Menú
¿Debes calentar la comida de tu bebé?
¿Debes calentar la comida de tu bebé?

ALIMENTACIÓN

¿Debes calentar la comida de tu bebé?

Quizá alguna vez has tenido la duda si hay que calentar la comida del bebé o dejarlo a temperatura ambiente... ¿Qué es mejor?

Son muchos los padres que apuesta sobre la comida al natural, es decir, no calentarla y que los niños la coman a "temperatura ambiente", pero esto no siempre tiene buena acogida por todos los padres. Existe la percepción entre algunos padres de que los alimentos para bebés deben calentarse antes de servir, ya que son más fáciles de digerir, son mucho más sabrosos o matan a cualquier organismo que pueda hacer que su bebé se enferme.

En realidad, si se calienta o no la comida del bebé, no es tanto una cuestión de salud, y sí lo es más de preferencia. La industria de alimentación infantil hoy en día es segura y los alimentos envasados pueden tomarse a temperatura ambiente o calentados previamente.

Diferentes temperaturas

Si bien muchos bebés prefieren los alimentos calientes, por lo general se acostumbran a comerlos fríos si se los exponen gradualmente. Si bien puede ser un desafío para los bebés más molestos, no es una mala idea acostumbrar a su hijo a una variedad de temperaturas. Después de todo, no siempre podrás calentar los alimentos durante las salidas.

En ocasiones, el frío puede ser algo bueno... Por ejemplo cuando tu bebé en pleno proceso de dentición, una cuchara fría de comida puede ayudarle a aliviar el dolor. En casos como este, un frasco de compota de manzana o de yogur puede ser una bendición para las molestias dentales.

Es importante recordar que algunos alimentos están mejor fríosEs importante recordar que algunos alimentos están mejor fríos

Cuándo debes calentar la comida

Es importante recordar que algunos alimentos están mejor fríos, aunque esto puede ser una preocupación en cuanto a los alimentos que se preparan en casa, como por ejemplo las patatas, los purés con almidón o los alimentos con arroz que pueden tener un sabor algo desagradable cuando se enfrían. Los alimentos a base de salsa también tienden a volverse pegajosos cuando se enfrían y realmente necesitan un poco de calentamiento para tener mejor sabor.

Solo tendrás que probar los alimentos antes de dárselos a tu bebé para saber si es´tan bien fríos o si es mejor calentarlos antes de ofrecérselos.

Consejos para calentar las comidas

Cuando calientes la comida de tu bebé, también deberás probarlo antes de ofrecérselo porque así sabrás si está demasiado caliente y evitar que se queme al probarlo. La mejor manera de probar esto es sumergir una cuchara de metal en el fondo de un frasco, sostenerla allí durante tres segundos y colocar la cuchara en el labio inferior. Si es incómodo para ti, es que está demasiado caliente para tu bebé.

También hay que tener cuidado con el microondas.También hay que tener cuidado con el microondas

También hay que tener cuidado con las microondas. Las microondas pueden cocinar los alimentos de manera desigual y crear puntos calientes que a menudo son extremos. Colocar el plato en el medio del microondas a veces puede ayudar, pero no siempre. Tienes que asegurarte de mover bien los alimentos después de calentarlo en el microondas y probarlo antes de dárselo a tu bebé.

Consejos para servir y guardar los alimentos

Si alguna vez te ha sobrado alimento de tu bebé y lo has guardado en la nevera, es posible que te des cuenta que se vuelve algo acuoso después de un día o dos. Esto se debe a que la comida ha sido inoculada con la saliva de su bebé. La saliva, ya sea bebé o adulto, contiene enzimas que pueden descomponer los alimentos y permitir el crecimiento bacteriano.

Como tal, es mejor evitar alimentar a su bebé con un frasco a menos que esté absolutamente seguro de que él o ella lo terminará. En lugar de esto es mejor que sirvas solo lo que necesitas en un tazón y guardar el frasco cerrado en la nevera hasta la próxima alimentación. Además, tienes que recordar que los alimentos enlatados preparados comercialmente son seguros siempre que el sello de vacío esté intacto. Antes de abrir un frasco, comprueba siempre que no se haya reventado el sello de vacío y escucha el ligero chorro de aire que entra al abrir la tapa. Una vez abierto, cualquier resto debe ser guardado en la nevera únicamente por un par días. Si crees que el alimento está en mal estado, tíralo a la basura.

Te puede interesar