Menú
Cuáles son las vitaminas que necesita tu bebé
Cuáles son las vitaminas que necesita tu bebé

VITAMINAS

Cuáles son las vitaminas que necesita tu bebé

Todo organismo, y más el de un bebé, necesita el aporte de sustancias que le beneficien a nivel nutricional y le protejan de enfermedades o carencias.

Cuando tras meses de embarazo e intensa espera, tenemos a nuestro pequeño en brazos, y con cada prueba que le realizan observamos que su salud es propicia, nos proponemos seguir colaborando en que siga sano y viva feliz. Nuestra responsabilidad como padres es actuar en su beneficio y con los años predicar con el ejemplo.

Nuestros hijos son nuestra prolongación y optamos por darles lo mejor o al menos intentarlo. La salud es lo más importante y la de un recién nacido más. Sus primeros meses son cruciales y necesitan recibir los nutrientes esenciales para su desarrollo.

Claramente no hay que dar suplementos vitamínicos a un niño, hay que alimentarle bien y con todo tipo de alimentos, caso aparte son niños con dietas atípicas como los veganos.

La Asociación Española de Pediatría y la OMS coinciden en que es conveniente el aporte de vitamina D3 a:

-Niños lactantes menores de 1 año, hasta que el niño tome 1 litro diario de fórmula enriquecida en vitamina D.

-Niños menores de un año que se alimenten con menos de 1 litro de leche diario.

-Niños prematuros hasta que cumplan el año de edad.

Lactancia materna y vitaminas

En cuanto a madres que dan pecho a sus hijos, se puede decir que les están aportando el mejor de los alimentos. No existe nada más saludable. Sin duda alguna, la leche materna es el más completo de los alimentos, sobre todo durante los primeros meses de vida del bebé. Según la OMS lo recomendable es dar pecho en exclusividad hasta los 6 meses y de manera complementaria hasta los 2 años de vida.

La leche materna contiene todas las vitaminas necesarias, proteínas, minerales, hierro..., todos los nutrientes indispensables para el bebé y para su natural desarrollo, además en las cantidades adecuadas. Esto depende, por supuesto, de la dieta que lleve la madre. Por este motivo debe cuidarse y alimentarse del modo más completo y saludable posible para aportarle lo mejor a su bebé.

Debe evitarse cualquier tipo de dieta para adelgazar en madres que amamanten y que acaben de tener a su bebé, porque son su aporte alimentario y tendrán una carencia importante de nutrientes.

El organismo necesita vitaminas para asimilar otros nutrientes. Nuestro cuerpo no puede fabricarlas, no obstante, sí obtenerlas de los alimentos. Cuando el bebé empieza a comer otro tipo de alimentos, de tipo sólido, y la leche es complementaria a su dieta o deja de formar parte de ella, es imprescindible que siga recibiendo vitaminas.

Las vitaminas

Es necesario llevar a cabo una dieta rica y variada en alimentos lo más naturales posibles. Lo más recomendable para poder recibir los nutrientes necesarios es la combinación de alimentos. En caso de no ser así, pueden experimentarse los siguientes trastornos:

-Carencia de una o más vitaminas o avitaminosis.

-Exceso de una o varias vitaminas, sobre todo aquellas difíciles de eliminar por la orina, o hipervitaminosis.

-Existencia de una carencia de vitaminas, también llamada, hipovitaminosis.

Según los pediatras existe una combinación estándar de vitaminas en el caso de necesitarse suplementos. Los déficits más probables en el pequeño son el calcio, hierro, vitamina C, A, B6 y ácido fólico. Tanto el ácido fólico como la vitamina B6 se encuentran en legumbres o cítricos. En bebés lactantes no suele haber déficit de vitaminas A y C.

-Vitamina A: Favorece el correcto desarrollo de los huesos y la visión. Se encarga además del crecimiento de tejidos y células. Otra función importante es la protección que ejerce al organismo frente a posibles infecciones.

-Vitamina C: Fortalece vasos sanguíneos y el sistema inmunológico. Controla posibles infecciones. Ayuda en la formación y reparación de huesos, tejidos y glóbulos rojos, además de la correcta absorción de hierro. Su falta puede derivar en escorbuto.

-Vitamina K: Se administra a las pocas horas de nacer el bebé. Se forma en el hígado. Las espinacas contienen vitamina K. Es una vitamina necesaria para la función de coagulación de la sangre, el desarrollo óseo o la regulación de plaquetas. Su ingesta puede evitar enfermedades del corazón.

-Vitamina D: Esencial en bebés y lactantes durante el primer año de vida. Necesaria para la absorción del fósforo y calcio para el desarrollo óseo. La luz solar sobre la piel del bebé es muy beneficiosa y colabora en la sintetización de esta vitamina. Cuando no es posible la exposición del bebé al sol, de suma necesidad tras su nacimiento, se añade el suplemento vitamínico. Presente en cantidades mínimas en el pescado, por ejemplo. Su déficit puede provocar raquitismo.

-Vitamina E: Importante para la reparación metabólica y del ADN. Las almendras contienen vitamina E.

La mejor fuente de vitaminas son los propios alimentosLa mejor fuente de vitaminas son los propios alimentos

-Calcio: Ayuda a la conversión de comida en energía. Favorece el fortalecimiento de complejos óseos, como los dientes. Interviene en la coagulación de la sangre, fomenta el buen funcionamiento del sistema muscular y nervioso.

-Ácidos grasos: Regulan el sistema nervioso y fortalecen el sistema cardiovascular. Gracias a ellos el organismo absorbe mejor los nutrientes y ayuda a las defensas del organismo.

-Hierro: Se requiere en la producción de mioglobina y hemoglobina. Sin el aporte necesario de hierro puede desencadenarse debilidad en el organismo y traducirse en anemia.

-Potasio: Ayuda a mantener una adecuada presión sanguínea en el organismo. Posibilita la posición idónea de la musculatura. El plátano es rico en potasio. El sodio también colabora en mantener en buena disposición estas funciones.

Los nutrientes que contiene cada alimento beneficiarán al bebéLos nutrientes que contiene cada alimento beneficiarán al bebé

-Magnesio: Ayuda a la función nerviosa y de tipo muscular. Refuerza el sistema inmunológico, mantiene un ritmo cardíaco normal y estructura ósea en buen estado. Las pipas de girasol peladas son ricas en magnesio.

-Zinc: Esencial para el crecimiento y procesos de digestión y metabólicos. El salmón contiene zinc.

La mejor fuente de vitaminas son los propios alimentos. Los nutrientes que contiene cada alimento beneficiarán al bebé. Tanto la leche materna como los alimentos que tome, servirán para su desarrollo emocional y físico y le aportarán salud y vitalidad.

Hace varios años se pensaba que dar vitaminas a un bebé favorecía que el niño comiese mejor, no obstante, no es la solución. Automedicar a un bebé, y más para fines irreales, es contraproducente para su salud. Las vitaminas ayudan en los procesos biológicos pero han de administrarse bajo la supervisión de un profesional médico.

Te puede interesar