Menú
El bebé de 11 meses
DESARROLLO

El bebé de 11 meses

Te contamos todo lo que necesitas saber de tu bebé cuando llega a los 11 meses, ya está a punto de cumplir 1 año y cada semana va adquiriendo nuevos hitos en su desarrollo.

Ir viendo cómo un bebé va creciendo, cuál va siendo su desarrollo, es una de las sensaciones más inexplicables para un padre. Desde que nace hasta que transcurren los 11 primeros meses, los cambios son increíbles. Y es que si bien de recién nacido no sabe hacer prácticamente nada, en menos de un año es capaz de comer alimentos sólidos, moverse, gatear, jugar, interaccionar con su entorno... ¡Parece increíble lo rápido que crecen los bebés! Y es sobre todo el principio que estos cambios son tan notables.

Si vuestro pequeño se encuentra ya en el onceavo mes, seguramente ya hayáis vivido muchos cambios a lo largo de todo este trayecto de 11 meses. No obstante, ahora se aproximan algunos de los cambios más notables... ¡Se acercan los primeros pasos! ¿Queréis saber qué más vais a notar, cuál va a ser el desarrollo de vuestro bebé? Pues continuad leyendo, porque os lo vamos a contar todo sobre el bebé promedio de 11 meses.

Antes de nada, debemos hacer hincapié en algo: no todos los bebés siguen el mismo ritmo a la hora de crecer y desarrollarse. Puede que vuestro bebé haya dado ya sus primeros pasos antes de los 11 meses, o puede que aún le queden algunas semanas para comenzar a darlos. No os preocupéis, puesto que cada bebé lo hará a su manera, y esto no tiene por qué ser algo negativo. Puede que tarde más en andar, pero sea capaz de hacer otras mil cosas que un bebé normal de 11 meses no es capaz de hacer.

Debemos tener en cuenta que no todos los niños van al mismo ritmo, aunque tengan un buen desarrolloDebemos tener en cuenta que no todos los niños van al mismo ritmo, aunque tengan un buen desarrollo

Los cambios más importantes en un bebe de 11 meses

Cuando vuestro bebé cumpla 11 meses, seguramente os toque enfrentaros por primera vez a sus primeros pasos. Y eso podría resultar más que agotador para vosotros, puesto que los bebés necesitarán ayuda para mantenerse en pie (al menos al principio), y eso requerirá que os agachéis mucho tiempo diariamente. Pero tranquilos, puesto que esto será solo al principio; veréis cómo, en poco tiempo, los bebés comenzarán a ganar fuerza, serán cada vez más estables y no os necesitarán constantemente a su lado. Aprovechad ahora que os necesitarán, y disfrutad cada pequeño momento que pueda daros.

Eso sí: preparaos. Porque al comenzar a ponerse de pie, descubrirán que hay más mundo del que hasta entonces conocían. Podrán engancharse a las mesas, a las sillas, agarrar todo lo que esté más o menos a setenta y cinco centímetros del suelo y, por supuesto, tirar todo lo que vayan encontrando a su paso. Se acabó la tranquilidad en casa, porque querrán tocarlo y cogerlo todo. Vuestro móvil ya no se encuentra a salvo, y lo mejor que podéis hacer es comprarle una bonita (y protectora) funda.

Nuestro bebé empezará a ponerse de pie solo
A los 11 meses, todavía queda bastante para que el desarrollo físico del bebé sea completo. Lo habitual es que la fontanela se encuentre ya totalmente cerrada, con lo cual si notáis que esto no es así, quizás deberíais llevarlo a una revisión rutinaria para ver si algo ha podido ir mal. Pese a que son capaces de comenzar a mantenerse en pie, esto aún les cuesta mucho trabajo, puesto que sus piernas continúan estando arqueadas y sus pies son planos. Eso sí, sus manos habrán ganado mucha destreza con respecto a las etapas anteriores, con lo cual podrán alimentarse prácticamente solos. Notaréis que también pueden comenzar a garabatear cosas con las ceras o los lápices, y esto podría ser, sin duda, una actividad muy eficaz para promover su desarrollo motriz.

Notaréis que cada vez se comunican con vosotros de una manera más activa. Con 11 meses seguramente ya sean capaces de decir mamá o papá entendiendo a quién están llamando, así como balbucear distintas palabras para hacer referencia a objetos. En cuanto a las órdenes directas que podáis darle, tenéis que entender que continúa siendo un bebé, y si bien ya comienza a entender los distintos tonos, todavía le costará distinguir las órdenes exactas. Es importante, en este punto de su desarrollo, que sentéis unas buenas bases del lenguaje. Conversad con él, hablad, contadle cosas que pueda llegar a comprender; incluso puede ser positivo que le pongáis alguna película o serie de televisión adaptada a su edad. Hará que, poco a poco, vaya prestando más atención y concentrándose con mayor facilidad.

La alimentación, el sueño y las medidas de un bebé de 11 meses

Con 11 meses, lo más habitual es que el bebé coma prácticamente lo mismo que vosotros, puesto que todos los alimentos ya deberían haber sido introducidos en su dieta. Sí que es cierto que no comerán, quizás, platos tan complejos como los que los adultos llegan a comer, pero ese momento ya irá llegando.

A los 11 meses los bebés ya admiten casi todo tipo de comidasA los 11 meses los bebés ya admiten casi todo tipo de comidas

Depende del método de alimentación que hayáis seguido hasta ese momento (si habéis optado por los purés, o por métodos alternativos, como el Baby-Led Weaning), puede que encontréis con que vuestro bebé rechaza los alimentos sólidos, o cierto tipo de sabores. Pero no os preocupéis, porque es habitual, e irá pasando con el tiempo. Descubriréis, además, que los bebés comienzan a distinguir entre la comida que le gusta y la que no, aquellos alimentos que le parecen más apetecibles y esos que no quieren comer. Recordad que un alimento puede tener sustitutos igual de saludables, y que no debéis obligarlos a que coman algo si ya han demostrado que no les gusta su sabor. Podéis tratar de introducir ese alimento en particular de otra manera, o podéis darle otro que tenga los mismos nutrientes.

El peso y la talla de un bebé de unos 11 meses puede variar, dependiendo mucho de la constitución del bebé, de la constitución de los padres, de lo activo que sea... Pero el promedio habitual de peso son unos diez kilos, y de altura unos setenta y cinco centímetros.

Por otro lado, el sueño podría comenzar a ser un factor conflictivo. Los bebés comienzan a ser cada vez más activos, con más ganas de jugar y experimentar; esto influye en que sus ganas de ir a dormir sean mucho menores. Siempre podéis probar a cansarlos con mucho juego previo a la hora de dormir, así como darles un baño caliente y relajante justo después de ese juego, y antes de meterlos en la cuna. Así os darán menos problemas, y caerán rendidos.

Artículos recomendados

Comentarios