Menú
Asexualidad: una orientación sexual que debemos visibilizar
Asexualidad: una orientación sexual que debemos visibilizar

ADOLESCENTES

Asexualidad: una orientación sexual que debemos visibilizar

Conocer que la sexualidad es una orientación como cualquier otra, puede ayudar a que muchas personas encuentren una respuesta a por qué nunca han tenido interés por el sexo.

En un mundo tan complejo como el nuestro, con una sociedad tan cambiante y voluble, es muy importante comprender que el respeto deber ser siempre la base de todas nuestras relaciones. Sin él, de poco serviría que nos señalásemos como "animales sociales" o "animales racionales"; y es que el respeto y la comprensión hacia aquellos que difieren lo normativo es lo que nos convierte en seres humanos completos.

Partiendo de esa base, podemos hablar de las distintas orientaciones sexuales que se han ido visibilizando poco a poco durante este principio de siglo. Porque son orientaciones que no se han "descubierto", ni mucho menos; simplemente se han visibilizado, se ha empezado a hablar de ellas, gracias a que las personas han perdido el miedo de contar su verdad. Hablamos con normalidad ya de la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad, pero... ¡Hay orientaciones más allá de estas! Orientaciones que los adolescentes siguen desconociendo, por desgracia, cuando se supone que esta es la etapa en la que se les debe hablar de todo esto para que realmente se conozcan y se acepten a sí mismos.

Las personas asexuales no sienten atracción sexual ni interés en el sexoLas personas asexuales no sienten atracción sexual ni interés en el sexo

Una orientación de la que apenas nadie habla, pero que está ahí, es la asexualidad. La asexualidad hace referencia a personas que no sienten atracción sexual por otras, que no tienen interés en mantener relaciones sexuales, no ven esto como una de sus prioridades en la vida. No han sufrido ningún tipo de trauma en su infancia, no ven el sexo como algo negativo o algo repelente, simplemente no sienten esa atracción. Y esto no tiene nada de negativo, pese a que la sociedad híper sexualizada en la que vivimos quiera verlo como tal.

Es fundamental dar a conocer la asexualidad

Ser asexual no es no querer mantener relaciones románticas, no es no enamorarse; poco tienen que ver los sentimientos románticos con el sexo en sí mismo, aunque haya quien pueda hilarlos. La asexualidad no está relacionada con ninguna cuestión de identidades de género: simplemente hace referencia a la falta de necesidad de tener sexo. Sin más. Es una orientación sexual como otra cualquiera, pese a que sea aún tan desconocida.

El desconocimiento es un gran problema, uno mucho más grande de lo que pudiéramos imaginar en un primer momento. Durante la adolescencia se sufren una gran cantidad de cambios, tanto físicos como psicológicos; todos estos cambios hacen que los adolescentes sean mucho más susceptibles a lo que reciben de su entorno, y si esto no es positivo, podría acarrear consecuencias muy tóxicas. Si se les enseña que la atracción sexual es algo innato al ser humano, y que si no sienten esa atracción sexual es porque tienen alguna clase de problema, acabarán pensando que esto es real. Los adolescentes aún no han terminado de formar su personalidad, se encuentran en un periodo crítico en el que necesitan toda la información posible del exterior para terminar de comprenderse a sí mismos.

Muchos jóvenes pueden encontrar en la asexualidad el reflejo de lo que sienten y hasta ahora no entendíanMuchos jóvenes pueden encontrar en la asexualidad el reflejo de lo que sienten y hasta ahora no entendían

Y teniendo en cuenta que la sexualidad es una fase fundamental de la adolescencia, porque comienzan a desarrollarse sexualmente, podemos comprender por qué es tan importante que conozcan no solo las orientaciones sexuales más famosas, sino también otras como la asexualidad. Que puedan sentirse reflejados en esas palabras, que no se vean a sí mismos como algo que está mal o que debe cambiar.

Una sociedad que da mucha importancia al sexo

La orientación asexual es complicada de entender actualmente, porque nuestra sociedad ha puesto el sexo en un altar, y nos ha hecho creer que no hay nada mejor que tener sexo día sí y día también. Si no sientes esa atracción sexual (sobre todo de adolescente, cuando se supone que tus hormonas deben estar en plena ebullición) es porque algo malo sucede contigo... ¡Y nada más lejos de la realidad!

El sexo está bien, sí, siempre y cuando quiera realizarse y se haga con cabeza y con las medidas de protección necesarias (algo en lo que los adolescentes también tienden a fallar). Pero comprender que cualquier orientación sexual es válida es mucho más importante que eso. Porque nos habla de nuestros propios valores como individuos, de cómo somos capaces de respetar las decisiones de los demás y, sobre todo, los sentimientos de los demás.

Te puede interesar