Menú
Posibles causas de la fimosis en niños
Posibles causas de la fimosis en niños
GENITALES

Posibles causas de la fimosis en niños

La fimosis puede ser debida a un mal desarrollo del prepucio durante la gestación, pero hay otros factores que pueden generar fimosis.

Cuando hablamos de fimosis nos referimos a la enfermedad a una enfermedad del pene. Se da cuando el prepucio no llega a retraerse del todo haciendo que el glande nunca quede al descubierto. En el caso de los niños, lo más normal es que se resuelta sin necesidad de ninguna intervención médica. Es más, el porcentaje de niños a los que la fimosis se les resuelve antes de cumplir los tres años es, aproximadamente, del 90%. Por lo tanto, cuando hablamos de la fimosis en niños, normalmente, no podemos hablar de que se trata de un problema serio. Para ello, deberemos tener en cuenta la edad y el estado en el que se encuentre el prepucio.

Aunque tenga una alta probabilidad de que desaparezca, la fimosis no deja de ser incómoda para los niños que tienen que padecerla. Entre los síntomas más comunes está el dolor al miccionar o por infecciones. En cualquier caso, antes de sacar alguna conclusión, lo correcto es acudir al médico para que éste sea el que decida qué es lo correcto. Además, podrá valorar el estado del pene del niño para ver si se trata de algo que se va a solucionar por sí solo o necesita de un tratamiento específico.

Una infección también puede provocar el desarrollo de fimosisUna infección también puede provocar el desarrollo de fimosis

Causas de la fimosis en niños

Las causas de la fimosis en los niños pueden ser varias. Aun así, se diferencian entre la fimosis que viene de nacimiento y aquella que aparece más tarde, ya sea por algún problema del niño o por causas ajenas a él. Normalmente, para hablar de las causas de la fimosis en niños se utiliza la terminología fimosis primaria o fimosis secundaria. Que se trate de una u otra solo depende del momento en el que haga aparición. Mientras que la fimosis primaria se desarrolla durante la gestación, la secundaria hace aparición durante los primeros años de vida del niño.

En primer lugar, tenemos como causa de la fimosis, como ya hemos dicho, los problemas que puedan tener lugar durante la gestación. Existen casos en los que los niños nacen con tal estrechez en el prepucio que no dejan descubrir el glande. Esto viene causado por un problema en el desarrollo del niño mientras se está gestando en el vientre de su madre. En este caso, habría que tener paciencia y esperar a ver si se soluciona por sí solo o si, por el contrario, es necesario que haya una intervención médica. Esta última opción no es lo más común, pero aun así, será el médico el que descarte una opción u otra.

La fimosis puede de nacimiento, es la llamada fimosis primariaLa fimosis puede de nacimiento, es la llamada fimosis primaria

Otra de las causas de esta enfermedad en el pene del niño sería forzar la piel del prepucio. Muchas veces, los propios padres, ya sea por una razón de higiene o queriendo solucionar el problema, fuerzan el prepucio hacia atrás para poder acceder al glande y limpiarlo. Con esto provocan lesiones en el pene de los niños que van desde desgarros hasta inflamaciones. Por lo tanto, como hemos dicho en el anterior apartado, lo más correcto sería esperar a ver cómo evoluciona y ya, entonces, ponerse en manos del médico, nunca buscar soluciones en casa.

Por último, la falta de higiene también influye a la hora de que los niños puedan padecer fimosis. Aunque acabamos de decir que no es bueno forzar el prepucio de los niños para dejar al descubierto el glande, tampoco es recomendable descuidar la zona. De manera natural, es normal que en la zona del prepucio se acumulen restos de orina y de otras secreciones propias del cuerpo humano. Si no se van retirando, lo más probable es que se produzca una infección en esa zona que, aparte de la fimosis, podría causar problemas mayores. A la hora de limpiar los restos que quedan, habrá que hacerlo con cuidado sin retraer el prepucio de tal manera que se pueda producir un desgarro.

Artículos recomendados

Comentarios