Menú
Trastorno del espectro autista o TEA: todo lo que tienes que saber
Trastorno del espectro autista o TEA: todo lo que tienes que saber

AUTISMO

Trastorno del espectro autista o TEA: todo lo que tienes que saber

A continuación vas a encontrar toda la información que debes saber sobre el TEA o trastorno del espectro autista.

El trastorno del espectro autista o TEA es un trastorno neurológico y del desarrollo que comienza en la temprana infancia y dura toda la vida. Repercute en las interacciones sociales de la persona que lo padece, en cómo se comunica y en cómo aprende. El trastorno del espectro autista o TEA incluye el conocido síndrome de Asperger y otros trastornos generalizados del desarrollo.

Se denomina trastorno del "espectro" porque las personas con TEA pueden tener una amplia variedad de síntomas y la gravedad de los mismos también es diferente de una persona a otra. Estas personas tienen dificultades para comunicarse con otras personas como, por ejemplo, pueden no mirar a los ojos de su interlocutor durante una conversación. También pueden tener intereses restringidos y comportamientos repetitivos. Las personas con autismo pueden pasar mucho tiempo poniendo las cosas en orden o pueden decir la misma frase una y otra vez. A menudo parece que están en su propio mundo.

Síntomas del TEA

Las personas con trastorno del espectro autista tienen dificultades con la comunicación y la interacción social, los intereses restringidos y los comportamientos repetitivos. Vamos a ver una lista con ejemplos de los tipos de comportamientos que se observan en las personas diagnosticadas con autismo. No todas las personas diagnosticadas con TEA mostrarán todos los síntomas, pero es posible que muestre varios.

Los comportamientos de comunicación/ interacción social pueden incluir:

  • Se evita el contacto visual o se hace de manera muy breve
  • Tendencia a uno mirar o escuchar a otras personas
  • Pocas veces se mostrará el gozo que producen objetos o actividades al señalar o enseñar esas cosas a otras personas
  • No contestar o contestar tarde cuando alguien le llama por su nombre o ante otros intentos verbales para llamar su atención
  • Tiene dificultades con los diálogos
  • A menudo habla sin parar sobre un tema que le interesa sin darse cuenta de que las otras personas no tienen tanto interés sobre ese tema, o que ni siquiera les da una oportunidad para responder o comentar cualquier cosa al respecto
  • Muestra poca coherencia entre su comunicación verbal y la no verbal, esto quiere decir que sus expresiones faciales, movimientos y gestos no corresponden con sus palabras
  • Tiene una forma de hablar algo inusual, que puede ser como si hablara tarareando o, por el contrario, con una voz plana y "robotizada"
  • Tiene problemas para entender el punto de vista de otra persona o para predecir o entender las acciones de otras personas

Las personas con trastorno del espectro autista tienen dificultades con la comunicación y la interacción socialLas personas con trastorno del espectro autista tienen dificultades con la comunicación y la interacción social

Los comportamientos restrictivos/ repetitivos pueden incluir:

  • Repetición de ciertos comportamientos de manera inusual, por ejemplo, repitiendo palabras o frases. Este comportamiento se llama ecolalia.
  • Tener un interés intenso y algo obsesivo en ciertos temas
  • Mover objetos o partes de objetos de manera obsesiva
  • Enfadarse porque cambian sus rutinas
  • Sensibilidad sensorial, como ruidos, la luz, la temperatura, los tejidos de la ropa, etc.
  • Las personas con autismo también pueden experimentar problemas de sueño e irritabilidad

Aunque la vida de una persona con trastorno del espectro autista está repleta de desafíos, también tienen aspectos positivos, como por ejemplo:

  • Son capaces de aprender cosas con mucha rapidez y detallismo, y recordar información durante períodos largos de tiempo
  • Su gran memoria visual y auditiva les hace aprender mucho más rápido que el resto
  • Sobresalen en diferentes áreas del conocimiento como las matemáticas, ciencias, música o arte.

Causas y factores de riesgo

Las causas del trastorno del espectro autista son desconocidas. Las investigaciones sugieren que la genética y las influencias del entorno son factores muy importantes en el desarrollo del autismo. Aunque la comunidad científica todavía intenta comprender por qué unas personas son autistas y otras no, están de acuerdo en que estos factores de riesgo son importantes para tener en cuenta:

  • Tener un hermano autista
  • Tener padres mayores
  • Tener ciertas afecciones genéticas, como el síndrome de Down, el síndrome X frágil y el síndrome de Rett. Personas con estas patologías son más propensas para desarrollar el trastorno del espectro autista
  • Nacer con un peso mucho más bajo del considerado normal

Evaluación y diagnóstico del TEA

No hay ninguna prueba médica que diagnostique el autismo, sino que un equipo multidisciplinar de profesionales de la salud elabora un diagnóstico por medio de la observación del paciente.

Es frecuente que una persona con el trastorno del espectro autista llegue a la edad adulta sin un diagnósticoEs frecuente que una persona con el trastorno del espectro autista llegue a la edad adulta sin un diagnóstico

Diagnóstico de TEA en niños

El diagnóstico del autismo en niños lo realiza un equipo multidisciplinar formado por un pediatra, un psicólogo o psiquiatra y un patólogo del habla. Se ha demostrado que la intervención temprana mejora los resultados de los niños con autismo, aunque no es un trastorno que se diagnostique siempre en edades tempranas.

Diagnóstico de TEA en adultos

Es frecuente que una persona con el trastorno del espectro autista llegue a la edad adulta sin un diagnóstico. A veces, es la propia persona que al leer sobre el autismo y sentirse identificada acude al médico para ser diagnosticada o descartar la posibilidad.

Puedes optar por buscar un diagnóstico de TEA si:

  • Te diagnosticaron un problema de salud mental y/ o una discapacidad intelectual durante la infancia o la adolescencia que te hace pensar que en realidad es un trastorno del espectro autista
  • Durante tu vida te has sentido socialmente aislado y diferente
  • Alguna persona de tu familia ha sido diagnosticada con TEA y te identificas con algunas de sus características

Si quieres ser evaluado o evaluada para confirmar o desmentir que padeces TEA, puedes seguir alguno de estos pasos:

  • Coméntale tus dudas a tu médico de cabecera, éste puede derivarte a un psicólogo o psiquiatra con experiencia en estos casos
  • Contacta con un psicólogo privado especializado en este tipo de trastornos para que te realice el diagnóstico

Un psicólogo o psiquiatra con experiencia en este tema te preguntará sobre tu infancia y tus experiencias en la escuela y posteriormente hasta el momento presente. Puede hacerte pruebas psicológicas o psiquiátricas que faciliten el diagnóstico así como consultar con un terapeuta del habla para evaluar tus habilidades de comunicación social. Toda esta información ayudará a hacer un diagnóstico correcto.

Si finalmente eres diagnosticado o diagnosticada con TEA probablemente se resuelvan muchas preguntas que tenías en tu interior, como por qué te sientes o te comportas de manera diferente al resto. También el diagnóstico positivo puede ayudar a que tu familia y entorno más cercano te comprendan mejor.

Te puede interesar