Menú
Cómo abrigar a un bebé correctamente
Cómo abrigar a un bebé correctamente
FRÍO

Cómo abrigar a un bebé correctamente

Cuanto tenemos un bebé hasta la cuestión más cotidiana, como poner más o menos ropa para el frío, puede generar muchas dudas, por eso queremos ayudarte a saber cómo abrigarle.

Tener un bebé implica que tu vida cambiará casi por completo. Lo que antes no te preocupaba, ahora pasará a hacerlo, probablemente de una forma desproporcionada; si, por ejemplo, el frío antes te gustaba, ahora no dejarás de pensar en cómo deberías abrigar a tu bebé para que no se constipe. Y es que, como bien sabrás, hasta los tres meses los bebés no saben regular su temperatura corporal adecuadamente, y eso acaba repercutiendo en que el frío les afecte más de la cuenta.

Aunque no se encuentren en esos tres primeros meses, lo cierto es que siempre es complicado saber hasta qué punto abrigar a un bebé. Porque no sentimos de primera mano su temperatura corporal y, por tanto, no sabemos si tienen frío, si tienen calor, si ese chaquetón que le hemos puesto es demasiado, si necesitaría otra capa más... ¡Pero no te eches ya las manos a la cabeza! Pese a que pueda parecer muy complicado, no eres la primera persona que tiene un bebé entre sus manos al que tiene que abrigar. Hay miles de personas que han pasado por eso, y muchos especialistas que han ido investigando para ver cuál es la mejor forma de proteger a un bebé del frío. ¡Así que vamos a ver cómo hacerlo!

El body es una prenda muy importante para que el bebé esté abrigado sin falta de llegar muchas capasEl body es una prenda muy importante para que el bebé esté abrigado sin falta de llegar muchas capas

La ropa más práctica para invierno

Hay tejidos que la piel de tu bebé agradecerá mucho más que otros. Por ejemplo, el algodón siempre debe estar en contacto directo con su piel, puesto que le permitirá transpirar y, además, absorberá su sudor y no le provocará ningún tipo de alergia. Deben ser de algodón los bodies, que son una prenda casi imprescindible, puesto que al cubrirle tanto el pecho como la espalda le aislaran del frío. El body puede ser o bien de manga corta o bien de manga larga, dependiendo de lo que vayáis a ponerle encima y del frío que haga. eso sí, tened mucho cuidado, puesto que si le aprieta los muslos le hará daño, pero tampoco sería aconsejable que quedara muy holgado, puesto que podría dejar pasar el frío.

En cuanto al resto de ropa, procura que no sea ajustada, sino amplia. Además, no debes olvidar que querrá moverse, y su ropa debe permitírselo. En cuanto a tejidos, lo mejor que puedes usar es algodón, lana o terciopelo, cuidando siempre que la lana nunca esté en contacto directo con su piel, puesto que podría hacerle daño.

Quita todas las etiquetas que vayas encontrando, puesto que así evitarás que rocen su piel todo el rato y acaben lastimándole. A la hora de lavarla, procura usar un jabón especial para pieles delicadas o para bebés, puesto que su piel todavía no está lo suficientemente formada como para poder hacer frente a cualquier tipo de químico, y eso podría dañarle.

El bebé tiene la misma sensación térmica que los demás, pero necesitará una prenda más que túEl bebé tiene la misma sensación térmica que los demás, pero necesitará una prenda más que tú

Adapta su ropa a la temperatura

Seguramente continúes teniendo una gran duda: ¿qué cantidad de ropa debería ponerle? Piensa que el bebé tendrá más o menos la misma percepción de la temperatura que tú (a menos que tú seas una persona muy friolera, o muy calurosa), con lo cual así podrás orientarte. Aunque, al ser bebés, lo habitual es que lleven siempre una prenda más que tú. No debes abusar a la hora de abrigar, puesto que podrían empezar a sudar y acabarían poniéndose malos, con lo cual ten cuidado en este aspecto.

Piensa antes de salir qué vas a hacer exactamente, si vas a estar al aire libre o si vas a hacer una actividad en el interior, con calefacción. Si vas a alternar entre las dos, piensa que quizás sería buena idea que la prenda de abrigo que lleve sea fácil de quitar y poner, para que así vayas adaptando su ropa a la temperatura que haya en ese momento. En caso de que vayas a estar en la calle y haya una temperatura muy baja, procura ponerle gorro para que tampoco pase frío en las orejas y la cabeza en general.

Si necesitas comprobar si has acertado, lo mejor que puedes hacerle es tocarle la nuca. En caso de que esté sudando, sabrás que tienes que quitarle alguna prenda; no obstante, si ves que la tiene fría, seguramente tendrás que añadirle otra, porque las que lleva no son suficientes. Parece complicado, pero en el momento en el que te acostumbres, te será tan fácil como coser y cantar. ¡Así que no te preocupes!

Artículos recomendados

Comentarios