayudarnos de cojines normales para que no se caiga. Todo es cuestión de gustos y necesidades.

Te puede interesar