Menú
Lo que puedes y no puedes hacer durante el segundo trimestre de embarazo
Lo que puedes y no puedes hacer durante el segundo trimestre de embarazo
EMABRAZO SANO

Lo que puedes y no puedes hacer durante el segundo trimestre de embarazo

Vive un embarazo sano, sin riesgos y también sin miedos con estos consejos sobre lo que puedes y no puedes hacer en el segundo trimestre.

El segundo trimestre del embarazo siempre es uno de los más emocionantes. Es el momento en el que vas sintiendo de verdad toda la emoción, vas viendo cómo tu cuerpo comienza a cambiar mucho más rápido, ya empiezas a hacerte a la idea de que estás realmente embarazada. Además, lo más probable es que ya te hayan hecho la segunda ecografía, o la ecografía morfológica, con lo cual conocerás el sexo de tu bebé... ¡Y podrás ir empezando a pensar en nombres!

Estamos hablando de los tres meses del embarazo en los que notarás los cambios más fuertes; y es que aunque en los meses posteriores comiencen a darse aún más cambios, estos serán los primeros que realmente notarás. Llegarán las primeras patadas, estarás más cansada... ¡Todo serán cambios! Ya es hora de ir asumiendo que estás embarazada, y empezar a disfrutar plenamente de tu embarazo. Debes saber que durante estos meses, el feto ya tendrá mucho más desarrolladas sus capacidades sensoriales, con lo cual podrás comunicarte con él. Vuestro vínculo irá creciendo poco a poco, y ya no será en una sola dirección.

Si practicas ejercicio, opta por actividades más suavesSi practicas ejercicio, opta por actividades más suaves

Durante el segundo trimestre de embarazo, ya habrá cosas que deberás comenzar a evitar, y otras que sí que podrás continuar haciendo. Pese a que estar embarazada no es estar enferma, sí que hay que llevar un cuidado especial durante estos meses para que todo llegue a buen término sin que tú sufras ningún percance. Podrás disfrutar de todos tus pequeños placeres, siempre y cuando tengas cuidado. Gracias a eso, tu embarazo podrá ser mucho más tranquilo y feliz.

Qué no debes hacer durante este segundo trimestre

Lo primero que debes saber es que vas a tener que modificar tu rutina de ejercicios, si es que realizabas alguna actividad excesivamente dura. Debes recordar que tu cuerpo ahora carga con un peso extra, al que antes no estaba acostumbrado, y que puede acabar haciendose aún más pesado. Las actividades cardiovasculares que exijan un ritmo muy alto puedes cambiarlas por otras mucho más suaves, por ejemplo.

Ten especialmente en cuenta que debes evitar cualquier ejercicio que implique apoyar todo tu peso en la espalda; esto incluye dormir boca arriba. Aunque tú no te des cuenta, el peso que llevas ahora mismo extra en el útero podría hacer que alguna vena o arteria importante se comprimiera, con lo cual la circulación y la oxigenación podría verse comprometida. Si en algún momento notas que te falta el aire, para inmediatamente.

No debes tomar nada de alcohol, ni consumir tabaco ni ningún tipo de droga, puesto que esto puede afectar directamente al desarrollo físico y mental del bebé. También debes cuidar bastante los medicamentos que tomas, puesto que hay algunos que, pese a no llevar receta, no son recomendables para mujeres embarazadas. Con lo cual, debes prestar mucha atención y acudir al médico a que sea este el que te recomiende el mejor tratamiento para ti.

Haz una vida normal, pero no te olvides de dedicar tiempo a relajarteHaz una vida normal, pero no te olvides de dedicar tiempo a relajarte

No utilices tacones, no solo por evitar cualquier caída, sino porque irás mucho más estable en un calzado más cómodo. Procura no utilizar ropa extremadamente ajustada, puesto que esta conlleva un mayor riesgo de infecciones vaginales y, además, puede cortar la circulación sanguínea. Procura no descuidar tu piel, además, porque sobre todo en la barriga se irá estirando cada vez más y más.

Cosas que puedes continuar haciendo

Puedes continuar haciendo deporte, siempre y cuando tengas cuidado y seas consciente de las posibles limitaciones a las que tienes que hacer frente. Puedes hacer pesas, y puedes realizar ejercicio cardiovascular. Tampoco tienes por qué dejar de mantener relaciones sexuales, siempre y cuando te continúe apeteciendo. Recuerda: estás embarazada, no enferma. Puedes disfrutar este segundo trimestre como has disfrutado el anterior, y como disfrutarás el siguiente.

Es importante que empieces a plantearte el ir apuntándote a una clase de ejercicios prenatales. Debes ir aprendiendo cosas sobre el parto, ir mentalizándote sobre el proceso e ir conociendo al máximo tu cuerpo.

Además, debes procurar relajarte de vez en cuando, dedicarte momentos a ti misma. Puedes comer con normalidad, puedes continuar viajando (siempre sin estrés), puedes trabajar y hacer cualquiera de las aficiones que tengas, siempre y cuando estas no incluyan deporte de riesgo o de alta intensidad, por ejemplo. Disfruta cada momento, y empieza a planificar la llegada de tu bebé, porque así podrás ir saboreando cada segundo.

Artículos recomendados

Comentarios